jueves, 4 de febrero de 2010

DULCE MARÍA LOYNAZ: POEMA CII, DE POEMAS SIN NOMBRE

Imagen de Internet

POEMA CII

Pajarillos de jaula me van pareciendo a mí misma mis sueños.
Si los suelto, perecen o regresan. Y es que el grano y el cielo
hay que ganarlos; pero el grano es demasiado pequeño y el
cielo es demasiado grande..., y las alas, como los pies, también
se cansan.

(Poemas sin nombre)

No sé qué es lo que me sigue sucediendo con Dulce María Loynaz, me gusta releer sus poemas, suelo hacerlo por la noche. Sobre mi mesita, entre mis libros de cabecera, siempre se encuentran sus Poemas Escogidos. Me gusta abrir al azar, y dejar que el poemario me diga, que hable por sí mismo; y, como si de algo mágico se tratara, me
viene a decir aquello que más puede conectar con mi estado de ánimo, con mis inquietudes, o con mis pensamientos más ocultos y difíciles de formular. Anoche, se abrió por esta página...

2 comentarios:

Amando Carabias María dijo...

No me extraña que vuelvas Dulce María Loynaz, si sus poemas son como éste o similares o mejores, es que es para volver y volver.

Sobre los pajarillos de nuestra jaula es mejor dejar que sean ellos los que decidan si prefieren granos o prefieren cielo, a sabiendas de que se les van a cansar sus alas

Maria Sanguesa dijo...

Gracias, Amando, tengo una marcado preferencia por la obra de esta cubana universal. Lástima que no la haya podido conocer en persona. Este poemario, Juegos de Sirena, que os voy desgranando en el blog, arranca de un breve poema suyo: "Echa tu red en mi alma. Tengo también: debajo de la sal y de la sombra, mi temblor de escamas plateadas y fugaces."
Muchos besos.