domingo, 2 de mayo de 2010

MARÍA SANGÜESA: TE BUSCO

Imagen de Internet, www.experiencela.com


TE BUSCO

Te busco
en las esquinas de mis sueños,
amor que fuiste
antorcha de dolores…

Y encuentro
secos posos de cenizas
que tiñen
el suelo que pisaste.
He de barrer
baldosas de recuerdos…

Hoy he de abrir
postigos de la vida
al sol que todo sana y purifica.
He de aventar
la alfombra de tus pasos
al aire que todo lo diluye.

He de vaciar
de ropa tus armarios,
en la pared
que juntos levantamos
para guardar proyectos
y equipajes.

He de pedir
al sueño que te espante,
para impedir
que pueda ya encontrarte
agazapado en él…
Cuando descanse.

18 comentarios:

Mercedes dijo...

Precioso, no deja de sorprenderme la facilidad que tienes para comunicar con sencillez y elegancia los sentimientos más puros.
Me gusta leerte.
Un abrazo.

Flamenco Rojo dijo...

Lo encuentras, seguro que lo encuentras.

Un abrazo.

egomanias dijo...

Me encanta la sencillez de tu lenguaje,para comunicar tan profundas emociones.
Estupenda.
;)

Beatriz Ruiz dijo...

Teneís razón amigos...

Descansará, seguro... Ese día llegará... es lo justo... es lo que debe ser...

Sin embargo... pienso que en la vida todo es y sirve... probablemente muchas veces nos parezca terrible, impropia, insana e injusta... pero seguramente ese era un camino por donde ineludiblemente teníamos que viajar para llegar a descansar...

Maria Sanguesa dijo...

Muchas gracias, Mercedes, nunca pensé publicar este poema tan sencillo, pero le ha gustado a una amiga que lo leyó en un borrador que tenía por casa y me pidió que lo colgase aquí. Y así lo he hecho, unos días después... Muchos besos

Maria Sanguesa dijo...

Si lo encuentro, Flamenco, sólo pido una cosa: que no sea el mismo. Vamos, que no pido que cambie, no, sino que sea otro y que me pille por sorpresa, porque de lo contrario no me pilla ni una liebre. Un abrazo.

Maria Sanguesa dijo...

Me alegro de que me vuelvas a visitar, Egomanías, es cierto que el léxico que utilicé aquí fue deliberadamenta coloquial, incluso lo encontré excesivamente simple, agradezco que me digáis que os gusta porque, sinceramente, había pensado dejarlo en el cuaderno... así que muchas gracias. Un beso.

Maria Sanguesa dijo...

Ay, Beatriz, que sea tras un descanso todavía más largo...
tanto aprender lecciones de la vida me tiene en estado de agotamiento emocional. Pero tienes toda la razón, por terrible que sea la vivencia, todo sirve, todo es necesario para que aprendamos lo que tenemos que aprender en este viaje que es la vida y que resulta unas veces hermoso, otras duro e injusto, pero siempre estimulante y lleno de retos que hay que superar... siempre se habló del descanso del guerrero... a veces, me pregunto si habrá tambien algún descanso para las guerreras... Un gran abrazo y muchas gracias.

wílliam venegas dijo...

Pues sí, eso:
"He de pedir
al sueño que te espante,
para impedir
que pueda ya encontrarte
agazapado en él…"

Entonces, te quedas conmigo.

Isolda dijo...

Los poemas afuera, hay que sacarlos a la luz y no dejarlos metidos en un cajón. Ahora que estarás haciendo cambios de ropa en los armarios, aprovecha y saca todo lo que encuentres y es momento para deshacerse de lo que no te pones hace tiempo.
Besos envidiando siempre tus poemas, sean cmo sean.

Maria Sanguesa dijo...

¡Ejem, William! Nunca se sabe quien pueda llegar a aparecer en las esquinas de los sueños... Un cariñoso saludo.

Maria Sanguesa dijo...

Ahí andamos, querida Isolda, de cambios de armario, por la fecha que ya anuncia el calorcito y hace que sobren las prendas de abrigo... no sé si estoy del todo de acuerdo en lo de sacar también los poemas del cuaderno... aquí va uno, pero pasa como cuando llevas tiempo sin probarte la ropa de temporada y al ponértela ves que te cuelga o que no te la puedes abotonar... Un puñado de soleados besos madrileños.

María Socorro Luis dijo...

Pues un logro que lo hayas recuperado, ya ves que ha tenido mucho éxito...
Bueno mi lema es la sencillez, lo cotidiano, así que no es raro que sea muy de mi gusto...

Un beso muy fuerte, mucho. Soco

EL PEATÓN dijo...

María, nuestra vida, como la mesita de noche, se va llenando de cosas (algunas inútiles) que de vez en cuando conviene sacar para liberar espacio. Hermosísimas tus metáforas. Es necesario, como dices, barrer las baldosas y sacar a orear las sábanas y los manteles, sacudir las alfombras de los recuerdos, en fin sacar al viento el forro del alma para quitarle el olor a rancio y la humedad.

Jose Zúñiga dijo...

"cuando descanse.." Un final coherente a estos versos que no dan tregua en su ritmo encabalgado, en su búsqueda de alguien... y de algo.

Maria Sanguesa dijo...

Es que tú eres una maestra, Soco, en lo de hacer de lo cotidiano un canto de frescura y hermosura... ya me gustaría a mí... me alegro de que te haya gustado, gracias. Muchos besos de primavera.

Maria Sanguesa dijo...

Es cierto, Darío, que hay que vaciar mesitas, armarios y cajones para dejarle sitio a lo nuevo. Si nos empecinamos en guardarlo todo... trastos y recuerdos, en la vida y en la casa, creamos tal acumulación de inutilidades que nuestro espacio se enrancia y nosotros nos asfixiamos... me gusta tu expresión de airear el forro del alma, creo que se trata exactamente de hacer eso. Abrazos.

Maria Sanguesa dijo...

Así es, José, hace falta encontrar el reposo tras la búsqueda... más que de alguien de algo: del olvido, de la paz, de la ilusión. Y, en nuestro caso (como escribidores), de las musas... Gracias y besos.