jueves, 22 de abril de 2010

INVITACIÓN DE ALENA COLLAR Y SU POEMA: QUE NUNCA SE LLAMÓ BRONCE

Recibí esta invitación de Alena Collar para le día 23, el próximo viernes. Estará en La Clandestina a partir de las ocho de la tarde, en la calle de La Palma nº 49.
Allí estarán, además de Alena, otros autores de la editorial Policarbonados, Mariano Velasco (editor, librero, escritor y poeta), Elena Casero, Ariza... y otros escritores como Alma Pagés. En fin, que es una pena no poder tener el don de la ubicuidad y poder estar allí también para compartir tan grata compañía y tan excelentes lecturas, en la noche de los libros madrileña. Por cierto, en La Clandestina tienen mis libros.
Hoy os traigo, casi de contrabando, un poema de Alena que nos dice mucho de su inmensa sensibilidad poética, de su ternura, de ese saber sugerir tan suyo, de esa mirada hacia atrás que, a veces, resulta transida de dolor, pero desprovista de amargura. Alena, mujer de cristal, frágil y transparente al mismo tiempo que dotada de una calidad de acero, de una fuerza interior arrolladora, de una capacidad de creación y de trabajo inagotable...
Al pie de su poema tenéis el enlace de la invitación que ha publicado en su blog, con esa forma de decir tan suya, os recomiendo que la leáis.
Y también me parece muy interesante la entrada de Amando Carabias, Pavesas y Cenizas, que acabo de leer y cuyo enlace os dejo aquí mismo:
http://amandocarabias.blogspot.com/2010/04/veintitres-de-abril.html


Que nunca se llamó Bronce

Como una túnica que se desliza sin ruido abierta en abanico

Y cae:

Lenta

Lenta

Suave

Alfombrando ya tapiz el recuerdo para que no se vea.

Duérmete:

En el hilo breve de la aguja abandonada.

Sin prisa

Sin prisa.

Tan despacio.

Mientras la luz derrama pétalos de terciopelo y seda

Entretejidos:

Uno-dos

Uno-dos

Carrete.

En las alcobas inexpugnables de una memoria lejana.

Que nunca se llamó bronce sino naufragio.

http://alenacollar.wordpress.com/2010/04/21/mi-23-de-abril-en-la-clandestina/

4 comentarios:

Flamenco Rojo dijo...

Siempre es un placer leer a Alena...y a tí María.

Un abrazo para las dos.

Alena.Collar dijo...

No voy a decir nada, hija Me dejas sin saber qué decir y con la timidez en aumento progresivo.
GRACIAS.
Eso siempre.

Maria Sanguesa dijo...

Gracias, Flamenco. Leer a Alena siempre es un lujo. Otro abrazo para ti.

Maria Sanguesa dijo...

GRACIAS siempre a ti, Alena, que nos regalas este poema tan extraordinario. La timidez, como la modestia, es privilegio de los grandes. Un beso.