martes, 26 de enero de 2010

ÁNGEL LUIS ROMO: CIENCIA O SUEÑO


CIENCIA O SUEÑO
Sueño nos da la fe, muerte la ciencia
(Miguel de Unamuno)


A ti, que vives sólo por la ciencia,
y que lo explicas todo con la lógica,
incluso lo que no entendiste. A ti,
que tienes la razón por herramienta,
y vives descifrando lo que observas,
Santo Tomás, tu dedo en las heridas,
te digo: que he vivido abandonándome,
un poco de anarquía, persiguiendo
luces entre las sombras, corazones
anchos como el océano, mentiras
que resultaron ciertas, relegados
enigmas que se aislaron de lo empírico…
para saber al fin lo que deseo.
Me quedo con la duda de los niños
y la verdad que anida en pechos blancos,
con el misterio oculto en la Pirámide,
y esos profundos sueños de la Puerta
de Asta que revelaron los poetas.
Me quedo con lo espeso de los bosques,
el rincón de las hadas y los duendes,
y también con la magia de las manos.
Me quedo con la vida, la esperanza,
y con el ulterior paso del alma
por esa senda insondable, infinita,
y con un corazón muerto de amor
al que llamemos nuestro. Y te aseguro:
ni puede la razón explicar todo,
ni debe ensombrecer mi fantasía.


Ángel Luis Romo


Cuando Ángel me envió ayer este poema, para conocer mi opinión, me pareció un poema hondo e intenso. Ya tiene publicados, que yo recuerde, seis libros; sin contar las antologías, ni los premios que lleva ganados y que desembocaron en otras tantas publicaciones. Aún recuerdo cuando nos reuníamos en las tertulias y el taller de Jose Alberto Santiago, el gran poeta argentino que nos dejó hace ya bastantes años y a quien siempre consideraré mi maestro; por aquel entonces yo no era capaz de hablar en público, no podía vencer mi timidez, y cuando Santiago me pedía que leyese lo que había escrito, me sonrojaba y mi voz era un sonido casi imperceptible... Chema Barredo y José Borrás me daban bastante caña, Ángel lo que me daba eran explicaciones y consejos, Elena Bohigas siempre me animaba ... Chema, Ángel y yo seguimos metidos de lleno en este mundo de las letras. Es curioso, casi todo lo que leíamos, entre nosotros, por aquellos tiempos, era narrativa. Y ahora, los tres, estamos escribiendo, en primer lugar y con gran dedicación, poesía. Chema y Elena también han ganado concursos, yo nunca he tenido el valor de presentarme. Pero cualquier día me atrevo, igual que una vez me lancé a leer poemas en público, por primera vez, y ya nunca he parado. Y hasta disfruto haciéndolo.
A Ángel siempre le agradeceré el magnífico epílogo, o post facium, que escribió para mi primer libro de cuentos, como él dice: igual que hizo Lope para Violante, por encargo de la dama, en este caso yo. En fin, que nos une una larga amistad de muchos años, y que mi admiración y mi cariño por él (por ellos) han seguido creciendo y afianciándose con el tiempo. Y ya sólo me queda decir que espero con impaciencia el próximo libro de mi amigo, Ángel Luis Romo.

4 comentarios:

Amando Carabias María dijo...

Estoy de acuerdo con Ángel Romo, con su poema. Me parece fundamental que los poetas reivindiquemos eso que se escapa a la pura lógica cartesiana, a las pruebas empíricas, a los resultados de laboratorio.
Todos sabemos que hay algo más.

Sobre los concursos, recitales, libros... Los recitales siempre me gustaron, cuando participaba en ellos. De los concursos cosecho fracasos varios, pero será por la escasa calidad de mis versos, por no acertar con el momento, porque, sin duda, quienes vencieron eran mejores que yo. Pero, al igual que tú, no desespero. Sobre todo, porque es casi la única manera que existe de publicar un poemario, sin tener que financiarlo de donde no tienes.

Flamenco Rojo dijo...

María, que importante es tener alguien que te dé explicaciones y consejos como hacía o hace Ángel Luis Romo con vos. Y ¿qué es eso de que nunca te has presentado a un concurso de poesía? No me lo puedo creer. Te lo llevarías de calle... seguro.

Un abrazo.

Maria Sanguesa dijo...

Así es, Amando, lo que se escapa de la lógica suele ser fuente de creación, la sensibilidad y la intuición nos guían fuera de sendas científicas, y son mucho más interesantes, al menos para nosotros, los que sentimos la necesidad de darle alas a nuestra creatividad.
Estoy segura de que lo que te ocurrió con los concursos es que no diste con el apropiado. Los premios importantes están concedidos de antemano, en un alto porcentaje, de eso me han contado testimonios de primera mano. Hay que acudir a premios en los que no haya mucho dinero en juego, ni el sobrino del alcalde sea poeta, claro. Es lo que hicieron mis amigos, asegurarse de la credibilidad del certamen. Aunque, a veces, lo que importa es que te lea un jurado con buena preparación y acceso a editoriales de nivel. Nunca se sabe...Tu poesía es de una calidad poco común, Amando. Un abrazo.

Maria Sanguesa dijo...

Muchas gracias, Gonce, siempre he pensado que a los concursos se presentaban poetas mejores que yo, y nunca di el paso. Pero ahora pienso lo que le he dicho a Amando, y creo que lo voy a intentar, aunque no sé por dónde comenzar... Sí que es una suerte contar con un amigo como Ángel, que, además, no te da su opinión si no se la pides, y tiene una gran formación a sus espaldas, de la que jamás hace alarde.
Un abrazo.