miércoles, 2 de julio de 2008

DEL MÁS ALLÁ, cuentos de fantasmas. Presentación















Alberto Lauro, María Sangüesa, Zelada, y Ángel L. Romo . Y, a puerta cerrada, María Sangüesa con los últimos noctámbulos: Elías, Marina,Lauro, Gloria, David, Pepa,Cristina, Jose, Zelada, y Ronaldo.



Tengo que dar las gracias a todos los que acudieron a la presentación de mi libro, "Del Más Allá, cuentos de fantasmas", y pedir disculpas a quienes tuvieron que permanecer de pie o sentados en los escalones de acceso a la sala, puesto que las expectativas de asistencia fueron ampliamente superadas.
Mi agradecimiento, también, a mis presentadores, los escritores Alberto Lauro (Cuba), Leo Zelada (Perú), y Ángel Luis Romo (España), que hicieron del acto un momento muy ameno, divertido y entrañable. Gracias igualmente a Gloria Solas, directora de la Fundación Alianza Hispánica, por su activa colaboración, a Cristina Masiá, actriz, que hizo una increíble interpretación de uno de mis cuentos, y a Pepa Díaz, periodista, por su capacidad de multiplicarse y, además de hacer un magnífico reportaje gráfico, haber sido el alma organizativa de la fiesta que siguió a la presentación.
Gloria Solas hizo una interesante introducción al acto exponiendo lo que significa la Fundación Alianza Hispánica en cuanto al puente cultural que tiende entre las dos orillas.
Alberto Lauro fue el primero en romper el fuego y comenzar a hablar. Divertido y ocurrente, como siempre, tituló su intervención: María Sangüesa como reencarnación de Scherezade.
Dio una visión muy terrenal de mis fantasmas, haciendo hincapié en la desfachatez de alguno de ellos y el lado cómico de alguno de mis cuentos. Refiriéndose a mí dijo: "Interesado por saber de dónde le viene esta vocación, con ayuda de meigas, santeras y espiritistas, he sabido que es una reencarnación de la mítica Scherezade, aquella astuta muchacha árabe- prueba de ello es que María nació en Marruecos-, que halló la manera de salvar su cabeza con el arte de contar historias, al tiempo que encandilaba e intrigaba al rey Sahrigar, a tal punto que llegó a perdonarle la vida mientras sin piedad, con su cimitarra, decapitaba a otras concubinas. Mil y una noches tuvo en vilo a su oyente [...] Como Scherezade, María seduce con la música del encantamiento de su palabra, lo fabuloso de sus argumentos y el ardid fascinante de su imaginación."
Después habló Ángel Luis Romo, que puso la nota entrañable recordando aquel primer cuento de fantasmas (lo mío era el relato histórico) que le leí allá por el año 2001, en aquel entonces mi maestro (y también el suyo, en alguna medida) era el gran poeta argentino Jose Alberto Santiago, cuya desaparición nos dejó un hueco afectivo irreemplazable; nadie podía suponer, según las palabras de Ángel, que a aquel cuento le siguieran veinte más sobre la misma temática y que todos fuesen tan distintos entre sí. No quiso entrar en el magnífico epílogo con el que ha cerrado mi libro, su intervención fue muy espontánea, afectuosa y me emocionó con el calor de su amistad, que nos viene ya muy de lejos.
A continuación, Leo Zelada, leyó el prólogo que ha escrito para el libro y que ha titulado: El crepúsculo blanco de María Sangüesa. Título bastante críptico, parece ser que de contenido metafísico, y que nunca ha querido desvelar. Entre otras cosas dijo: "Hay textos que tienen bastante influencia del costumbrismo oral de las leyendas antiguas, otros son historias fantasmagóricas pero revestidas de un humor fino y elegante, otros son relatos con reflexiones metafísicas expresadas con sencillez, profundidad y poesía. Y, por último, hay algunos micro relatos, que en pocas líneas construyen, con precisión y rigor, una historia donde la fantasía reposa en la mirada de una escritora que ha nacido para entregarnos una visión fulgente de la palabra."
En cuanto a mí, hice una breve reflexión sobre algunos de mis cuentos en los que los fantasmas son un pretexto para entrar en hechos sociales de candente actualidad. Como muestra leí " Foto de familia", que trata sobre la inmigración. Y le pedí a Cristina Masiá que leyese "Al atardecer", en el que se toca el maltrato de género. No son cuentos moralizantes, simplemente son llamadas de atención que hacen que el lector, siguiendo el hilo de una historia fantástica y aparentemente ingenua, se detenga un momento sobre un hecho y le de algo sobre lo que pensar, al terminar la lectura.
Y aquí os dejo el micro cuento con el que se abre mi libro:

AMOR ETERNO

Mientras clavaba sus hermosos ojos en la echadora de cartas, le preguntó:

-¿Seremos felices a pesar de tan complicada situación?

-Seréis felices y permaneceréis juntos, hasta que la muerte os separe.

Ambos se miraron sonrientes, embelesados, rabiosamente felices. Al salir su sonrisa se tornó en una abierta carcajada. Doblaron la esquina y cruzaron la amplia avenida. Iban corriendo, como dos chiquillos. Atravesaron la verja, sin abrir la cancela.

-Tú primero - dijo él, cediéndole el paso con galantería.

Y ella traspasó la lápida como una tenue, leve, niebla blanquecina.

2 comentarios:

Leo Zelada Grajeda dijo...

Si, la presentación salió muy bien. Felicitaciones.Leiste muy bien.

Besos.

Anónimo dijo...

Me encantan las fotos, y me encanta lo que dices sobre la presentación... Ahora a vender mucho, mucha suerte con él. Besos, guapa.
Cristina