sábado, 26 de septiembre de 2009

MARÍA SANGÜESA: PARA ADÁN


Muchas gracias a todos por el apoyo recibido en la realización del recital a favor de la Asociación Ana Bella. El aforo estuvo completo y mis compañeros, todos ellos, magníficos. Os traigo aquí, de nuevo, este poema que ya publiqué hace tiempo en el blog. Estoy plenamente convencida de la igualdad entre el hombre y la mujer, en todos los sentidos, pero este poema lo escribí dedicado a aquellos hombres que no creen en ella y que todavía, por desgracia, son bastantes:

PARA ADÁN

Mi barro es de Lilith y me condenas
al rol de esa Eva tonta y sometida,
costilla de un Adán indigno y bobo
que pierde el Paraíso por un fruto.

Aún se ríe la serpiente en la arboleda
de tanta idiocia eterna y desatino.
¡Ay, Adán! Suspiras siempre por un sueño:
sometida costilla, nunca apoyo...

Parte ósea es de ti ella, materia hecha
de oníricos deseos de dominio,
dependiente mujer, siempre incompleta...

Y reniegas del barro de ti mismo
de esta arcilla fluyente entre mis venas
que me hizo igual a ti: tu compañera.

(La Piel del Viento)




6 comentarios:

Isolda dijo...

¡Qué gran verdad, todavía! Pero que bien escrito, María. Muchos besos

Amando Carabias María dijo...

Si es que no son hombres, simplemente tenemos en común alguna cuestión morfológica: son bestias (pobres bestias), son la escoria.
Ayer ente Ana María Matute y Ángeles Caso hablaron de la mirada femenina en la literatura. No creo mucho en esas cosas, pero si la mirada masculina del mundo es la de la posesión visceral y el entendimiento de la compañera como un objeto, mejor me cambio de mirada.

María Socorro Luis dijo...

"Materia hecha de oníricos deseos de dominio"...

Todavía es vigente, por desgracia.

Muchos besos. Soco

Maria Sanguesa dijo...

Por desgracia, todavía es verdad. Grcias por tus palabras, querida Isolda. Muchos besos.

Maria Sanguesa dijo...

Tienes toda la razón, Amando, unas veces por mera brutalidad, otras por ignorancia, la mujer sigue siendo entendida como una posesión, o como un objeto, y no como una compañera en igualdad de condiciones... mientras esto sea así creo que la mirada femenina en la literatura será inevitable. Es lamentable la visión machista de algunos escritores. Ante ella, lo mejor es, por supuesto, cambiar de mirada, aunque esto no implica que la mirada tenga que ser femenina, creo que simplemente tiene que ser inteligente, lógica y humana. Besos.

Maria Sanguesa dijo...

Todavía, Soco, todavía. Y, si en en nuestro mundo occidental es así... ¿Qué decir de otros lugares del mundo? BESOS.