lunes, 29 de junio de 2009

JAVIER CALLE: LA MANADA



Aquí tenéis el vídeo de mi querido amigo, Javier Calle, canta un tema suyo con el que ha contribuido a LA MARCHA POR LA PAZ. Cuando digo que es mi amigo lo digo desde mi más profunda admiración y cariño. Javier es un artista que no puede vivir sin componer, la música le desborda, la creatividad es su motor. Y me ha dado una de las experiencias más interesantes y hermosas, dentro del mundo artístico que me rodea: ha musicalizado varios poemas míos. Algunos van a salir en su próximo álbum. Dos ya los tiene grabados, desde hace tiempo, los podéis escuchar desde aquí, solamente tenéis que pinchar bajo mi curriculum, donde pone música. Cuando estuve en la grabación de LA MARCHA POR LA PAZ, tocó algunos acordes de la música que ha compuesto para mi poema, La Piel del Viento, que es el que le da título a mi próximo libro; me aseguró que me iba a hacer llorar de emoción cuando escuchara la canción completa. Desde luego, lo que me mostró, me resultó impresionante. Me explicó que la va a estrenar el día de la presentación de mi poemario. Es posible que la presentación de su disco se adelante a la mía, ya que su CD está casi ultimado y yo he decidido no presentar mi poemario hasta Octubre (aunque ya está en imprenta), pero por ahí andarán nuestras fechas.
Le dije, hace ya unos meses, que le había escrito un acróstico, es mi manera de darle las gracias. No se lo he enviado nunca, pero hoy aprovecho esta circunstancia de mostrar su vídeo para que él lo pueda leer y, al mismo tiempo, para compartirlo con todos vosotros. Sé que le va a gustar, es tan generoso que sé que así va a ser. Pero me encantaría que, también, le gustara a sus hijas y a Carmen, sus tres principales fans. Justo detrás de ellas, en el cuarto puesto, voy yo.

Jardines que se prenden en las cuerdas,
Arpegios que brotan de las manos
Volando a un firmamento de cristales...
Irisadas alas que se elevan
En ingrávidas sendas de torcaces,
Reflejando mil versos en el aire.

Con ímpetu de Negritanotas derramadas,
Arrojadas al viento como amantes,
Liberados, al fin, para abrazarse
Largamente en las luces de la noche,
Estallada de música y escalas.

viernes, 26 de junio de 2009

CINTIO VITIER: EL DESPOSEÍDO

(Imagen tomada de Internet)

A veces, te das cuenta de que en realidad no se tiene nada. Nada que sea importante. No puedes sentirte dueño de la palabra, ni del tiempo, ni del espacio. La materia que te rodea, la propia consistencia de tu cuerpo, es tan fugaz, tan frágil, tan de paso, que ni tan siquiera es propiamente tuya, quizá sea tan sólo un préstamo que hay que devolver, más tarde o más temprano. Mientras tanto, lo único que hacemos nuestro son los sueños. Y así soñamos que somos, que tenemos, que vivimos, que amamos...

EL DESPOSEÍDO

No son mías las palabras ni las cosas.
Ellas tienen sus fiestas, sus asuntos
que a mí no me conciernen,
espero sus señales como el fuego
que está en mis ojos con oscura indiferencia.

No son míos el tiempo ni el espacio
(ni mucho menos la materia).

Ellos entran y salen como pájaros
por las ventanas sin puertas de mi casa.

Alguien habla detrás de esta pared.

Si cruzara, sería en la otra estancia:
el que habla soy yo, pero no entiendo.

Tal vez mi vida es una hipótesis
que alguno se cansó de imaginar,
un cuento interrumpido para siempre.

Estoy solo escuchando esos fantasmas
que en el crepúsculo vienen a mirarme
con ansia de que yo los incorpore:
¿querría usted negar, sufrir, envanecerse?
No es mía, les respondo, la mirada,
negar sería espléndido, sufrir, interminable,
esas hazañas no me pertenecen.

Pero de pronto no puedo disuadirlos,
porque no oigo ya mi soledad
y estoy lleno, saciado, como el aire,
de mi propio vacío resonante.

Y continúo diciéndome lo mismo, que no tengo
ninguna idea de quién soy,
dónde vivo, ni cuándo, ni por qué.

Alguien habla sin fin en la otra estancia.
Nada me sirve entonces. No estoy solo.
Estas palabras quedan afuera, incomprensibles,
como los guijarros de la playa.

Cintio Vitier

Poeta, novelista y ensayista cubano nacido en Cayo Hueso, La Florida. En 1938 publicó su primer libro de poemas. Graduado en Derecho Civil por la Universidad de La Habana en 1947, colaboró con la Revista Orígenes, trabajando como profesor de la Universidad Central de Las Villas y como traductor de francés. Es autor de minuciosos estudios sobre la obra de José Martí y en 1988 obtuvo el Premio Nacional de Literatura cubana. Es doctor honoris causa por la Universidad Central de Las Villas y fundador de la Sala Martiana de la Biblioteca Nacional de Cuba, así como del Centro de Estudios Martianos donde ha laborado como investigador y actualmente ostenta la condición de Presidente de Honor. Entre sus obras podemos destacar las novelas, De Peña Pobre (1980), Los papeles de Jacinto Finalé (1983) y Rajando la leña está (1986); los ensayos, Experiencia de la poesía (1944), Lo cubano en la poesía (1958), Poetas cubanos del siglo XIX (1969), Crítica sucesiva (1971) y Ese sol del mundo moral (1975); además de infinidad de libros de poesía. En el año 2002 recibió el Premio literario Juan Rulfo.

jueves, 25 de junio de 2009

RECITAL, UNIVERSIDAD NACIONAL TECNOLÓGICA DEL CONO SUR DE LIMA


RECITAL ECOLÓGICO DE POESÍA ORGANIZADO POR LA

UNIVERSIDAD NACIONAL TECNOLÓGICA DEL CONO SUR DE LIMA

JUEVES 25 DE JUNIO
MEDIODÍA
Leerán;
JUAN BENAVENTE
MARTHA CROSBY
MANUEL LÓPEZ
JOSÉ PANCORVO
JUAN JOSÉ SOTO

LUGAR: CAMPUS UNIVERSITARIO DE LA UNTECS

Sector 3 Grupo 1A 03 - Cercado (Av. Central y la Av. Bolívar) - Villa El Salvador

martes, 23 de junio de 2009

SERRAT: SOY LO PROHIBIDO



¿Quién no ha sentido alguna vez la tentación de lo prohibido? Quién, en algún momento, no se ha encontrado con una mirada que se se le hunde en lo más profundo del ser. Puede ocurrir en el lugar más inocente, pongamos que en una comida o en una cena de amigos, en medio de una conversación más o menos intrascendente. Alguien, que no conoces, se te sienta enfrente. Sus ojos se fijan en los tuyos y una parte de ti se queda prendida, y prendada, de la misteriosa noche que refulge en sus pupilas. Esa noche te atrae, te llama con su fulgente hondura, no sabes nada de esa persona, tan sólo su nombre y algún comentario vertido al azar por quien te lo acaba de presentar, pero notas como se tienden puentes en el aire, se anudan invisibles hebras de complicidad en cada frase, en cada gesto, en cada sonrisa. La gente se va marchando, después de los postres, y tú deseas prolongar aquella magia. Y no sabes por qué, pero te quedas. Y la conversación vira hacia lo personal. Entonces, puede ser que se nombre a un amor ausente, un amor que está lejos del entorno de esa persona, un amor que no está con esa persona, pero que está en su vida. Y notas un aguijón que te traspasa, una desazón que se apodera por entero de ti, un miedo intenso e indefinible que te impulsa a desear huir, pero te quedas. No sabes por qué, pero te quedas, mientras notas que te sumerges en una extraña espiral de atracción fatal. Después, en el refugio de tu hogar, piensas que la soledad anda haciendo de las suyas y procuras no pensar más en quien te ha impactado de aquella manera, te esfuerzas en borrar de tu mente aquel encuentro. Pero el destino es caprichoso y los círculos de amigos no tan amplios. Y te das cuenta de que es inevitable coincidir algunas veces. La tentación despliega sus alas y planea sobre ti, te cerca, te hace guiños desde el aire. Y, cada vez que vuelves a encontrarte con esa persona, parece que el firmamento se te derrama encima y te anega de luceros, pero también el miedo a eso, que no acabas de controlar del todo, se te precipita sobre el pecho y te produce taquicardias... entonces decides que ya no quieres volver a ver más a esa persona, que no vas a contestar a sus llamadas, que no vas a ir a ningún lugar en el que pueda volver a iniciarse (o continuarse) una conversación. ¿Y cómo le puedes explicar a alguien que estás evitando nuevos encuentros no porque no te guste, sino porque te gusta demasiado? Pero tú sabes, y eso es lo que importa, que te asusta, te da miedo, te da pavor, te aterra, la posibilidad de llegar a ser aquello que siempre rechazaste visceralmente: el morbo, lo oculto, lo prohibido...

SOY LO PROHIBIDO

Soy ese vicio de tu piel
que ya no puedes desprender.
Soy lo prohibido.

Soy esa fiebre de tu ser
que te domina sin querer.
Soy lo prohibido.

Soy esa noche de placer,
la de la entrega sin papel.
Soy tu castigo.

Porque en tu falsa intimidad
en cada abrazo que le das
sueñas conmigo.

Soy el pecado que te dio
nueva ilusión en el amor.
Soy lo prohibido.

Soy la aventura que llegó
para ayudarte a continuar
en tu camino.

Soy ese beso que se da
sin que se pueda comentar.

Soy ese nombre que jamás
fuera de aquí pronunciarás.

Soy ese amor que negarás
para salvar tu dignidad.

Soy lo prohibido.

lunes, 22 de junio de 2009

CLAUDIO RODRÍGUEZ: UN VIENTO

(Imagen tomada de Internet)

El viento, siempre el viento que va y que viene, que todo lo trastoca. Pero que se lleva lo que no tiene consistencia, lo liviano, lo que no arraiga, las hojas secas de los árboles, así como las de los libros expuestos a su paso... esas hojas que tanta fatiga nos cuesta pasar y que, a veces, es tan generoso que las arranca y se las lleva allá lejos, a donde ni las podemos alcanzar... ¡Qué suerte que el viento arranque de nuestras vidas esas historias! Y los nombres de los protagonistas que han entrado de cuña en ellas, sin que nadie los llame, a llevarse nuestra paz interior y nuestra intimidad, nuestra dedicación, nuestro pan y nuestro trabajo. Y aún se creen con derecho a reprocharnos que no hayamos tenido fuerzas para prolongar más la situación , porque esa compañía no pedida, ni necesitada, esa intrusión en nuestro día a día, que nos deja exhaustos anímica y económicamente, parece ser que se considera un favor (carísimo favor), a cambio de escucharnos (muchas veces tras formularnos directamente preguntas indiscretas) con fingida atención y simulado cariño, olvidando todo cuanto nosotros también hemos tenido que oirles, que ayudarles, cuidarles, compartir y apoyar en todos los sentidos ¡Qué se lleve el viento a quienes son capaces de ponerle a la amistad un precio! ¡Qué arrastre a quienes no son capaces de comprender que tú tienes el derecho y la necesidad de tu soledad buscada !¡ Qué aparte de tu camino a quienes piensan que se les debe algo por habértela invadido sin piedad! Lo dicho, que se lleve el viento todo lo que no tiene consistencia. Y que nos limpie de rencores, de la amargura que provoca la ingratitud, de falsos afectos y afecciones. Que este mágico viento de Junio nos devuelva la paz interior y nos ayude a que se nos ilumine hasta el último pliegue de nuestra alma, que nos ayude a llenarnos de calidez, que nos ayude a no perder la generosidad, que nos ayude a no perder la capacidad de amar...

UN VIENTO

Dejad que el viento me traspase el cuerpo
y lo ilumine. Viento sur, salino,
muy soleado y muy recién lavado
de intimidad y redención, y de
impaciencia. Entra, entra en mi lumbre,
ábreme ese camino
nunca sabido: el de la claridad.
Suena con sed de espacio,
viento de junio, tan intenso y libre
que la respiración, que ahora es deseo
me salve. Ven
conocimiento mío, a través de
tanta materia deslumbrada por tu honda
gracia.
Cuán a fondo me asaltas y me enseñas
a vivir, a olvidar,
tú, con tu clara música.
Y cómo alzas mi vida
muy silenciosamente
muy de mañana y amorosamente
con esa puerta luminosa y cierta
que se me abre serena
porque contigo no me importa nunca
que algo me nuble el alma.

domingo, 21 de junio de 2009

PEDRO SALINAS: NO RECHACES LOS SUEÑOS

(Imagen tomada de Internet)

Para vivir en plenitud hay que soñar. Los sueños generan nuestras realidades pues quienes los rechazan, los niegan, tan sólo están viviendo media vida. Una vida de sombras es una gradación de grises, es un transitar en la tristeza de lo meramente rutinario, es un negarse a la ilusión, es un castrarse las alas para poder volar hacia la alegría y la luz de trazar y conseguir metas. Y para un creador, negarse a soñar es perder la capacidad de crear y sumergirse en el infierno de la frustración.
Hoy, aquí, celebramos el solsticio de verano, día mágico para los sueños.

NO RECHACES LOS SUEÑOS POR SER SUEÑOS...

No rechaces los sueños por ser sueños.
Todos los sueños pueden
ser realidad, si el sueño no se acaba.
La realidad es un sueño. Si soñamos
que la piedra es la piedra, eso es la piedra.
Lo que corre en los ríos no es un agua,
es un soñar, el agua, cristalino.
La realidad disfraza
su propio sueño, y dice:
”Yo soy el sol, los cielos, el amor.”
Pero nunca se va, nunca se pasa,
si fingimos creer que es más que un sueño.
Y vivimos soñándola. Soñar
es el modo que el alma
tiene para que nunca se le escape
lo que se escaparía si dejamos
de soñar que es verdad lo que no existe.
Sólo muere
un amor que ha dejado de soñarse
hecho materia y que se busca en tierra.


sábado, 20 de junio de 2009

RAFAEL POMBO: OUR LIFE IS TWOFOLD

(Imagen tomada de Internet)


Sin la oscuridad no podríamos apreciar la luz, sin la maldad el bien sería tan cotidiano que no sabríamos valorarlo, sin la fealdad la belleza sería tan normal que no nos diría nada. En la vida todo necesita tener su contrario porque en el contraste es donde se encuentra el verdadero sentido de las cosas, en la comparación es donde podemos dimensionar los objetos, las emociones, los sentimientos... Nadie es consciente de que es feliz si no ha sufrido antes, puesto que para aquel que no haya sufrido se trata de un estado de normalidad. Y esa felicidad, ese instante feliz, no será igual para quienes han atravesado grandes dolores que para quienes han tenido tan sólo algunas contrariedades. En la dualidad del contraste tenemos que vivir, lo bueno y lo malo, cada día que se nos presenta. En nuestra dualidad humana tenemos que probarnos, cada día que amanece, para sujetar la parte oscura y dejar que aflore y se muestre la luminosa. Y a veces, cuando te pisan donde te duele, cuando te avasallan, cuando te humillan, cuando te desprecian, cuando te ningunean, cuando te agreden, es tan difícil sujetarla que yo diría que hasta es sano dejar que tu parte oscura te defienda de todas las oscuridades ajenas. Aunque sea tan sólo para que luego tu luz se muestre con más fuerza.

OUR LIFE IS TWOFOLD


Doble es el hombre; ángel y bestia unidos

Disputándose el cetro en lucha ingrata.

Doble es el mundo:-espíritu y sentidos,

Cada cual en su mundo se dilata.

Doble es la vida: a todos los nacidos

El tiempo a un doble fin nos arrebata,

Nudo entre lo visible y lo invisible,

El polvo y Dios, lo eterno y lo finible.


Rafael Pombo. 1860

viernes, 19 de junio de 2009

GLORIA FUERTES: AMOR QUE LIBERA

(Imagen tomada de Internet)

Cuando se sufre por amor todo se oscurece, la tormenta interior abarca todo nuestro mundo. La torrentera de nuestras lágrimas, las visibles y las invisibles, forma una neblina que impide que podamos sentir el calor y el color del sol, nuestro entorno se difumina y parece perderse, más allá del horizonte, en una sucesión de grises tonalidades de inmensa trayectoria, de inconmensurables limes. La pena se enrosca en nuestra alma como una letal serpiente que nos envenena la vida, cercando nuestra capacidad de dicha hasta incapacitarnos para poder distinguirla o apreciarla, si es que se acerca a nuestro lado.Y así, de esta manera, vamos sembrando la desdicha a nuestro alrededor. Ahora bien, si nuestra inteligencia emocional funciona debidamente, con el tiempo, todo se va apaciguando, todo se asimila y se supera. Se pasa página, decimos de manera coloquial. Hacerlo supone una indudable muestra de salud mental y de madurez emocional. Si, además, se tiene la suerte de que aparezca quien nos demuestre su interés, su apoyo, su dedicación, su comprensión, su afecto, su ternura, su presencia, su hombro, su mano, su mirada, su risa, su sonrisa, , sus ganas de ser feliz y de que tú, también, lo seas. Entonces, el mundo se vuelve a llenar de luminarias, la serpiente estalla en serpentinas y confeti, la neblina se disipa en haces de luz que penetran hasta el último pliegue de tu mente y de aquello intangible que llamamos alma. Y te liberas del peso del dolor, de aquel dolor que te cercaba, te oprimía, te apretaba, te asfixiaba... Y vuelves a vivir en plenitud, y te arriesgas a caminar de nuevo por la senda de la ilusión, de la esperanza, de la confianza, de la dicha, de lo que es, en definitiva, esto que llamamos vida y que te hace vivir, de verdad, la VIDA.

AMOR QUE LIBERA

Ya no soy la niña amarga
que tenía un mar de llanto
y alta ortiga por el alma.
Ya no soy la niña enferma
que al oír risas lloraba;
ya salí del solitario
bosque que me acorralaba.
Ahora soy la niña verde,
porque floreció mi calma.
Ya no soy la loca triste,
ya no soy la niña blanca,
nuevo amor ha traspasado
con el nardo de su lanza
mi corazón, que ahora tiene
un nombre de menta y ámbar.
¡Ay cuánta sonrisa noto
que trepa por mis espaldas!
¡Qué brillo tienen mis ojos
-viudos de siete mil lágrimas-!
La vida me sabe a verso
y los besos a manzana.
-El monte arregla sus pinos,
por las rocas el mar baila-.
El amor danza en mi pecho.
¡Ya me quiere! ¡Ya me aguarda!
Ya no soy la loca triste,
que al oír risas gritaba;
ahora soy la niña dulce,
ya no soy mujer amarga.

GLORIA FUERTES

miércoles, 17 de junio de 2009

JACQUES PRÈVERT: CANCIÓN PARA DOS CARACOLES



Debió de ser la lectura de Prevèrt, antes de que el sueño se adueñara de mis párpados y después de tantos años... Una pálida rendija de luz, un fino halo, se abrió paso entre las delgadas lamas de la persiana y osó atravesar mi habitación. Me despertó su impertinente intrusión dentro de la penumbra de mi cuarto. Iba a cortarle el paso a aquella descarada, cuando noté dos delgadas líneas que parecían fosforecer bajo su reflejo. Eran como dos mínimos senderos, de tonalidades irisadas, que se abrían paso sobre la madera del suelo. Y les pude ver. Dos caracoles de concha oscura caminaban, se deslizaban, con majestuosa lentitud sobre el parquet, dejando una resbaladiza estela tras su lánguido paso. Parecían dirigirse a una esquina. Un rincón en el que, con la ayuda de aquella intrusa liminiscencia, me pareció divisar unos pequeños promontorios, más o menos cónicos, que desprendían unas hebras de humo que se enroscaban en el aire para irse desplegando como una tela de araña. No puede ser, me dije a mí misma, precisamente anoche tan sólo bebí agua, y antes de dormir me tomé una infusión de hierbaluisa y tila, mientras leía. Busqué la llave de la luz, con manos trémulas, y tiré la taza y el libro sobre el suelo. Cuando conseguí encender la lámpara vi que no había rastro de los caracoles, y que en aquella esquina tan sólo se encontraba mi albornoz, que se había descolgado del perchero. La taza estaba hecha añicos, recogí el libro de Prevèrt, PAROLES, que estaba abierto, exactamente, por este poema:

Canción para dos caracoles que van a un entierro

Al entierro de una hoja seca
se van dos caracoles
tienen la concha oscura
crespón llevan de moño
bajo los arreboles
se fueron sin premura
una tarde de otoño

Cuando llegaron era
ay ya la primavera
todas las hojas secas
habían resucitado
y cada caracol
se sintió muy frustrado
mas aparece el sol
el sol que apenas nace
les habla y así empieza
sentaos aquí si os place
un vaso de cerveza
tomárselo en un tris
mas si lo preferís
tomad quizá os aguarde
el bus para París
partirá por la tarde
veréis a vuestro antojo
la campiña feliz
sin luto así me alegro
lo digo sin sonrojo
porque el luto de negro
pone el blanco del ojo
y lo vuelve a uno feo
esos cuentos de féretros
oírlos no deseo
por ser de triste género
revestid por favor
de la vida el color
luego animal y bestia
los árboles las plantas
entonaron con brío
perdiendo la modestia
forzando las gargantas
la canción del estío
como el calor les arde
brinda todo el gentío
es una linda tarde
linda tarde de estío
y los dos caracoles
se van a casa en fila
se van sin desencanto
dichosos los alcoholes
como bebieron tanto
vacilan un poquito
desde el cielo infinito
la luna los vigila.

Jacques Prèvert

Versión de Enrique Uribe White

SERRAT: NO HAGO OTRA COSA QUE PENSAR EN TI



No sé, hoy añoro el mar y no puedo dejar de pensar en él, se me escabulle la mente más allá de la ventana. Pienso, seriamente, que las musas se me deben de haber escapado para jugar a cabalgar sobre el agua, estarán rompiendo la espuma de las olas sobre hipocampos de cristal o a lomos de alguna rama de coral, fugitiva y con vocación de vagabunda.
Las palabras se me enrevesan en el cuaderno, están absolutamente enredadas, parecen una rebelión de hormigas, hartas de tanto trabajo y tanta disciplina. Pero es que las teclas del ordenador se me escapan, rabiosas, como un enjambre de avispas decididas a inocularme su ponzoña junto a una dolorosa sensación de quemazón...
¡Volved, amigas!, les pido a las musas. Y sólo me responde el silencio. Al menos regresa tú, Érato, le suplico mientras voy colgándole en el aire sugerencias para que me traiga un soplo de poesía con su aliento. Pero debe de estar seduciendo a algún otro poeta con el que se cruzó por esos caminos de humo y de viento.
En fin, que hoy las musas han "pasao" de mí.


No hago otra cosa que pensar en ti
por halagarte y para que se sepa,
tomé papel y lápiz y esparcí
las prendas de tu amor sobre la mesa.

Buscaba una canción y me perdí
en un montón de palabras gastadas,
no hago otra cosa que pensar en ti
y no se me ocurre nada.

Enciendo un cigarrillo, y otro más...
un día de estos voy a plantearme
muy seriamente dejar de fumar
por esta tos que me entra al levantarme...

Busque, mirando al cielo, inspiración
y me quedé colgado en las alturas.
Por cierto, al techo no le iría nada mal
una mano de pintura.

Miré por la ventana y me fugué
con una niña que iba en bicicleta.
Me distrajo un vecino que también,
no hacia más que rascarse la cabeza.

No hago otra cosa que pensar en ti...
Nada me gusta más que hacer canciones,
pero hoy las musas han "pasao" de mi.
Andarán de vacaciones.

Letra: Joan Manuel Serrat

martes, 16 de junio de 2009

GIL DE BIEDMA: NO VOLVERÉ A SER JOVEN

(Imagen tomada de Internet)

Hay veces en las que las horas se hacen lánguidas, pegajosas, como ese papel infame que se utilizaba para atrapar las moscas. Hay momentos en los que el tiempo se enrosca en la muñeca, mientras las agujas van trenzando mallas de puntos y minutos, igual que si fuesen los jerseys que iba tejiendo mi abuela para cuando llegase el frío. Y ves que las palabras huyen hacia el techo, perforan los forjados y se pierden en el cielo, emborronando el viento, mientras tú esperas que se haga el milagro y se te pose sobre el papel una chispa de luz, una nimia luciérnaga...y te das cuenta de lo inexorable de esa caída de la arena que marca nuestro paso por la vida. Y tomas conciencia de que ya no es lo mismo, de que nunca volverás a ser joven.

NO VOLVERÉ A SER JOVEN

Que la vida iba en serio
uno lo empieza a comprender más tarde
-como todos los jóvenes, yo vine
a llevarme la vida por delante.

Dejar huella quería
y marcharme entre aplausos
-envejecer, morir, eran tan sólo
las dimensiones del teatro.

Pero ha pasado el tiempo
y la verdad desagradable asoma:
envejecer, morir,
es el único argumento de la obra.

"Poemas póstumos" 1968

lunes, 15 de junio de 2009

JOSEFA PARRA: LO INNOMINADO

Imagen de Josefa Parra tomada de Lavoz Digital.es

Aquí tenéis otro poema de Josefa Parra. Su voz y su sensibilidad para expresar el universo femenino frente a los sentimientos me parecen muy acertados y hermosos. Me gusta seguir su obra, aunque no tengo la suerte de conocerla personalmente.


Lo sabíamos ambos,
por eso era superfluo repetirlo – también eso sabíamos – ,
aunque a veces la noche se encarnizara en darnos
las palabras más bellas, por si acaso crecían.
Esas veces que faltaba un mal minuto
para que hubiese chispas rodando por el suelo,
y había que apartar los ojos, y amarrarse
los lazos casi sueltos de la triste cordura.

Porque también sabíamos que era cosa de locos,
desvarío extremado (aunque, sí, delicioso)
y que era necesario extirparlo de golpe,
o sacarle los ojos, o cortarle las manos,
para que no saliese
a la luz y mostrase
su inocencia perfecta, que no iba a entender nadie.



De "Elogio a la mala yerba" 1996

domingo, 14 de junio de 2009

GOYA GUTIÉRREZ: EN EL POEMA

El pasado día 11, en Barcelona (Casa del Libro), Goya Gutiérrez presentó su último libro de poesía: Ánforas.
Me envió a casa un ejemplar, se lo agradezco infinitamente. En primer lugar por el precioso detalle de acordarse de mí y, también, porque me ha parecido un gran libro de poemas. Es de lo mejor que he leído. He disfrutado desde la primera a la última página. Aquí os dejo el enlace de su página Web para que obtengáis más información sobre una de las voces poéticas de mayor importancia dentro del ámbito literario de nuestro país. Y, además, el poema con el que abre su espléndido libro, editado por Devenir/Poesía, bajo la dirección de Juan Pastor.http://www.telefonica.net/web2/goya-gutierrez/

EN EL POEMA

I

Huele hoy la casa a brisa a mariposa
a posos de memoria emergiendo
Como un collar de perlas que se suelta
por dentro algo se va desenhebrando

Me alimento del tiempo
que habitaba archivado en las estanterías
Desentierro con tus ojos las páginas ajenas
las ciñes a tus pies
De los pasos que transitan mi sueño
gotea una metáfora incompleta
inicio de un poema
Atraviesa una gaviota las paredes
de tu propio idioma

Se te escurre entre los dedos quisieras
vaciar las palabras fusionándolas
hasta lograr su alquimia
Embozar y acurrucar

algún invierno de desoladas grietas

viernes, 12 de junio de 2009

MARÍA SANGÜESA: SONETO DE VERANO

Prroyección Universo Dalí (Internet)

Se acerca ya el verano y, con estos calores que comienzan a hacerse notar, he recordado que un día, mientras paseaba por la madrileña plaza de Felipe II, me detuve a contemplar el Dolmen que Salvador Dalí regaló a esta urbe. Poco tiempo después, Joan Lluis Montané, me invitó a participar en el homenaje al Dolmen, que a su vez es un monumento dedicado a Isaac Newton. Recordando aquel paseo escribí cinco poemas. Cuatro de ellos eran sonetos que recogían las cuatro estaciones del año, relacionando cada una de ellas con un elemento y una hora del día... Este que hoy os muestro es aquel primer poema de la serie que se me ocurrió, mientras el sol caía de pleno sobre mí...


SONETO DE VERANO


Brotan gotas de lava y van danzando,

vertiéndose la roca en ríos de fuego,

bajo un cielo de añiles encendido

por el cenit de un sol en pleno estío.


Crisoles reverberan en el bronce,

desnudo sobre el tiempo y resignado

a ese sordo zumbido de las calles

de asfálticos arroyos y alquitranes.


Y se tiende la piedra en largo sueño.

mientras fluyen en ella los recuerdos

de un vientre hecho de magma generoso.


Solsticios y equinoccios van pasando

sobre la roca alzada en grito sordo

que hoy despierta al calor. Y arde en tus ojos.

jueves, 11 de junio de 2009

DULCE MARÍA LOYNAZ: LA NOVIA DE LÁZARO

Giotto di Bondone

LA NOVIA DE LÁZARO (FRAGMENTO DEL POEMA EN PROSA).
-I-

Vienes por fin a mí, tal como eras, con tu emoción antigua y tu rosa intacta, Lázaro rezagado, ajeno al fuego de la espera, olvidado de desintegrarse, mientras se hacía polvo, ceniza, lo demás.

Vuelves a mí, entero y sin jadeos, con tu gran sueño inmune al frío de la tumba, cuando ya Martha y María, cansadas de esperar milagros y deshojar crepúsculos, bajan en silencio lentamente la cuesta de todas las Bethanias.

Vienes; sin contar con más esperanza que tu propia esperanza ni más milagro que tu propio milagro. Impaciente y seguro de encontrarme uncida todavía al último beso.

Vienes todo de flor y luna nueva presto a envolverme en tus mareas contenidas, en tus nubes revueltas, en tus fragancias turbadoras que voy reconociendo una por una...

Vienes siempre tú mismo, a salvo del tiempo y la distancia, a salvo del silencio: y me traes como regalo de bodas, el ya paladeado secreto de la muerte.

Pero he aquí que como novia que vuelvo a ser, no sé si alegrarme o llorar por tu regreso, por el don sobrecogedor que me haces y hasta por la felicidad que se me vuelca de golpe. No sé si es tarde o pronto para ser feliz. De veras no sé; no recuerdo ya el color de tus ojos.

lunes, 8 de junio de 2009

JOAQUÍN SABINA: CONTIGO



Sabina es el poeta de lo cotidiano, de lo coloquial, cuando canta al amor lo hace desde su punto de vista, desde el desenfado, pero también desde la autenticidad. Cuando el amor se muestra en su plenitud, en su profundidad, todo lo demás es accesorio. Las fechas y los ritos están de más, lo importante es lo que se siente, lo que te desborda dentro de tu ser y desde de la libertad de saber que no se ha creado ninguna dependencia material, que se deja al otro el suficiente espacio para no asfixiarlo, ni que te asfixien: "No quiero llevarte las maletas, ni quiero que elijas mi champú"...
Pero sí que se sienta con la intensidad de saber que algo muere, que la vida se va difuminando en el vacío, si es que el otro te va a faltar.

CONTIGO

Yo no quiero un amor civilizado,
con recibos y escena del sofá;
yo no quiero que viajes al pasado
y vuelvas del mercado
con ganas de llorar.
Yo no quiero vecinas con pucheros;
yo no quiero sembrar ni compartir;
yo no quiero catorce de febrero
ni cumpleaños feliz.

Yo no quiero cargar con tus maletas;
yo no quiero que elijas mi champú;
yo no quiero mudarme de planeta,
cortarme la coleta,
brindar a tu salud.
Yo no quiero domingos por la tarde;
yo no quiero columpio en el jardín;
lo que yo quiero, corazón cobarde,
es que mueras por mí.

Y morirme contigo si te matas
y matarme contigo si te mueres
porque el amor cuando no muere mata
porque amores que matan nunca mueren.

Yo no quiero juntar para mañana,
no me pidas llegar a fin de mes;
yo no quiero comerme una manzana
dos veces por semana
sin ganas de comer.
Yo no quiero calor de invernadero;
yo no quiero besar tu cicatriz;
yo no quiero París con aguacero
ni Venecia sin ti.

No me esperes a las doce en el juzgado;
no me digas "volvamos a empezar";
yo no quiero ni libre ni ocupado,
ni carne ni pecado,
ni orgullo ni piedad.
Yo no quiero saber por qué lo hiciste;
yo no quiero contigo ni sin ti;
lo que yo quiero, muchacha de ojos tristes,
es que mueras por mí.

Joaquín Sabina

GABRIEL CELAYA: ¿QUIÉN ERES?

(Imagen tomada de Internet)

A veces, creemos que conocer a alguien es un instante de luz y le damos un lugar en nuestra vida, en nuestro día a día...de repente nos detenemos a mirar, no sus ojos, ni esa boca que nos sonríe o nos besa, sino aquello que habita detrás de su mirada, aquello que se escapa detrás de las palabras que surgen de esos labios que nos han besado y parecieron sembrarnos de esperanza. Y esas palabras que nos detenemos a mirar, a ver, más que a escuchar, son tan oscuras, llevan tal carga de sombra que nos cubren de espanto y desconcierto. Y, entonces, nos preguntamos, ¿quién eres?


¿QUIÉN ERES?

Con cambiarte de traje, te cambio también de alma.
( No adivinas mi angustia. No sé casi quién eres. )

Si te revuelvo el pelo tú ríes locamente
mientras a mí me duele sentirte tan informe.

Tanto puedo variarte que no sé ya que quiero.
Tú puedes serlo todo. Tú eres la misma nada.

Y te ríes, y acaso, si tus labios me buscan
son solo una medusa de silencio anhelante.

GABRIEL CELAYA

domingo, 7 de junio de 2009

PABLO NERUDA: CIEN SONETOS DE AMOR


Los Cien Sonetos de Amor me hicieron descubrir a  Neruda cuando me encontrba en plena adolescencia, se convirtió en mi libro favorito, lo leía incansablemente y  a escondidas. Tenía prohibido leer a quien se mostrara abiertamente comunista... menos mal que yo era rebelde y curiosa y nunca aceptaba una prohibición que no estuviese basada en motivos irrefutablemente lógicos, como por ejemplo: si te tiras desde un quinto piso te puedes matar, lo que era de una lógica aplastante. Pero todo lo que rodeaba el arte y la literatura, es decir, los procesos creativos, esos lugares de la mente y del alma donde el ser humano tiene que sentirse libre para crear belleza, sea del signo que sea, quedaban excluidos de cualquier tipo de consideración ideológica y fuera de cualquier conducta punitiva. Así debería ser siempre, para mí lo ha sido durante todo lo que de vida llevo ya vivido, que es mucho, y lo seguirá siendo el tiempo que me quede, que no es tanto. La única pena que me va a quedar es que siempre soñé con ser la Matilde de algún poeta  que cometiese conmigo esta especie de locura de dedicarme todo un poemario de al menos cien poemas de amor, aunque no fuesen sonetos, y a estas alturas veo que voy a llegar a apagarme sin cumplir semejante sueño. ¡Qué lástima! En fin, siempre podré seguir releyendo estos poema de Don Pablo en los que, cada vez que lo hago, suelo encontrar algún nuevo matiz con el que me identifico.

Soneto III 

Aspero amor, violeta coronada de espinas, 
matorral entre tantas pasiones erizado, 
lanza de los dolores, corola de la cólera, 
por qué caminos y cómo te dirigiste a mi alma? 

Por qué precipitaste tu fuego doloroso, 
de pronto, entre las hojas frías de mi camino? 
Quién te enseñó los pasos que hasta mí te llevaron? 
Qué flor, qué piedra, qué humo mostraron mi morada?
 
Lo cierto es que tembló la noche pavorosa, 
el alba llenó todas las copas con su vino 
y el sol estableció su presencia celeste, 

mientras que el cruel amor me cercaba sin tregua 
hasta que lacerándome con espadas y espinas 
abrió en mi corazón un camino quemante.

Pablo Neruda

sábado, 6 de junio de 2009

EXPOSICIÓN DE JAVIER COPPEL

Campos de trigo para siempre

El inacabado
La boda
Mujeres-1

JAVIER COPPEL

Del 7 de Junio al 3 de Julio de 2009

ARTE BAR CULTURAL

C/ San Bruno 3

METRO LA LATINA 
MADRID

"Pinturas de distintas épocas y estados de ánimo, sin estilo definido ni pretendido, de la imaginación y el sentimiento, libertad en la expresión y en el pensamiento..."

Javier Coppel cursó estudios de Bellas Artes, pero ha pintado desde siempre. Y le araña minutos al tiempo para poder seguir expresando su creatividad mediante los pinceles. Es un artista vocacional que, como tantos de nosotros, ha tenido que dedicarse a otros trabajos por imperativos prácticos de la vida. Así ha llegado a ser uno de los profesores de tenis más reconocidos de nuestro panorama deportivo, por su escuela han pasado muchos nombres famosos... Pero esto de la pintura es una necesidad para él, es el cauce por el que discurre su mundo interior. Cómo él mismo nos cuenta en su invitación, su obra es fruto de la imaginación y del sentimiento. Casi todos los poetas utilizaríamos, más o menos, las mismas palabras para indicar la base de nuestras creaciones. Y es que Coppel es un poeta que pinta, que nos deja un universo mágico en cada uno de sus lienzos, en ellos circula un aire de recuerdos con tintes de ensoñación, un halo de nostalgia y un cierto misterio, como el de esas fotografías antiguas que sé que le fascinan. Y, además, los cielos que deja plasmados en muchos de sus cuadros, alcanzan potestad de protagonismo, el colorido y el movimiento que nos transmite con sus juegos de luces entre las nubes les da vida propia. Las figuras femeninas son una constante en su obra, los ojos de sus mujeres tienen ese punto inquietante que solamente he percibido en Modigliani y en él. 
A partir de mañana, a las 21,30, podréis (y podremos), disfrutar de su obra. Le felicito de antemano por la valentía de hacer realidad sus sueños. Y sería muy enriquecedor para todos nosotros que nos podamos acercar, en algún momento, para compartirlos con él, ya que un pintor de su calidad artística y humana es rara avis dentro de nuestro panorama cultural contemporáneo.  



viernes, 5 de junio de 2009

BENEDETTI: HAGAMOS UN TRATO

(Imagen tomada de Internet)

Fueron muchos los poemas de Benedetti que recitamos el otro día durante su homenaje. De todos ellos, éste es uno de los que me tocó leer a mí. Y me parece maravilloso, tanto es así que su lectura me emocionó tan profundamente que, no sé por qué, tuve que reírme para ocultar mis lágrimas ...

HAGAMOS UN TRATO

Cuando sientas tu herida sangrar
cuando sientas tu voz sollozar
cuenta conmigo.

(de una canción de Carlos Puebla)


Compañera,
usted sabe
que puede contar conmigo,
no hasta dos ni hasta diez
sino contar conmigo.

Si algunas veces
advierte
que la miro a los ojos,
y una veta de amor
reconoce en los míos,
no alerte sus fusiles
ni piense que deliro;
a pesar de la veta,
o tal vez porque existe,
usted puede contar
conmigo.

Si otras veces
me encuentra
huraño sin motivo,
no piense que es flojera
igual puede contar conmigo.

Pero hagamos un trato:
yo quisiera contar con usted,
es tan lindo
saber que usted existe,
uno se siente vivo;
y cuando digo esto
quiero decir contar
aunque sea hasta dos,
aunque sea hasta cinco.

No ya para que acuda
presurosa en mi auxilio,
sino para saber
a ciencia cierta
que usted sabe que puede
contar conmigo.

jueves, 4 de junio de 2009

CHAVELA VARGAS Y ANA BELÉN: AMANECÍ EN TUS BRAZOS



Un clásico de siempre en dos voces privilegiadas. ¿Hay algo más hermoso que despertar entre los brazos de un sueño? Soñemos pues... y que el tiempo tenga la última palabra. O la penúltima.

lunes, 1 de junio de 2009

MARÍA SANGÜESA: AUSENCIA

Imagen tomada de Internet


AUSENCIA


Era la soledad mi compañera.
Recorría con ella los caminos
de negras obsidianas empedrados
bajo trémulas luces mortecinas.

Me acompañaba con toda su dulzura
de fruta madurada en el silencio.
Y acompasaba el paso de mi ensueño
con la savia creadora de las viñas.

Pero quiso el azar pintar de lunas
una noche cualquiera del invierno.
Y atravesó su luz nuestras miradas.

A esta espera de ti la llamo tiempo.
Y huyó la soledad. Hoy es la ausencia
la sombra compañera de mis días.