viernes, 30 de octubre de 2009

JOSÉ ÁNGEL BUESA: CANCIÓN DEL VIAJE

( Imagen de Internet)

Os traigo otro poema de Buesa, también es de despedida. Pero es que siempre me gustó muchísimo, tiene una musicalidad que le hace muy especial. Y, además, ¿quien no se ha sentido alguna vez en su vida como una maleta olvidada en un andén? Aunque no sea, necesariamente, por un amor, ya que los olvidos también pueden venir de los amigos, de los padres, de los hijos...

CANCIÓN DEL VIAJE

Recuerdo un pueblo triste y una noche de frío
y las iluminadas ventanillas de un tren.
Y aquel tren que partía se llevaba algo mío,
ya no recuerdo cuando, ya no recuerdo quien.

Pero sí que fue un viaje para toda la vida
y que el último gesto, fue un gesto de desdén,
porque dejó olvidado su amor sin despedida
igual que una maleta tirada en el andén.

Y así, mi amor inútil, con su inútil reproche,
se acurrucó en su olvido, que fue inútil también.
Como esos pueblos tristes, donde llueve de noche,
como esos pueblos tristes, donde no para el tren.

10 comentarios:

Flamenco Rojo dijo...

La verdad es que sólo le falta la música.

Un abrazo.
Pepe Gonce

Isolda dijo...

Es verdad, suena maravillosamente bien!
Gracias María, un beso que viaje hasta tí.

Amando Carabias María dijo...

No me queda más remedio que subrayar lo dicho por los amigos que me han precedido... Música, melodía, ritmo...
Es curioso sin embargo, que sea tan melancólico, tan triste, a pesar de tanto ritmo y tanta música...

amor y libertad dijo...

los poemas con ritmo como este me causan una tremenda sensación de consuelo

gracias, maría

María Socorro Luis dijo...

Qué belleza triste...
"como esos pueblos tristes, donde no para el tren"...

Muchos muchos cariños. Soco

Maria Sanguesa dijo...

Incluso creo, Gonce, que hay por ahí alguna música... ¡un abrazo!

Maria Sanguesa dijo...

Gracias, Isolda, otro beso viajero para ti, hasta pronto.

Maria Sanguesa dijo...

Todas las despedidas llevan su parte, más o menos grande, de tristeza. Muchos besos, Amando.

Maria Sanguesa dijo...

Es cierto, Santi, aunque tengan su toque de tristeza, parecen acunarte con su cadencia. Gracias a ti. Un beso.

Maria Sanguesa dijo...

Es curioso, Soco, pero las estaciones de ferrocarril en desuso siempre me hacen sentir una sensación de abandono muy intensa, es como si la vida hubiera pasado de largo por allí, sin intención de retorno. Muchos besos.