martes, 13 de abril de 2010

MARÍA SANGÜESA: SI PUDIERA

Imagen de Internet:.amazonaws.com,vuelo mariposas.


SI PUDIERA
 Alma que como el viento vaga inquieta 
y ruge cuando está sobre los mares, 
y duerme dulcemente en una grieta. 
(Alfonsina Storni)
Si pudiera verte…
Serías reflejo intangible
en las dormidas aguas de un estanque
contemplando en la noche los luceros
con mirada de tiempo en lo infinito.

Si pudiera oírte…
Serías sinfonía de astros en el aire
que desciende de lo azul y de lo alto,
cadencia en lluvia de sonidos
perdidos, en los cielos o en las aguas.

Si pudiera olerte…
Serías hierba sobre la tierra
aromada de insectos y de flores
abierta a los soles y a los vuelos.
Y allá en la mar serías
fragantes olas de algas y salitre.

Si pudiera besarte…
Serías mariposa que asciende
tan libre como extraña,
tenue roce del viento.
Y en los océanos serías
 sumergida caricia de sirena.

Si pudiera beberte…
Serías  agua fresca en tibias rocas,
nacida de su hondura
en manantiales liberados
para sembrar la vida entre sus breñas.

Si pudiera verte, oírte, olerte,
besarte, o beberte…
Tendría la evidencia
de que existes, de que en mi piel habitas,

de que somos uno. Y te llamas alma.

16 comentarios:

María Socorro Luis dijo...

Precioso. Así, sencillo y sincero y tan lleno de amor...

Mil besos. Soco

Mercedes dijo...

Es un verdadero placer encontrar, por primera vez, a alguien que sabe definir el alma. Así es, como tú tan bellamente lo cuentas.
Me alegra que me hayan dado la dirección de esta hermosa casa.
Es un lujo venir a leer.
De veras, fantástico.
Un abrazo.

Amando Carabias María dijo...

Hermosa introspección.
A uno le gustaría poseer un alma con semejante transparencia de cristal sonoro, perfecto instrumento para señalar el camino de la existencia.

El Drac dijo...

Qué hermosos versos ha creado y me imagino que el alma es como Dios del que presentimos su presencia en todo lugar, el alma que cuando nos abandona n os deja la piel de gebe y la mirada opaca y difusa. Un gran abrazo.

Alena.Collar dijo...

Tan poco "aprehensible" y quizá en todo lugar...
Me encantó tu forma de decirla...

Un abrazo largo.

Isolda dijo...

Hasta hoy me parecía suficiente sentir, recordar, ver, disfrutar, llorar, compartir y amar. Ahora sé a lo que llaman alma, según tus hermosas palabras.
Muchos besos.

EL PEATÓN dijo...

Hermoso canto de las sensaciones, María. Y en cambio yo, con mis dudas metafísicas: ¿De dónde penden las cuerdas invisibles
que dan vida a nuestra sustancia inerte?;
¿y cuales los motivos del titiritero que la mantiene?

RAFAEL LIZARAZO dijo...

Hola, María:

Todos los sentidos enfilados tras un solo deseo... calmar la sed de amar.

Bello y sensual poema,

Abrazos.

Maria Sanguesa dijo...

Gracias, Soco, que nunca perdamos la sencillez en la búsqueda de lo que nos transciende. Muchos besos.

Maria Sanguesa dijo...

Agradezco tus palabras, Mercedes, también a mí me gusta seguir tu novela, y no es peloteo. Ya me gustaría haber dado con la definición del alma, de algo tan intangible y tan misterioso, simplemente he intentado imaginarla... Un abrazo.

Maria Sanguesa dijo...

Así tendría que ser el alma, Amando, para marcarnos la dirección del camino a seguir. Pero ya sabes que yo creo que esto que llamamos alma, nos lo vamos construyendo a lo largo del camino, con nuestros aciertos y nuestros fallos a la hora de decidir por nosotros mismos... y si es de cristal transparente tendremos que blindarlo, por si acaso... Un fuerte abrazo.

Maria Sanguesa dijo...

Me alegro de volver a verte por aquí, Drac, muchas veces pienso que el alma no nos abandona porque somos el alma. Pero sí que nos podemos escindir y abandonar nosotros el alma, porque al alma hay que seguir construyéndola, en nosotros, a lo largo de toda nuestra vida. Un fuerte abrazo.

Maria Sanguesa dijo...

Así es, Alena, inaprehensible y panteista. Toda experiencia y evolución. Te mando un beso.

Maria Sanguesa dijo...

Es que, Isolda, sentir, ver, recordar, disfrutar o llorar, son los materiales que utilizamos para darle forma a nuestra alma, y los que ella necesita para crecer. MUCHOS BESOS.

Maria Sanguesa dijo...

Esas preguntas nos las hacemos cada vez que miramos a nuestro interior, Darío, mi amigo Peatón. El anhelo de encontrar respuestas, a través de nuestros sentidos, ha sido el motor del poema. Si existiera el alma, sería consecuencia de nuestros actos, por eso siempre digo que somos nosotros quienes construimos esto que llamamos alma y por eso hay también tantos desalmados... Somos los tirititeros de nuestras propias vidas, nuestra capacidad de decisión nos hace responsables últimos de nuestros actos. Me cuesta trabajo imaginar al demiurgo tirando de las cuerditas de los títeres (nosotros)para movernos a su antojo. Aunque también me hago preguntas sobre el destino y la predisposición a elegir un camino y no otro... Un abrazo, sigamos caminando, pensando y soñando.

Maria Sanguesa dijo...

Gracias, Rafael, yo tambien creo que es un poema que me salió bastante sensual... la búsqueda del alma a través de los sentidos.
La gran pregunta, las múltiples respuestas...
Un abrazo.