jueves, 6 de agosto de 2009

MARÍA SANGÜESA: AIXA

Fotografía de Assif Melloul

Este es uno de los poemas que voy a estrenar el próximo sábado en Creadores Nómadas. Y quiero compartirlo con vosotros. Es un pequeño homenaje a la tierra en la que nací. Fatma y Tara, que acompañaron toda mi infancia marroquí, a veces me llamaban Aixa, es por eso que elegí este nombre, en recuerdo de ellas.

AIXA

Indómita y salvaje tengo el alma.
Un negro purasangre me conduce
por las cimas del Atlas o el Sahara.

De cedros o de dunas es mi jaima,
conmigo llevo cuanto soy y tengo.
El viento es mi frontera. Y mi camino
un ouad de piedras secas y altos juncos.

Las crines del corcel son mi montura,
el aire me señala cada rumbo
y nunca se equivoca en sus designios.

Me acompañan mis sueños. Y mis cantos
se enredan en las breñas o en las ramas.
Camino sin saber de mi destino…
Mi raza es beréber, mi nombre es Aixa.

6 comentarios:

Amando Carabias María dijo...

¡Qué ritmo! Parece que uno galopa en ese córcel al que te refieres y a ti te lleva.
Me gusta Aixa, desconozco si tiene o no significado; así que sólo hablo por la sonoridad.
Enhorabuena.

Isolda dijo...

Aixa, bello nombre para tu bello poema. Besos del Atlas, María

Pepe Gonce dijo...

Precioso y entrañable poema María.
Mi hijo Álvaro tiene un blog con su novia Reyes: “Álvaro y Reyes. Viajes por el mundo” y el 18 de noviembre de 2008 colgó un post titulado “Escapada a la ciudad roja de Marrakech” con motivo de un viaje que hicieron a esa ciudad. Venía encantado. Si le quieres echar un vistazo Amando tiene el enlace entre sus blog usuales. Además te lo indico aquí: http://alvaroyreyes.blogspot.com/
Un abrazo.

Maria Sanguesa dijo...

Gracias, Amando. Creo que Aixa quiere decir la descendiente o la consorte del que manda. Supongo que se debían de referir a mi padre, pero ellas me decían que yo era hija de Dios, de Alá, como cualquier otro ser humano, claro. Un abrazo muy fuerte.

Maria Sanguesa dijo...

Sabes, Isolda, que siempre me encantan tus palabras y te las agradezco profundamente. Muchos besos.

Maria Sanguesa dijo...

Precioso el recorrido de tu hijo por Marrakech... una ciudad entre el Atlas y el Sahara. Es un lugar muy especial por su misterio y su belleza, tanto de la medina como de todo su entorno. Gracias, Gonce, muchos besos para ti y todos los tuyos.