jueves, 11 de marzo de 2010

AMANDO CARABIAS LEERÁ EN EL DÍA INTERNACIONAL DE LA POESÍA, EN SEGOVIA



Amando Carabias, además de ser un gran narrador, es un excelente poeta. Por eso quiero dejaros aquí uno de los poemas que va a leer en el Día Internacional de la Poesía, en Segovia, su ciudad. Una ciudad de la que ama hasta el más recóndito de sus rincones. Su paisaje, sus calles, sus gentes, están presentes en buena parte de su obra narrativa. En estos momentos estoy leyendo Los Cuentos de Euritmia, una serie de historias que discurren entre las luces y las sombras de esta histórica y monumental urbe, son doce cuentos en los que la vida palpita a lo largo de cada uno de los meses del año, entre la atmósfera que el paso del tiempo va posando entre las casas, los caminos, las plazas, los parques, los árboles y las personas que habitan el entorno... ha sabido crear un mundo muy especial que te atrapa en el hilo narrativo del cuento, con su forma poética de construir una prosa donde no existe ni la más mínima fisura.
Mis mayores deseos de éxito para ese día Internacional de la Poesía, en la hermosa y mágica ciudad de Segovia.

UN VENDAVAL DE VIDA ME RECORRE

Un vendaval de vida me recorre
arropado en su túnica de nácar.

Mientras contemplo andanadas de sueños galopando
sobre el cerro de mi noche,
vivo a lomos del carrusel de hilos invisibles
que me aúpan sobre risas de unicornios de cristal
espoleados ángeles de antorchas.
Ahora, cuando los cascabeles de los días
cimbrean su cintura
y se acodan sobre mis pupilas tatuadas de amaneceres,
percibo nuevas brisas sobre mi mirada:
dedos de brasas, lenguas de amapolas.

Ubicado en la mediatriz de una frase,
(suposición aleatoria, metáfora arriesgada),
contemplo las cunas de los paréntesis
como horizontes de sonrisas…
En medio de ambas distancias
unas manos de perfiles torneados con marfil tibio
moldean mi resuello,
sobre ellas mezo mi entereza
que cabalga hacia la cumbre de la sangre
y a ellas me encomiendo.

Nada más.

Acaso, repito,
un vendaval de vida me recorre
arropado en su túnica de nácar,
una brisa acaricia mi mirada
una brisa preñada en mil auroras:
dedos de brasas, lenguas de amapolas,
y el mar que nos acoge…

Amando Carabias
http://amandocarabias.blogspot.com/

12 comentarios:

Amando Carabias María dijo...

Creo que te has pasado, María. Te ha cegado la luz de la amistad. Aquí me tienes abochornado por tanta generosidad como sueles demostrar.
Espero que ese día los treinta y seis poetas que vamos a recitar consigamos que rendir adecuado homenaje a la poesía, que, a la postre, es lo que importa.
De nuevo muchísimas gracias.

Paco Alonso dijo...

Un cálido abrazo para ti desde el sol de Cantabria, un poquito escaso por las nubes que acechan por acá.
Un bello poema y post de un alma generosa, gracias por compartirlo.

Isolda dijo...

Una vez más María, demuestras tu buen gusto, sensibilidad y generosidad. Este magnífico poema que a mi me emociona, como tantos del escribidor, le gustó mucho a Adrián Dorado y a tí, por lo que veo.
Besos para tu estancia junto al mar, que seguro será inspiradora

Alena.Collar dijo...

Excelente poema. Brindo porque ese día brille la luz de los poemas en libertad. Y por Segovia, por supuesto, que tanta cultura y buen hacer expande.
María: gracias por contárnoslo, y un abrazo de los que tú sabes.

Maria Sanguesa dijo...

Ya te dije que no me pasé nada, creo que he sido justa. Seguro que tus otros 35 compañeros de recital son de un buen nivel, pero la noticia para mí, y para quienes te conocemos y apreciamos, tanto en el aspecto literario como en el humano, es que tú estés ahí. Un abrazo.

Maria Sanguesa dijo...

Hola, Paco, aquí en Madrid las nubes también nos acechan y parecen prometer lluvia. Dentro de pocas horas saldré hacia Levante, allí espero encontrar un poco de calor, aunque el paisaje cántabro es espectacularmente hermoso. No creo ser muy generosa con Amando, es que él es buen escritor. Un abrazo.

Maria Sanguesa dijo...

Hola, Isolda, me alegro de coincidir una vez más con Adrián y contigo, este chico se lo merece. Mi estancia al lado del mar suele ser fructífera, aunque más que inspirarme lo que hago es refugiarme en mis cuadernos. El caso es que el resultado es el mismo. Y eso es lo que importa. Muchos besos.

Maria Sanguesa dijo...

Pues brindo contigo, Alena, por los poemas, por la libertad y por Segovia. Que estos actos se multipliquen a lo largo y ancho de nuestra geografía, por el bien de la cultura en general, y de la poesía en particular. Otro fuerte abrazo para ti.

Paco Bailac dijo...

La elegencia se transporta en verbo y este nos conduce al infinito.

Paco

Flamenco Rojo dijo...

Un poema como un vendaval...
María, un acierto traerlo aquí.

Un abrazo para los dos.

Beatriz Ruiz dijo...

Y un amigo entrañable... que digo yo que a mi me gusta muchísimo como persona...

Besitos María...

EL PEATÓN dijo...

Excelente poema el del maestro Carabias. La ciudad es protagonista de la poesía. De hecho, no sólo los bardos le cantan al terruño. Los ciudadanos de a pie, los de "pata al suelo", también tienen mucho que decir. Los invito a conocer el blog www.lapataalsuelo.blogspot.com