sábado, 6 de febrero de 2010

MARÍA SANGÜESA: MIL CÉSARES



MIL CÉSARES

Ácimo pan con que comulgas,
ácido vino el que te ofrecen,
amarga comunión de los vencidos…
No hay poso de esperanza en la bebida,
el pan se hace cenizas en la boca.

Mil césares te ocultan las monedas.

Candentes orillas de destierros,
truncados eslabones y almas rotas.
Es tu sudor la sangre del mañana,
tus sueños son taladas ramas,
vendidos por salarios de miseria.

Mil césares te niegan las monedas.

Sobre tierra de inútiles abrojos,
se agazapa el tiempo en largo acecho.
Pagaste tu tributo en gris y olvido,
amarga comunión de los vencidos.
Cuando el ayer es hoy, sólo hay espera.

Mil césares acechan tus monedas.

(Laberintos de Humo)

4 comentarios:

Amando Carabias María dijo...

Impresionante.
El pan se hace cenizas en la boca...
Me parece un verso logradísimo.

Nada nos queda ante los poderosos, nada que hacer ante su ambiación que niega, como se dice popularmente, el pan y la sal.
Un beso.

azpeitia dijo...

Bellísimo, llenos de imágenes poéticas perfectas, y de una especial sensibilidad...enhorabuena por tu poesía...un abrazo de azpeitia

Maria Sanguesa dijo...

Gracias, Amando, todos estamos a merced de los poderosos, pero los más débiles, los desarraigados, aquellos que dejan sus vidas en otros continentes para encontrar una vida mejor, son las víctimas más sangrantes de este sistema injusto en el que nos encontramos inmersos. Aquí todo es difícil, allí es, además, doloroso. Y siempre la misma historia, sólo cambia el paisaje. Un abrazo.

Maria Sanguesa dijo...

Gracias, Azpeitia, me alegro de verte por aquí, y tu opinión sobre lo que escribo me renueva el ánimo y, además, las ganas de seguir por esta senda. Un abrazo.