domingo, 30 de noviembre de 2008

WALLADA, PRINCESA OMEYA



La Princesa Wallada, fue una mujer muy culta continuadora de una tradición femenina en la capital del califato, donde en su época, en un solo arrabal podían encontrarse más de 170 mujeres dedicadas a la copia de Alcoranes. Tampoco fueron ajenas a la enseñanza o cultivo de las letras; Ramírez de Arellano cita a Fátima, Labana, Radhia y Aixa Bent entre otras mujeres cordobesas que fueron poetisas famosas.
Ibn Zaidum
Tuvo que abandonar su ciudad natal a causa de sus amores con la princesa Wallada, que terminó abandonándole. Ella fue su musa inspiradora porque Ibn Zaidum es, ante todo, poeta del amor y cuando canta la ausencia o el desdén de la amada expresa un sentimiento tan humano que se aleja de los tradicionales convencionalismos de la poesía árabe.
Ibn Zaidum cantó así mismo de forma insuperable los lugares del placer y las ruinas de Córdoba, como los jardines de Medina Azahara desde donde lloró el desamor de la Princesa Wallada vivificando el entorno que se convierte en confidente del poeta:
Desde Al-Zahra
Desde Al-Zahra te recuerdo con pasión. El horizonte está claro y la tierra nos muestra su faz serena. La brisa desmaya con el crepúsculo: parece que se apiada de mí y languidece, llena de ternura. Los arriates me sonríen con sus aguas de plata, que parecen collares desprendidos de las gargantas. Así fueron los días deliciosos que ya pasaron, cuando, aprovechando el sueño del Destino, fuimos ladrones del placer. Hoy sólo me distraigo con las flores, imán de los ojos, en los que la escarcha juega vivaz, inclinando sus tallos. Son como pupilas que, al ver mi insomnio, lloran por mí, y por eso el irisado llanto resbala por su cáliz

Antonio Ortega Serrano


Poemas de Wallada:

CUANDO CAIGA LA TARDE

Cuando caiga la tarde, espera mi visita,
pues veo que la noche es
quien mejor encubre los secretos;
siento un amor por ti,
que si los astros lo sintiesen
no brillaría el sol,
ni la luna saldría y las estrellas
no emprenderían su viaje nocturno.


TRAS LA SEPARACIÓN

Tras la separación, ¿habrá medio de unirnos?
¡Ay! Los amantes todos de sus penas se quejan.
Paso las horas de la cita en el invierno
sobre las ascuas ardientes del deseo,
y cómo no, si estamos separados.
¡Qué pronto me ha traído mi destino
lo que temía! Más las noches pasan
y la separación no se termina,
ni la paciencia me libera
de los grilletes de la añoranza.
¡Que Dios riegue la tierra que sea tu morada
con lluvias abundantes y copiosas!

IBN ZAYDUN Y LA PRINCESA WALLADA


Un poeta cordobés: IBN ZAYDUN (Córdoba 1003- Sevilla 1071) : Representa al poeta del amor entendido como servicio incondicional a una mujer sin esperar recompensa alguna. Habla de la esclavitud amorosa y de la religión del amor, conceptos que veremos después en la poesía provenzal y en el amor cortés.


Te bastará saber que si cargaste mi corazón

con lo que ningún otro puede soportar,

yo puedo.

Sé altanera, yo aguanto;

remisa, soy paciente,

orgullosa, soy humilde.


Retírate, que yo te sigo,

Habla, que yo te escucho,

Manda que te obedezco.

Su amor fue para la poetisa y princesa Walada, una mujer muy moderna para su época: se negó a llevar el velo desde la muerte de su padre, y en su casa recibía a poetas, músicos y amantes.

sábado, 29 de noviembre de 2008

SOBRE LA EDUCACIÓN, Ibn Jaldun



Sobre la educación

El Islam siempre fue y es equilibrio y armonía. Por eso, en el Sagrado Corán podemos leer: «No cabe coacción (imposición) en religión. La buena dirección se distingue claramente del descarrío» (Sura, 2, Aleya 256). Esto constituye una declaración de la libertad religiosa y del pensamiento emitida hace más de catorce siglos. Según este y otros apotegmas islámicos, la educación y la enseñanza deben ser impartidas con amor hacia los semejantes, apelando permanentemente a la pedagogía, a la idoneidad y a la comprensión, nunca a la arbitrariedad y a la compulsión.

Sobre cuál es la educación más apropiada y sus métodos, Ibn Jaldún tiene mucho que decir: «El uso de un excesivo rigor en la enseñanza es muy nocivo para los educandos, sobre todo si están todavía en la infancia, porque eso produce en su espíritu una mala disposición, pues los niños que se han educado con severidad... se hallan tan abatidos que su alma se contrae y pierde su elasticidad. Tal circunstancia los dispone a la pereza, los induce a mentir y a valerse de la hipocresía, con el fin de evitar un castigo. De este modo aprenden la simulación y el engaño, vicios que se vuelven en ellos habituales y como una segunda naturaleza... He aquí el por qué los pueblos sometidos a un régimen opresivo caen en la degradación» (Ibn Jaldún: Al-Muqaddimah, O. cit., pág. 1003).

IBN JALDUN, Raúl Puigbó


Ibn Jaldún: filósofo e historiador tunecino del siglo XIV

Raúl Puigbó

“Ibn Jaldún concibió y formuló una filosofía de la historia que es sin duda el trabajo más grande que jamás haya sido creado por una inteligencia en ningún tiempo y en ningún país”.
Arnold Toynbee: Estudio de la Historia.

Su nombre era Abu Zaid Abdurrahman Ibn Jaldún al-Hadram pero los europeos, en especial los españoles, le llamaron
Abenjaldún. Nació el 27 de mayo de 1332 en Túnez. Pertenecía a una familia prominente de Hadramaut, que vivió muchos años en la ciudad de Sevilla, cuando los musulmanes gobernaban esa ciudad durante las administraciones de los omeyas, almorávides y almohades, hasta el año 1228, en que se trasladaron a Ceuta, situa- da en el norte de África, frente a la ciudad española de Algeciras.

Abenjaldún -como Polibio y Maquiavelo- creía en la “naturaleza cíclica del proceso histórico”. Podemos considerarlo el precursor de la metodología de la sociología histórica. En efecto, este bereber se anticipó a Vico y Turgot al destacar los “factores intrusos que influían en los procesos históricos debido a las migraciones de los beduinos y bereberes que vivían en el desierto”. En suma, consideraba que la historia era el resultado de un conjunto de procesos de cambio social.
Su obra máxima fue Prolegómenos a la Historia en la que destacó la importancia de los factores inmanentes de las sociedades nómadas y sedentarias en su relación recíproca. En el prólogo de su libro Prolegómenos a la Historia, criticó las disciplinas desarrolladas en la Sunna y las tradiciones sunitas, enumerando siete errores fundamentales. Su libro se basaba en el análisis de las estructuras seculares y sagradas, así como por la “ignorancia de la naturaleza de las cosas nacidas de la civilización”.

Asimismo advirtió la importancia del “cambio social”, al afirmar que toda la sociedad “está en continuo proceso de transición” y que “los hechos históricos se relacionan con una época, un pueblo, un tipo particular de grupos sociales” y que asimismo tienen sentido dentro de esa relación. Su obra máxima se conoció en Europa recién a principios del Siglo XIX. La primera edición de los Prolegómenos se publicó en 1863.

Ésta tenía un prólogo titulado: “Las cosas sucedidas de la civilización”. Antoine Silvestre de Sacy había traducido algunos fragmentos de este libro. Pero serán los llamados sociólogos de la teoría del conflicto quienes lo rescataron: Gumplowicz en su libro Sociologische Essays del año 1899, le dedicó a Abenjaldún un capítulo que tituló “Un sociólogo árabe de siglo XIV”; Gustav Ratzenhofer y Franz Oppenheimer le elogiaron también.

Abenjaldún fue un pensador formidable, precursor de los estudios sociológicos contemporáneos, pues utilizó “categorías científicas” propias de la historiografía moderna. Es evidente que había leído a Aristóteles, al considerar que el hombre es por naturaleza “un ser social”. Asimismo reconocía la influencia del medio físico en la configuración de la organización social. Algunos autores consideran que Abenjaldún tiene mayor mérito que Vico al ser considerado padre de la filosofía de la historia. Lo notable es que, perteneciendo a una sociedad y a una época de arraigada tradición monárquica, tenía claro que el Estado era un ente absolutamente secular. En este sentido fue un precursor de Maquiavelo.

Asimismo, Juan Bodino (1530-1596), en su obra Los seis libros de la República, recogió muchos conceptos de Abenjaldún para la formulación de su método crítico de la historia: entre ellos el origen del Estado en las luchas entre agricultores y pastores. De igual modo, su teoría sobre los ciclos históricos parece haberse inspirado en las afirmaciones de Abenjaldún respecto a los cambios producidos por “evolución por adaptación lenta” (que Bodino llama “alteración”) y la afirmación que Abenjaldún hacía respecto a la “evolución por mutación rápida” (a la que Bodino llama cambio). También resulta llamativo el hecho que Bodino destaque -igual que el filósofo mograví- la influencia del “suelo” en las costumbres de los hombres de las ciudades que son mentalmente más móviles que los hombres del campo o de los pueblos agrícolas. Otras semejanzas se dan en la afirmación de que la familia y el lazo de parentesco es anterior a la subordinación política.

Por último Turgot en su obra Discurso sobre la Historia Universal (1751) expresa que “la lucha es la madre de todas las cosas”, afirmación que coincide con la teoría sobre los ciclos de lucha expuesta por Abenjaldún. Asimismo se ha observado que Herder también tomó ideas de Abenjaldún respecto a que los montañeses son más belicosos que los habitantes de las llanuras, aplicando la ley del más fuerte.

Oswald Speergler en su obra Decadencia de Occidente y el sociólogo Pitirim Sorokin en Dinámica Social y Cultural, reconocen haberse inspirado en las teorías de Abenjaldún. Otro tanto reconocieron De Maistre y Durkheim.

El sociólogo tunecino fue quien primero señaló la diferencia entre la vida de las ciudades, propensa al vicio, al lujo y a la desviación de las conductas sociales. Abenjaldún consideraba que la dura vida en el desierto fortalecía la solidaridad, el apego a las tradiciones y que convertía a sus habitantes en más resistentes a las duras condiciones ambientales que en las ciudades. En cierta forma se anticipó a los sociólogos de los siglos XIX y XX, entre ellos a Gumplowicz, Lester Ward, Ratzenhofer y Franz Oppenheimer en la teoría de la lucha.

Otro hallazgo de Abenjaldún fue definir el verdadero objeto de la historia, al señalar que ella nos daba una “comprensión del hombre o civilización” y nos enseñaba que los fenómenos que están conexos como “la vida salvaje, el refinamiento de las costumbres, la naturaleza de la solidaridad familiar y tribal, los diversos tipos de superioridad que consigue un pueblo sobre otro y que llevan al nacimiento de imperios y dinastías, las distinciones de rango y las ocupaciones a que se entregan los hombres, tales como las profesiones lucrativas, las ocupaciones relacionadas con la vida, con las ciencias y con las cortes; y todos los cambios que la naturaleza de las cosas pueden producir en el carácter de la sociedad”.

Abenjaldún fue un sociólogo “avant la lettre”, dado que su pensamiento estaba basado en “el carácter observacional” de sus obras. A su vez se anticipó al “determinismo histórico” que, años más tarde, señalarían Maquiavelo y otros sociólogos e historiadores. Decía que “el pasado y el futuro se parecían como dos gotas de agua”.

Asimismo consideraba que la vida nómada y la sedentaria eran dos tipos polares de los procesos sociales. Distinguía tres tipos de sociedades rurales: la agrícola, que criaba ganado menor y mayor y llevaba una vida sencilla; la pastoril que también criaba ganado menor y mayor, de gran movilidad territorial y los criadores de camellos, que adoptaban una vida nómada en el desierto. Estos últimos poseían un fuerte “esprit de corps” (Asabijja), basado en los “lazos de sangre o parentesco” que permanecen alerta y actúan cohesionados.

En otra de sus observaciones, sostenía que esa misma vida en el desierto era la que les desarrollaba el “esprit de corps”, que a su vez los convertía en combatientes para defender a la tribu y la familia. De allí que Abenjaldún afirmara que los grupos nómadas pastoriles son más valiosos que los habitantes de las ciudades.

La metodología de estudio y análisis de Abenjaldún era empírica y se sustentaba en la contradicción entre los pobladores de las ciudades y de las zonas rurales, porque los primeros demostraban menos “esprit de corps” y estaban inclinados al lujo y a un lenguaje obsceno e individualista. Distinguía los “astutos” -a los que Pareto llamaría los “zorros”- de los “leones”, en la terminología de Pareto. Se anticipó a Vico como “filósofo de la historia” y en separar la política de la ética. Consideraba, como Aristóteles, “que el hombre es por naturaleza un ser social”.

Turgot en su obra Discurso sobre la Historia Universal (1751) y Herder adoptaron la teoría de Abenjaldún, según la cual los montañeses son más belicosos que los habitantes de las llanuras.

El erudito bereber Ibn Jaldún fue quien primero avizoró y profetizó la decadencia del imperio musulman extendido desde Arabia hasta España, incluyendo el Norte de África, ocurrida dos siglos antes de los acontecimientos acaecidos en Europa.

Abenjaldún se anticipó a otros científicos europeos en las teorías sobre la movilidad y el contacto cultural que generaban las
migraciones. A su vez, podemos decir que se anticipó a las llamadas teorías de la lucha, que fueron desarrolladas entre los siglos XVIII y XX por algunos sociólogos europeos.

El profesor Miguel Cruz Hernández, en el volumen 3 de su obra: Del pensamiento de Ibn Jaldún a nuestros días (Alianza Editorial, Madrid, 1996), destacó que los árabes pudieron realizar grandes conquistas en el Asia, África y en España merced a que respetaban las leyes musulmanas debido a la disciplina religiosa, antes que al temor a una autoridad (califa, rey o jeque). Este autor, asimismo, expresa que Ibn Jaldún “no fue un hombre de estudio encerrado en su despacho, sino un hombre de acción que durante gran parte de su vida intervino en luchas y conspiraciones...”

Destaca, este autor, también, que Ibn Jaldún era temerario y de carácter fuerte como lo demuestra su obra, en la que, verbigracia, cita la siguiente afirmación del mograví: “la experiencia es una linterna que ilumina el camino recorrido”. Por último, Ibn Jaldún se anticipa en varios siglos a Marx, en la afirmación que es el medio social y no la herencia “quien condiciona al individuo y los grupos sociales”.

Señalemos, antes de concluir esta reseña, que Ibn Jaldún fue contemporáneo al viajero Ibn Battuta (1304-1377), de los humanistas Francesco Petrarca (1304-1373) y Giovanni Bocaccio (1313-1375), así como de la Guerra de los Cien Años entre Francia e Inglaterra (1338-1453) y del surgimiento del imperio timúrida (1380-1497).

viernes, 28 de noviembre de 2008

ALIANZA HISPÁNICA


Ayer tuvo lugar la inauguración de la exposición "Rituales de la papa", en la Fundación Alianza Hispánica. La afluencia de público fue impresionante, prácticamente no se podía dar un paso dentro del recinto.
El Embajador de Perú tuvo una entrañable intervención haciendo un recorrido histórico sobre este humilde tubérculo que viniendo de Perú es un alimento universal, desde hace siglos. También intervino la comisaria de la exposición, Mªdel Socorro Mora de Asmat. Y, por supuesto, la incansable Gloria Solas, alma mater de la Fundación. A ella y al coordinador literario, Antonio Ruiz, mis más sinceras felicitaciones por lo bien que lo han hecho.
La muestra pictórica me pareció muy original, es asombroso como puede verse de tan diferentes maneras un elemento tan cotidiano.
En cuanto a los poetas que participamos en el catálogo he de decir lo mismo. Por cierto, el catálogo es muy bueno, estoy muy satisfecha de haber podido aportar mi pequeña intervención en un acto de hermandad entre pueblos y culturas tan diferentes.
Esto es lo que le da sentido a la Fundación y a la labor ingente que Gloria Solas lleva a cabo.
El próximo lunes comienza el ciclo de lecturas de los poetas, tendrá lugar de lunes a jueves, a las 8 de la tarde, durante dos semanas y media. Os animo a acudir, merece la pena.

jueves, 27 de noviembre de 2008

GETSEMANÍ


GETSEMANÍ


Trazaré hoy tu nombre en mis pomas
y la sangre de tinta derramada
elevaré a los dioses impasibles
en calvario de espinas y de letras.

No hay oración que este suplicio acorte.
La soledad es látigo que azota
en la noche implacable de tu día,
perpetua negación sin luz ni soles.

Getsemaní de besos y de Judas,
de ensangrentados sudores y monedas
con el canto de un gallo desmentidas.

Lograré enterrar tu nombre en un poema
y allí, esculpido en viento sobre losas,
reposará en sepulcro de dolores.

miércoles, 26 de noviembre de 2008

MATERNIDAD


Ramas de humo y escarcha
brotaron de mi vientre,
en nombre del amor y de mi sangre...

Y así parí la oscura sombra
que hoy me nace.

martes, 25 de noviembre de 2008

RITUALES DE LA PAPA


El Embajador del Perú en España
D. José Luis Pérez Sánchez – Cerro
Tiene el agrado de invitarle a la inauguración de la exposición:

RITUALES DE LA PAPA

Que tendrá lugar en la sala de exposición de la Fundación Alianza Hispánica
C/ San Pedro 22 – 28014 Madrid – Metro Antón Martín – Salida Atocha
El próximo día 27 de noviembre a las 20,00 horas

PINTORES

LUÍS ARIAS VERA . JULIO ZACHRISSON . ORLANDO ARIAS . MOISÉS ROJAS . ASMAT CHIRINOS-ZAVALA. FRANCISCA BLÁZQUEZ . JUAN FRANCISCO YOC . MARCO MARTÍNEZ .JOSÉ LUIS LÓPEZ ROMERAL . Mª DEL SOCORRO MORAC . HERIBERTO ESCOBAR . JOEL CORNEJO . MIGUEL COLLANTES DEPAZ . GEMA GOIG . JAMES THEGENUS . HÉCTOR VILLAROEL . JOSÉ UGAZ . SUSIE GADEA . ISIDORO RODRÍGUEZ . CÉSAR YAURI. FRANCISCO VELÁSQUEZ . RAÚL LUZA LUYO . HILDA FUCHS . JOSÉ CARLOS BOYER “BOCH” . ORLIN RAMÍREZ . INÉS BLEYER . MARTÍN PÉREZ IRUSTA. ANDRÉS DEL COLLADO.

POETAS

DIEGO VALVERDE VILLENA, CARMAY JUAECHE, GERARDO FERNÁNDEZ, ANTONIO RUIZ PASCUAL, acompañado por MARTÍN ABOZAGLO cantante peruano, JESSICA ZOROGASTUA CAMACHO, WILFREDO MUJICA CONTRERAS, NORA ALARCÓN, JUAN JOSÉ SOTO, AURELIANO CAÑADAS FERNÁNDEZ, MARÍA SANGÜESA, GABRIEL ÁVILA GONZÁLEZ.

En el marco de las actividades por “El año internacional de la papa” declarado por las Naciones Unidas, un colectivo de artistas iberoamericanos se han reunido con un sentimiento común: rendir tributo a este humilde pero valioso tubérculo que en el contexto de los problemas de alimentación de la humanidad viene a ser uno de los más preciados legados de la cultura andina.
La fascinante historia de la papa comenzó aproximadamente hace unos diez mil años en los alrededores del Lago Titicaca en lo que actualmente se ubican Perú y Bolivia. Cuesta imaginar todas las peripecias que esta especie tuvo que pasar para llegar a ser como hoy la conocemos conservando además su riqueza genética y su biodiversidad lo que le permite adaptarse a los más variados climas y países. Hoy por hoy es el tercer cultivo alimenticio más importante del mundo por lo que tenemos que ser concientes de la riqueza que nuestros pueblos han legado al mundo y sobre todo del inmenso trabajo que realizaron los habitantes precolombinos en su domesticación y mejoramiento, lo que permitió también el desarrollo de grandes culturas como la Tiawanaku, Wari, y a la postre permitió la gesta del Imperio Inca.
José Luis Pérez Sánchez-Cerro
Embajador del Perú en España


LA PAPA COMO PRETEXTO EN LA BÚSQUEDA DE LA EXPERIENCIA ESTÉTICA
enemiga del hambre / en todas / las naciones
se enterró tu bandera / vencedora…”
Pablo Neruda
Los artistas por lo general tienen un hambre desmesurado de inmensidad y de belleza. Hambre de aprendizaje, experimentación y búsqueda. Los hay también con un hambre de imposibles como el de una humanidad más justa y equilibrada. Este año contradictorio con tantas angustias contenidas y esperanzas desbordadas en las noticias, es el “Año internacional de la papa” declarado por las Naciones Unidas. Ha sido fácil reunir a un conjunto de artistas iberoamericanos para homenajear y buscar a través de las formas, el color, la composición y las texturas un acercamiento estético a la riqueza plástica que nos brinda nuestro preciado tubérculo.
Nuestros pueblos andinos llegaron a ser grandes en muchos aspectos porque lograron cubrir las necesidades básicas de sus habitantes y supieron respetar el medio ambiente, construyendo sus viviendas sólo en áreas permitidas, procurando no estropear los terrenos de cultivo y protegiendo sobre todo lo que consideraban la herencia para sus hijos: sus especies mejoradas. Ahora estamos tan lejos de la naturaleza que muchos de los que se llevan una patata a la boca seguramente no conocen ni su procedencia, ni su planta, ni el largo recorrido que ha tenido para llegar a ser lo que en la actualidad es: el tercer cultivo alimenticio en el mundo. Para los científicos es importante saber cuál es su sitio de origen. Simplificando la historia, digamos que es de Iberoamérica. Sin embargo, para los artistas es más importante que se cumplan realmente las palabras de nuestro poeta universal, Neruda y llegue a todas las naciones para que esas imágenes de seres muriendo por la inanición sea la de otros saciados por la papa. Por que no hay belleza en tanto sufrimiento, y es preciso que una nueva sensibilidad se abra camino en medio de un discurso de pereza, consumismo e indiferencia en el que nos hemos visto inmersos por muchas décadas.
La representación de la papa fue un hecho recurrente en los pueblos precolombinos ya sea en simplificaciones geométricas de los Tiwanaku o en el realismo altamente logrado de los Mochicas. A diferencia de la perspectiva occidental que buscó al dibujarla la plasmación de una especie nueva para su conocimiento (Charles d’Ecluse recibe en Viena la primera acuarela en color de la papa realizada por Phillipe de Silvry en 1588), para los habitantes del ande retener sus formas era un ritual relacionado con la Mama-pacha y con el culto a los muertos. Las vasijas o huacos estaban destinados a proveer del sustento a sus antepasados en su viaje al otro mundo. El significado de lo representado cambia según el que lo realiza y el contexto en que se ubica. Vincent van Gogh al realizar sus “Comedores de patatas”, en tierras, aún sin sus fuertes colores, quería simbolizar la capacidad del hombre para cultivar la tierra y vivir honradamente con el esfuerzo y la colaboración del colectivo. La patata cubista de Picasso es una lección de simplificación, color y composición. En realidad, es un elemento con muchas posibilidades estéticas, teniendo en cuenta las miles de variedades que existen y la libertad que tienen hoy en día los artistas para parafrasear.
Los creadores que se han reunido en esta exposición “Rituales de la papa” pertenecen a diversos países, generaciones y estilos. Eso enriquece sobremanera la percepción de este fruto de la tierra. La unidad de la muestra es el motivo, la variedad los estilos personales de cada uno de los creadores que desde un realismo a ultranza a la más pura abstracción nos permiten deleitarnos con las composiciones que recrean un pensamiento común: ser testigos de la historia y la importancia que un ancestral regalo de América india ha dejado al mundo entero. Cuando lo bello y lo bueno se abren paso en medio de las catástrofes reinantes, como ha hecho la papa a través de los siglos, los seres humanos en general y los artistas en particular tienen motivos para creer en un futuro mejor, pleno de memoria para agradecer los regalos del ayer y de creatividad para saber utilizarlos.

Mª del Socorro MoraC
Comisaria



ARTISTAS PARTICIPANTES:
LUÍS ARIAS VERA (PERÚ)
JULIO ZACHRISSON (PANAMÁ)
ORLANDO ARIAS (BOLIVIA)
MOISÉS ROJAS (ESPAÑA)
ASMAT CHIRINOS-ZAVALA (PERÚ)
FRANCISCA BLÁZQUEZ (ESPAÑA)
JUAN FRANCISCO YOC (GUATEMALA)
MARCO MARTÍNEZ (PERÚ)
JOSÉ LUIS LÓPEZ ROMERAL (ESPAÑA)
Mª DEL SOCORRO MORAC (PERÚ)
HERIBERTO ESCOBAR (VENEZUELA)
JOEL CORNEJO (PERÚ)
MIGUEL COLLANTES DEPAZ (PERÚ)
GEMA GOIG (ESPAÑA)
JAMES THEGENUS (HAITÍ)
HÉCTOR VILLAROEL (CHILE)
JOSÉ UGAZ (PERÚ)
SUSIE GADEA (PERÚ)
ISIDORO RODRÍGUEZ (ESPAÑA)
CÉSAR YAURI (PERÚ)
FRANCISCO VELÁSQUEZ (ECUADOR)
RAÚL LUZA LUYO (PERÚ)
HILDA FUCHS (ARGENTINA)
JOSÉ CARLOS BOYER “BOCH” (PERÚ)
ORLIN RAMÍREZ (ECUADOR)
INÉS BLEYER (BOLIVIA)
MARTÍN PÉREZ IRUSTA (ARGENTINA)
ANDRÉS DEL COLLADO (MÉXICO)


LOS POETAS HOMENAJEAN A LA PAPA
La coordinación literaria a cargo del poeta Español Antonio Ruiz Pascual.

Los poetas como portadores de la palabra, nos sumamos a este homenaje a la papa hermanados con la tierra, con la unión momentánea, con el triangulo en la grieta y la embestida que lo libera, para traspasar la frontera, la piel y la memoria, venciendo el hambre con los parpados de arena, la patata, la hermosa heroína, ante un duelo de mordiscos vence a la muerte y entre los dientes saciados con el rumor de las venas, el milagro de la simiente empieza de nuevo, con las heridas cicatrizadas.

Antonio Ruiz Pascual
Coordinador literario


Jueves 27-11-2008 a las 20:00 hrs. Inauguración, asistencia de l todos los artistas plásticos, poetas, e invitados y medios de prensa.

Lunes 01-12-08 a las 20:00 hrs. Diego Valverde Villena, poeta peruano, leerá un poema dedicado a la papa y a continuación leerá de su libro “No olvides mi rostro” al final del acto habrá un brindis de vino español

Martes 02-12-08 a las 20:00 hrs. Carmay Juaeche, poeta peruano, leerá un poema dedicado a la papa y a continuación leerá de su libro “Poesía sin verso” al final del acto habrá un brindis de vino español

Miércoles 03-12-08 a las 20:00 hrs. Gerardo Fernández, poeta peruano, leerá un poema dedicado a la papa y a continuación leerá de su libro “El aliento del jabalí” al final del acto habrá un brindis de vino español.

Jueves 04-12-08 a las 20:00 hrs. Antonio Ruiz Pascual, poeta español, leerá un poema dedicado a la papa y a continuación leerá de su libro “Perú en el roce de tus labios” con el acompañamiento musical del cantante peruano Martín Abozaglo, al final del acto habrá un brindis de vino español.

Miércoles 10-12-08 a las 20:00 hrs. Jessica Zorogastua Camacho, poeta peruana, leerá un poema dedicado a la papa y a continuación leerá de su libro “Leyendas Apócrifas de amor y dolor” al final del acto habrá un brindis de vino español.

Jueves 11-12-08 a las 20:00 hrs. Wilfredo Mujica Contreras, poeta peruano leerá un poema dedicado a la papa y a continuación leerá de su libro “Antología” al final del acto habrá un brindis de vino español.

Lunes 15-12-08 a las 20:00 hrs. Nora Alarcón, poeta peruana, leerá un poema dedicado a la papa y a continuación leerá de su libro “Alas de soledad” al final del acto habrá un brindis de vino español

Martes 16-12-08 a las 20:00 hrs. Juan José Soto, poeta peruano, leerá un poema dedicado a la papa y a continuación leerá de su libro “Airado verbo” al final del acto habrá un brindis de vino español

Miércoles 17-12-08 a las 20:00 hrs. “Aureliano Cañadas Fernández, poeta español, leerá un poema dedicado a la papa y a continuación leerá de su libro “Menos nuestro dolor” al final del acto habrá un brindis de vino español.

Jueves 18 12-08 a las 20 hrs. “María Sangüesa” poeta española nacida en Marruecos, leerá un poema dedicado a la papa y a continuación leerá de su libro “La piel del viento” al final del acto habrá un brindis de vino español.

Lunes 22-12-08 a las 20 hrs. “Gabriel Ávila González” poeta chileno, leerá un poema dedicado a la papa y a continuación leerá de su libro “Mi sentir”, al final del acto habrá un brindis de vino español.

Martes 23-12-08 a las 20 hrs. “Conferencia y degustación sobre la papa” a cargo de Sara Diestro, experta en cooperación y desarrollo que nos introducirá en la historia social de la papa; León Carrillo, metre del Restaurante Peruano Inti de Oro que nos hablará de la importancia de la papa en la gastronomía. Al final del acto se harán entregas de los certificados a todas las empresas y auspiciadores que han participado en este Evento.

Esta exposición ha sido organizada
Por la Embajada del Perú en España.

Embajador del Perú en España
Don José Luis Pérez Sánchez-Cerro

Ministra consejera Encargada de negocios a. i.
Ana Rosa Valdivieso

Consejero Cultural y de Turismo
Manuel González-Olaechea y Franco

EXPOSICIÓN:
Comisaria
Mª del Socorro MoraC

Coordinador general de la exposición
Adolfo Asmat Chirinos-Zavala

Coordinador literario
Antonio Ruiz Pascual

Relaciones públicas
Víctor de la Torre Calderón


CATÁLOGO:
Textos
@ Mª del Socorro MoraC
@ Ramiro Lagos
@ Ramiro Leoncio Paredes Santolalla
@ Sergio Macías Brevis
@ Joan Lluís Montané

AGRADECIMIENTOS
Fundación Alianza Hispánica
Arte Trujillo Contemporáneo
Revista Turista

lunes, 24 de noviembre de 2008

ASÍ ESTOY YO SIN TI, SABINA



Extraño como un pato en el Manzanares,
torpe como un suicida sin vocación,
absurdo como un belga por soleares,
vacío como una isla sin Robinson,

oscuro como un túnel sin tren expreso,
negro como los ángeles de Machín,
febril como la carta de amor de un preso...,
Así estoy yo, así estoy yo, sin ti.

Perdido como un quinto en día de permiso,
como un santo sin paraíso,
como el ojo del maniquí,
huraño como un dandy con lamparones,
como un barco sin polizones...,
así estoy yo, así estoy yo, sin ti.

Más triste que un torero
al otro lado del telón de acero.
Así estoy yo, así estoy yo, sin ti.

Vencido como un viejo que pierde al tute,
lascivo como el beso del coronel,
furtivo como el Lute cuando era el Lute,
inquieto como un párroco en un burdel,

errante como un taxi por el desierto,
quemado como el cielo de Chernovil,
solo como un poeta en el aeropuerto...,
así estoy yo, así estoy yo, sin ti.

Inútil como un sello por triplicado,
como el semen de los ahorcados,
como el libro del porvenir,
violento como un niño sin cumpleaños,
como el perfume del desengaño...,
así estoy yo, así estoy yo, sin ti.

Más triste que un torero
al otro lado del telón de acero.
Así estoy yo, así estoy yo, sin ti.

Amargo como el vino del exiliado,
como el domingo del jubilado,
como una boda por lo civil,
macabro como el vientre de los misiles,
como un pájaro en un desfile...,
así estoy yo, así estoy yo, sin ti.

Más triste que un torero
al otro lado del telón de acero.
Así estoy yo, así estoy yo, sin ti.


Joaquín Sabina

domingo, 23 de noviembre de 2008

POESÍA, XAVIER VILLAURRUTIA


POESÍA
Eres la compañía con quien hablo
de pronto, a solas.
te forman las palabras
que salen del silencio
y del tanque de sueño en que me ahogo
libre hasta despertar.
Tu mano metálica
endurece la prisa de mi mano
y conduce la pluma
que traza en el papel su litoral.
Tu voz, hoz de eco
es el rebote de mi voz en el muro,
y en tu piel de espejo
me estoy mirando mirarme por mil Argos,
por mí largos segundos.
Pero el menor ruido te ahuyenta
y te veo salir
por la puerta del libro
o por el atlas del techo,
por el tablero del piso,
o la página del espejo,
y me dejas
sin más pulso ni voz y sin más cara,
sin máscara como un hombre desnudo
en medio de una calle de miradas.

sábado, 22 de noviembre de 2008

POESÍA CRÍTICA DESDE VALENCIA

ATENEO DE MADRID
Sábado 22 de noviembre de 2008 a las 19:30 horas
Del Ciclo Literatura y Compromiso social
Poesía Crítica desde Valencia

Intervienen: Arturo Borra, Laura Giordani, Víctor Manuel Gómez Ferrer, Enrique Falcón y Antonio Méndez

Presentan: Miguel Pastrana (Secretario 3º de la Junta de Gobierno del Ateneo) y Matías Escalera Cordero (escritor y editor)

Sala de Conferencias Calle del Prado, 21

jueves, 20 de noviembre de 2008

AL ATARDECER


AL ATARDECER

La mujer estaba sentada sobre el viejo banco del mirador. Aquel lugar se asomaba a la pequeña laguna que había en el llano. Era la parte más antigua de la ciudad.
Todas las tardes, desde hacía varios meses, se adueñaba de la balconada para ver desaparecer el sol tras las remansadas aguas.
Aquella vez escuchó unos pasos sobre los adoquines. Alguien caminaba hacia el crepúsculo. Dirigió su vista hacia quien se acercaba para perturbar su rato de sosiego y pudo distinguir a un hombre que arrastraba los pies con la cabeza hundida entre los hombros y las manos escondidas en los bolsillos de una arrugada gabardina. Tomó asiento a su lado, en silencio.
- ¡Buenas tardes!- dijo ella, con cierto retintín.
Entonces él la miró, con los ojos enrojecidos, e intentó balbucear unas inconexas palabras que no alcanzó a comprender.
-¿Le ocurre a usted algo?
Las pupilas del hombre se dilataron hasta parecer dos profundas cavernas.
-La quería, yo la quería, pero ya no volverá.
-¿Se encuentra usted bien?- insistió la mujer, un tanto desconcertada, mientras contenía
un gesto de aproximación.
-¡No, no! Ya nunca estaré bien. Primero se marchó, luego pude darle alcance, y ahora ha desaparecido ya para siempre…
Se removió inquieta sobre el banco, sin saber qué decir. El sol se había teñido de rojo y las aguas, cobrizas, parecían estar a punto de tragárselo.
-Mire usted que atardecer tan hermoso. Vengo aquí todas las tardes, y ninguna de ellas es igual a la anterior. Cada día siento la impresión de que el sol se ha ido para siempre, pero sé que al día siguiente volverá a salir. Es como la vida, vamos perdiendo personas, casas, cosas. Pero luego todo renace de otra manera, con otros nombres…
El hombre la miró torvamente.
- ¡Parece usted un cura!- dijo mientras se levantaba- A mí el agua me parece un charco de sangre y el sol un corazón que ha dejado de latir y brilla, ensangrentado, sobre él.
Se dirigió hacia la balaustrada, y al sacar las manos de los bolsillos cayó al suelo un objeto metálico, manchado de óxido y granate. Sus manos parecían estar cubiertas por unos agrietados guantes de color carmesí, que dejaban una estela de huellas, como de un espeso vino tinto, mientras iban aferrando la barandilla del mirador para tomar impulso.
La mujer, aterrorizada, intentó detenerle pero tan sólo alcanzó a asir el cinturón de aquel hombre, que se soltó de la gabardina, mientras ésta se hinchaba como un paracaídas y planeaba sobre su cuerpo.
Aquello ocurrió justo en el instante en el que el sol desaparecía tras las aguas, apenas pudo llegar a escuchar un golpe sordo y ver como el agua se quebraba en unas ondas concéntricas que parecieron beberse el cielo tras de él.
Aquel atardecer había sido definitivamente distinto. Sujetó con fuerza el cinturón, amarrado al aire, al viento.
Así la encontraron los guardias que hacían la ronda nocturna, con los ojos abiertos a la oscuridad del firmamento.
- Parece que no respira - dijo uno de ellos, mientras le sostenía la muñeca.
- ¿Qué será esta tira de tela que sujeta con tanta fuerza entre sus manos? - dijo el otro - No parece pertenecer a su indumentaria.
- Da lo mismo, no presenta señales de violencia, seguramente se trata de un infarto.
- Pobre mujer, últimamente la veía casi todas las tardes, siempre sola, mirando al vacío. Daba la impresión de que no esperaba a nadie, ni a nada.
- Seguro que se ha muerto de aburrimiento, - contestó el otro, mientras llamaba a una ambulancia - aquí todos los días son iguales. Hace mucho tiempo que no ocurre algo interesante, ni bueno ni malo. ¿Recuerdas aquella vez, hace por lo menos veinticinco años, en que tuvimos el caso de aquel asesino que mató a su mujer y que después se tiró al agua desde este mismo lugar? Dicen que se ahogó y que todavía pena su crimen vagando por el fondo de las profundidades. Hasta hay quien asegura que, a veces, se escuchan sus lamentos cuando el agua parece que se va a tragar el sol. La verdad es que nunca hemos logrado encontrar su cuerpo.-Comenzó a arrodillarse para ver si la mujer llevaba su documentación dentro del bolso.
-Ten cuidado, - dijo el otro, mientras apartaba de un puntapié un objeto que fue a caer, tintineando, bajo unos matorrales- casi te clavas un punzón oxidado que sobresalía de esa junta que hay entre los adoquines.

domingo, 16 de noviembre de 2008

PEDRO SALINAS, de LA VOZ A TI DEBIDA


Yo no necesito tiempo
para saber cómo eres:
conocerse es el relámpago.
¿Quién te va a ti a conocer
en lo que callas, o en esas
palabras con que lo callas?
El que te busque en la vida
que estás viviendo, no sabe
mas que alusiones de ti,
pretextos donde te escondes.
Ir siguiéndote hacia atrás
en lo que tú has hecho, antes,
sumar acción con sonrisa,
años con nombres, será
ir perdiéndote. Yo no.
Te conocí en la tormenta.
Te conocí, repentina,
en ese desgarramiento
brutal de tiniebla y luz,
donde se revela el fondo
que escapa al día y la noche.
Te vi, me has visto, y ahora,
desnuda ya del equívoco,
de la historia, del pasado,
tú, amazona en la centella,
palpitante de recién
llegada sin esperarte,
eres tan antigua mía,
te conozco tan de tiempo,
que en tu amor cierro los ojos,
y camino sin errar,
a ciegas, sin pedir nada
a esa luz lenta y segura
con que se conocen letras
y formas y se echan cuentas
y se cree que se ve
quién eres tú, mi invisible.

viernes, 14 de noviembre de 2008

ÍTACA, KONSTANTINOS KAVÁFIS



ÍTACA

Cuando emprendas tu viaje hacia Ítaca
debes rogar que el viaje sea largo,
lleno de peripecias, lleno de experiencias.
No has de temer ni a los lestrigones ni a los cíclopes,
ni la cólera del airado Posidón.
Nunca tales monstruos hallarás en tu ruta
si tu pensamiento es elevado, si una exquisita
emoción penetra en tu alma y en tu cuerpo.
Los lestrigones y los cíclopes
y el feroz Posidón no podrán encontrarte
si tú no los llevas ya dentro, en tu alma,
si tu alma no los conjura ante ti.
Debes rogar que el viaje sea largo,
que sean muchos los días de verano;
que te vean arribar con gozo, alegremente,
a puertos que tú antes ignorabas.
Que puedas detenerte en los mercados de Fenicia,
y comprar unas bellas mercancías:
madreperlas, coral, ébano, y ámbar,
y perfumes placenteros de mil clases.
Acude a muchas ciudades del Egipto
para aprender, y aprender de quienes saben.
Conserva siempre en tu alma la idea de Ítaca:
llegar allí, he aquí tu destino.
Mas no hagas con prisas tu camino;
mejor será que dure muchos años,
y que llegues, ya viejo, a la pequeña isla,
rico de cuanto habrás ganado en el camino.
No has de esperar que Ítaca te enriquezca:
Ítaca te ha concedido ya un hermoso viaje.
Sin ellas, jamás habrías partido;
mas no tiene otra cosa que ofrecerte.
Y si la encuentras pobre, Ítaca no te ha engañado.
Y siendo ya tan viejo, con tanta experiencia,
sin duda sabrás ya qué significan las Ítacas.

jueves, 13 de noviembre de 2008

AMISTAD A LO LARGO, GIL DE BIEDMA


AMISTAD A LO LARGO

Pasan lentos los días
y muchas veces estuvimos solos.
Pero luego hay momentos felices
para dejarse ser en amistad.

Mirad:
somos nosotros.

Un destino condujo diestramente
las horas, y brotó la compañía.
Llegaban noches. Al amor de ellas
nosotros encendíamos palabras,
las palabras que luego abandonamos
para subir a más:
empezamos a ser los compañeros
que se conocen
por encima de la voz o de la seña.
Ahora sí. Pueden alzarse
las gentiles palabras
-ésas que ya no dicen cosas-,
flotar ligeramente sobre el aire;
porque estamos nosotros enzarzados
en mundo, sarmentosos
de historia acumulada,
y está la compañía que formamos plena,
frondosa de presencias.
Detrás de cada uno
vela su casa, el campo, la distancia.

Pero callad.
Quiero deciros algo.
Sólo quiero deciros que estamos todos juntos.
A veces, al hablar, alguno olvida
su brazo sobre el mío,
y yo aunque esté callado doy las gracias,
porque hay paz en los cuerpos y en nosotros.
Quiero deciros cómo trajimos
nuestras vidas aquí, para contarlas.
Largamente, los unos con los otros
en el rincón hablamos, tantos meses!
que nos sabemos bien, y en el recuerdo
el júbilo es igual a la tristeza.
Para nosotros el dolor es tierno.

Ay el tiempo! Ya todo se comprende.


JAIME GIL DE BIEDMA

martes, 11 de noviembre de 2008

AMANTES, CHEMA BARREDO

René Magritte


AMANTES

Yo sé de amantes
que no ofrecen sorpresa,
frutos sin carne,
sólo la cáscara, disfraces,
humo bajo la falda.
Mujeres de salón
que el tiempo no mejora.

Sé de domingos sin norte
y de huecos en la almohada
que duran varios años.
De noches casi eternas
en los brazos de amantes
que no son más que fotos
de lo que quise ser.

Sé de recuerdos donde el tiempo
es previsible, la carne mustia,
días con el sabor
de labios como hielo, tibiezas
que son nada. Sé bien de cuerpos
sin respuesta, rutinas.

Yo he sido el amante de las sombras.

Chema Barredo

lunes, 10 de noviembre de 2008

A TI, HÉCATE


A TI, HÉCATE


A ti, que guardas todos los caminos,
desde la altiva luz a las tinieblas,
desde el más suave de los tiernos tallos
hasta la más ardiente de las rocas.

A ti, que siendo guía entre las sombras,
sabes romper en flores el invierno.
Y guardando la llave de lo oculto
en ti contienes todas las respuestas.

A ti, que conoces los limes de la selva
y la más alta cumbre de lo hermoso
o, de lo más oscuro, la más oculta puerta.

A ti, la más alada de las diosas,
te imploro que ilumines mi destino:
que sea flor y hoja, agua, fuego y roca...

sábado, 8 de noviembre de 2008

DEFENSA DE MADRID, ANIVERSARIO



Hoy se cumplen 72 años de la heroica defensa de Madrid. Es una fecha histórica que no debemos olvidar. Ayer tuve la suerte de escuchar este sobrecogedor poema de Rafael Alberti en la voz de Miguel Pastrana, en el Ateneo de Madrid. Todavía perdura la emoción que nos invadió a todos los presentes. No fue inútil la sangre derramada, la memoria continúa en la voz de los poetas y en el sentir del pueblo.

Defensa de Madrid

Madrid, corazón de España,
late con pulsos de fiebre.
Si ayer la sangre le hervía,
hoy con más calor le hierve.
Ya nunca podrá dormirse,
porque si Madrid se duerme,
querrá despertarse un día
y el alba no vendrá a verle.
No olvides, Madrid, la guerra;
jamás olvides que enfrente
los ojos del enemigo
te echan miradas de muerte.
Rondan por tu cielo halcones
que precipitarse quieren
sobre tus rojos tejados,
tus calles, tu brava gente.
Madrid: que nunca se diga,
nunca se publique o piense
que en el corazón de España
la sangre se volvió nieve.
Fuentes de valor y hombría
las guardas tú donde siempre.
Atroces ríos de asombro
han de correr de esas fuentes.
Que cada barrio a esa hora,
si esa mal hora viniere
-hora que no vendrá-, sea
más que la plaza más fuerte.
Los hombres, como castillos;
igual que almenas sus frentes,
grandes murallas sus brazos,
puertas que nadie penetre.
Quien al corazón de España
quiera asomarse, que llegue.
¡Pronto! Madrid está cerca.
Madrid sabe defenderse
con uñas, con pies, con codos,
con empujones, con dientes,
panza arriba, arisco, recto,
duro, al pie del agua verde
del Tajo, en Navalperal,
en Sigüenza, en donde suenen
balas y balas que busquen
helar su sangre caliente.
Madrid, corazón de España,
que es de tierra, dentro tiene,
si se le escarba, un gran hoyo,
profundo, grande, imponente,
como un barranco que aguarda...
Sólo en él cabe la muerte.

Rafael Alberti

viernes, 7 de noviembre de 2008

DULCE MARÍA LOYNAZ Y EL ATENEO DE MADRID






La tarde va cayendo sobre las aceras de Madrid. Las hojas se arremolinan en espirales ocres y rojizas, jugando con el viento que se enreda en mi falda.
Hoy, ocho de Noviembre de 1947, en la madrileña calle del Prado, a la Puerta del Ateneo..... Quiero ver cómo llega Dulce María a esta institución donde va a leer lo último que ha escrito: Juegos de agua, Poemas del Amor y del Agua.
En mis manos llevo la segunda edición de su poemario, Versos 1920-1938, que acaba de ser publicada en Canarias.
Hay mucha gente expectante. Hay quienes han subido ya para coger sitio. Los que estamos a la entrada esperamos verla pasar tanto como los que ya han subido las escalinatas del zaguán. Dentro del salón de actos, los balcones están tan llenos que amenazan con derrumbarse y hay orden de desalojo. Me viene a la memoria el poema que estuve leyendo anoche, cuando abrí al azar este libro que parece palpitarme entre las manos:

“Yo soy como el viajero
que llega a un puerto y no lo espera nadie;
Soy el viajero tímido que pasa
entre abrazos ajenos y sonrisas
que no son para él...
Como el viajero solo
que se alza el cuello del abrigo
en el gran muelle frío...”

Me pregunto qué soledades le anudaron el alma a la hora de escribir esos versos, mientras las mías propias van creciéndome dentro.
Hoy no está sola, como siempre ha vivido, ajena a la multitud. Viene caminando desde el hotel Ritz, del brazo de su marido, el periodista canario Pablo Álvarez de Cañas. Aún no hace un año que contrajeron matrimonio después de una tortuosa relación a la que se opuso su familia. Así, al lado de su primer admirador, Dulce María parece más frágil, más menuda. Tiene cuarenta y cinco años que no aparenta en absoluto. Su semblante es tan pálido y afilado como sus manos, sus ojos oscuros refulgen de manera especial atrapando en ellos todas las miradas de los que le aguardamos. Su sonrisa muestra un velo de lejana tristeza en los labios. Parece algo cansada: se rumorea que ha estado toda la noche sin dormir para escribir más de cien dedicatorias personales en la primera página de otros tantos ejemplares de Juegos de Agua que pronto va a entregar en una fiesta suntuosa que dará en el hotel donde se hospeda.
Camino tras ella hacia el Salón de Actos del Ateneo, hasta que desaparece tras el público y las autoridades que parecen abducirla en unos instantes.
Tomo asiento lo más cerca posible de la tribuna. Cerca de mí se sienta el periodista y escritor Melchor Fernández Almagro, a su lado se encuentra el polígrafo cubano José María Chacón Calvo y, a continuación, la joven escritora canaria María Rosa Alonso. Estamos en la tercera fila. Puedo ver a Pablo, su marido, casi le siento respirar; sus labios se curvan en una abierta sonrisa cuando ella aparece en el estrado. La mira con tanta atención, con tanta ternura y admiración que, por un lado, percibo el amor que une a estos dos seres, aún en medio de tanta gente y, por otro, siento el dolor de mi propia soledad, en la ausencia de quien tenía que estar a mi lado y ha emprendido un camino de olvido y distancia...
Me pierdo en mis pensamientos hasta que me saca de ellos la voz de Dulce María. Su voz resulta cálida por su acento cubano, cadencioso y firme. Lee con emoción y pone tal convicción en cada verso de los que nos ofrece, que el público se rinde a ella. Me doy cuenta de la intensa mirada que dirige a su esposo cuando comienza la lectura del poema “Mar Cercado”:

“El mar es un jardín azul de flores de cristal; pero la playa es siempre para morir. Mi playa de morir tú eres...Son tus ojos que me cercan, que me rompen la ola. Y con el mar en los brazos y el horizonte abierto, he de morir en ti, playa gris de tus ojos, fortaleza de un grano y otro grano, muralla de musgo, escudo de vientos.”

Los aplausos nacen de todas las manos y van creciendo hacia los frescos del techo, enredándose en las alegorías de las Letras, las Artes y las Ciencias, derramándose sobre nosotros con un estruendo de ola. Se me humedecen los ojos. A Pablo Álvarez de Cañas le refulge el brillo de los suyos, como si fuese a deslizarse por sus bronceados pómulos una lágrima en cualquier momento.
Entre el público distingo a Carmen Conde, Juliana Calvo Sotelo, Agustín de Foxá, Luis Rosales, Jacinto Benavente, César González Ruano, y al joven Camilo José Cela; a todos les une el entusiasmo, la fuerza, del aplauso.

Escucho cada poema con una emoción creciente. Su palabra es fluida como la propia agua que canta en sus versos: la belleza que es capaz de crear resulta única, no se parece a nadie y a todos nos conmueve. Escucho “El Agua Rebelada”:

“Inútil fue querer que el amor mío
anduviera por cauces de colores...
Él muerde las riberas que lo ciñen;
él no tiene jacintos que lo ronden...
Si los hombres sembraron a su vera,
¡bien arrastró las siembras de los hombres!
Pero a su beso de mil lenguas, lejos
quizá cosecha de luceros broten...”

Los últimos versos de este poema me hacen sentir dentro una energía inusitada:

“No hay mano que lo suelte o que lo agarre:
Como los ríos desbordados, rompe
los medios caminos, se retuerce,
logra escaparse de su cruz y corre
libre...
Como los ríos desbordados,
mi amor se ha sacudido cauce y nombre.”

Al terminar el poema dirige su penetrante mirada hacia mí y se produce un instante mágico. Dentro de mi ser recojo su intención y llego a creer que estas palabras han sido escritas tan sólo para mí...

Los aplausos me sacan del ensueño, con su estruendo que se va extiendo por los pasillos. Hasta los asientos van vibrando al tiempo que el incesante sonido va aumentando.
Dulce María Loynaz se ha entregado a Madrid, al Ateneo, al público, a mí...Y todos la hemos hecho nuestra, al tiempo que nos hemos rendido a ella. Delante de mí, Pablo Álvarez de Cañas le dedica un gesto de complicidad. Sabe que a su diva la está compartiendo con todos nosotros.


Era, según dijo tantas veces, el día más feliz de su vida.

María Sangüesa

jueves, 6 de noviembre de 2008

DEFENDAMOS NUESTRA VIDA, GABRIEL CELAYA



DEFENDAMOS NUESTRA VIDA

Contra el "todo es verdad y es mentira" de Calderón.



Todo es verdad y mentira. Todo es mentira y verdad.

A la vuelta de una esquina, topamos con lo increíble,

y sin pensarlo dos veces, lo llamamos natural.



Todo es verdad. Todo es mentira.

Nuestra Historia fabulosa nos cuenta sus mil y un días.

¡Hasta América existía! Y, en corro, cantan las niñas:

«Maravilla, maravilla, que te pongas de rodillas.»



Todo es mentira. Todo es verdad.

No hay milagro inverosímil para un español cabal,

ni hay hecho que bien mirado tenga peso sustancial.

Lo pasado es lo pasado. Lo que no ha sido será.

Todo es verdad. Todo es mentira.



Un delirio. Un fogonazo. Una aventura. Una prisa.

Un terremoto de absurdos y minúsculos sucesos,

y allá arriba, sin perdones, el cielo azul de Castilla.



Todo es mentira. Todo es verdad.

¡Disfraces de fantasía para unos pocos que imperan

y aburridos uniformes para los hombres sin más!

Una danza macabra y un perpetuo carnaval.



Todo es verdad. Todo es mentira.

Descarada y luminosa, fabulosa es la alegría,

y la esperanza es un sueño que hay quien prefiere dormir,

pues no hay prisa, nunca hay prisa, si se apuesta a la otra vida.



Todo es verdad y mentira. Todo es mentira y verdad.

Pero estos niños callados,

pero estos hombres sin pan,

pero estas madres que lloran

una pena elemental

y unos muertos que están muertos,

esto es real, muy real

y es algo que no podemos

ni aceptar, ni perdonar.

Pues que todo y nada es uno,

hay quien reza: ¡tanto da!,

pero nosotros, erguidos,

tenemos que trabajar

porque nos gritan de cara

el ahora y más acá,

y esta vida es nuestra vida,

y mañana, Dios dirá.

miércoles, 5 de noviembre de 2008

OBAMA



Día histórico: el primer presidente de color en Estados Unidos. Quizá todavía haya una puerta abierta a la esperanza de que las cosas puedan mejorar, de que el mundo enderece su rumbo. No recuerdo haber vivido nunca unas elecciones norteamericanas con tal despliegue de información y de expectación a nivel internacional. Reproduzco aquí los tres últimos puntos del discurso de Obama, creo que son los más interesantes.

Esta victoria les pertenece a ustedes

Nunca olvidaré a quien pertenece esta victoria: esta victoria les pertenece a ustedes. Yo nunca fui el candidato más probable, no comenzamos con mucho dinero, ni con mucho respaldos. Nuestra campaña no surgió de los pasillos de Washington o de las oficinas del Congreso, sino que mi campaña comenzó en las ciudades y pueblos con gente que contribuyó con pequeñas cantidades de dinero, 5 o 10 o 20 dólares y con los jóvenes que rechazaban la apatía de la vieja generación, que habían perdido sus casas o sus empleos. También cogió fuerzas también de aquellos no tan jóvenes, que enfrentaban el frío del invierno para tocar a las puertas de otros, legiones de americanos que se ofrecieron para ayudar y que creían que un gobierno del pueblo y para el pueblo no es una idea que haya muerto, esta es su victoria. Yo sé que ustedes no hicieron esto solo por ganar una elección, ni que tampoco lo han hecho por mí, sino por el momento importante que vivimos, porque sabemos que los desafíos que nos esperan son los más grandes en nuestras vidas: dos guerras, un planeta en peligro, la peor crisis financiera en el siglo...Esta noche sabemos que hay valientes americanos despertándose en el desierto de Irak o Afganistán, arriesgando sus vidas por nosotros. Madres y padres estarán también despiertos cuando sus niños se van al colegio, preocupados por si podrán pagar sus hipotecas o financiar los estudios universitarios de sus hijos. Hay nuevas fuentes de energía, nuevas escuelas que debemos construir, nuevas amenazas que enfrentar y alianzas que tenemos que corregir. El camino que tenemos por delante será largo y muy empinado. Quizá no lo logremos en un año o en dos, pero América nunca ha tenido tantas esperanzas como esta noche. Yo les prometo que como pueblo, llegaremos allí.

Una advertencia

Habrá fracasos, habrá tropiezos, falsos arranques y muchos no estarán de acuerdo con las decisiones que yo tome, y sabemos que el gobierno no podrá resolver todos los problemas, pero yo siempre seré franco con ustedes sobre los desafíos que nos esperan, les prestaré atención sobre todo cuando no estemos de acuerdo, les pediré que me ayuden a reconstruir este país como no se ha hecho en los últimos 200 años, bloque por bloque, ladrillo a ladrillo, lo que comenzó hace meses en la profundidad de ese invierno no puede terminar esta noche de otoño. Esta victoria por sí sola no es el cambio que buscamos, es la oportunidad de lograr ese cambio. Convoquemos a un nuevo espíritu de patriotismo, de responsabilidad, donde cada uno de nosotros decide contribuir y luchar más duro y preocuparse no solo por sí mismo, sino por su vecino. Recuerden que esta crisis financiera nos enseñó una cosa: que no podemos tener un Wall Street que progrese mientras el ciudadano común sufre. Tenemos que progresar como una nación, como un pueblo. Resistamos a la tentación de volver a caer en el partidismo, en el egoísmo, en la inmadurez que ha contaminado nuestra política por tanto tiempo. Recordemos que fue un hombre de este Estado el que por primera vez llevó la bandera del partido republicano a la Casa Blanca, un partido basado en la libertad, en la unidad nacional. Eso son valores que todos compartimos y si bien el Partido Demócrata ha ganado una victoria esta noche, lo hacemos con la humildad y determinación para curar las cicatrices que han frenado nuestro progreso. Como dijo Lincoln a una nación que estaba más dividida que nosotros "no somos enemigos, somos amigos" aunque la pasión puede haber perjudicado esos lazos no los puede destruir. Yo no tengo todas las soluciones esta noche, pero escucho su voz, necesito su ayuda y yo también seré su presidente. Y viendo esta noche más allá de nuestras costas en parlamentos y lugares, gente escuchando la radio en todo el mundo, nuestra historia es excepcional, pero nuestro destino es compartido.

El mensaje al mundo

Este es un nuevo amanecer del liderazgo americano. Para aquellos que han destruido el mundo, nosotros los derrotaremos. Los que buscan la paz y la seguridad, nosotros les apoyaremos. Aquellos que se preguntan si el faro americano sigue brillando, les demostraremos que la fortaleza de nuestra nación no viene de nuestras armas o nuestras fortunas, sino del poder de nuestras ideas: democracia, libertad, oportunidad y la esperanza inquebrantable. Ese es el verdadero genio de América. América puede cambiar, nuestra unión puede ser perfeccionada, lo que ya hemos logrado nos da la esperanza de lo que podemos lograr para mañana. En esta elección hay muchas cosas que suceden por primera vez: en Atlanta acaba de votar una mujer llamada Ann Nixon Cooper, una mujer negra de 106 años que nació apenas una generación después de la esclavitud, en una época en la que no había coches en las carreteras ni aviones en el cielo. En aquella época ella no podía votar porque era mujer y por el color de su piel, y yo pienso en todo lo que ella ha visto en su siglo de vida en los EEUU: las veces en que se nos dijo que no podíamos, cuando había desesperanza, en la épocas de pobreza y sequía, cuando las bombas cayeron en nuestros puertos y la tiranía amenazó el mundo, cuando ella vió cómo salvábamos nuestra democracia. Ella vió los incendios de los autobuses de Birmingham y un pastor de Alabama dijo que sí podíamos superarlo. Un hombre que alunizó en la Luna, un muro que se derribó en Berlín.... y este año, en esta elección ella puso su dedo en una pantalla y depositó su voto, porque después de 106 años en América, viviendo los mejores tiempos y los tiempos más oscuros, ella sabe que sí podemos cambiar, ¡Sí podemos! Hemos visto tanto, ¡pero hay tanto que podemos hacer! Por eso esta noche, por favor, preguntémonos si nuestros hijos pueden vivir para ver el próximo siglo, si mi hija debe ser afortunada para ver o vivir tanto tiempo como Nixon Cooper ¿qué cambios verá ella? ¿qué progreso habremos realizado? Esta es nuestra oportunidad de responder a esa llamada. Esta es nuestra hora de poner a la gente a trabajar y abrir las puertas a nuestros hijos para promover la prosperidad y la causa de la paz, recuperar el sueño americano y reafirmar la verdad fundamental: que de muchos somos uno, que respiramos esperanza y que cuando nos respondan con cinismo y duda aquellos que nos digan que no podemos responderemos con la frase que resume el espíritu de nuestro pueblo: Sí podemos. Gracias, que Dios les bendiga y que Dios bendiga a los EEUU de América.

BLUES, ÁNGEL LUIS ROMO



BLUES

Mi vida es como un blues
con los doce compases tan exactos
que al oír ese piano reconozco
que su propia estructura es mi estructura,
la tristeza en la síncopa,
la pena en el acento,
todo muy previsible…

Mi vida es como un blues
con los doce compases tan marcados
que el breve Petrucciani me la muestra:
este eterno cansancio
y este viejo dolor, van con su piano,
viajando en turnaround hacia las sombras.

martes, 4 de noviembre de 2008

SAUDADE



Gracias a todos cuantos nos acompañásteis en la presentación de "TREINTA POÉTICAS". Y a todos mis compañeros. Aquí tenéis el primero de los tres poemas que leí.

SAUDADE


En mí, lluvias de niebla se deslizan,
buscando la saudade de tu alma
por la pendiente oscura del recuerdo.
Resbalan hacia el mar brazos de humo.
Un aliento de sales y de sueños
besa mis labios. Y yo beso el aire
que ocupó tu espacio, piel de viento.

domingo, 2 de noviembre de 2008

CLAUDIO RODRÍGUEZ, Cómo veo los árboles ahora...



VIII (Don de la ebriedad)

Cómo veo los árboles ahora.
No con hojas caedizas, no con ramas
sujetas a la voz del crecimiento.
Y hasta a la brisa que los quema a ráfagas
no la siento como algo de la tierra
ni del cielo tampoco, sino falta
de ese dolor de vida con destino.

Y a los campos, al mar, a las montañas,
muy por encima de su clara forma
los veo. ¿Qué me han hecho en la mirada?
¿Es que voy a morir? Decidme, ¿cómo
veis a los hombres, a sus obra, almas
inmortales? Sí, ebrio estoy, sin duda.
La mañana no es tal, es una amplia
llanura sin combate, casi eterna,
casi desconocida porque en cada
lugar donde antes era sombra el tiempo,
ahora la luz espera ser creada.

No sólo el aire deja más su aliento:
no posee ni cántico ni nada;
se lo dan, y él empieza a rodearle
con fugaz esplendor de ritmo de ala
e intenta hacer un hueco suficiente
para no seguir fuera. No, no sólo
seguir fuera quizá, sino a distancia.
Pues bien: el aire de hoy tiene su cántico.
¡Si lo oyeseis! Y el sol, el fuego, el agua,
cómo dan posesión a estos mis ojos.
¿Es que voy a vivir? ¿Tan pronto acaba
la ebriedad? Ay, y cómo veo ahora
los árboles, qué pocos días faltan...