sábado, 12 de junio de 2010

MARÍA SANGÜESA: HAIKUS URBANOS


HAIKUS URBANOS

Lentas aceras
desperezan el sueño
de las estrellas.

Se escuchan pasos,
los esclavos caminan
hacia el trabajo.

Grises arcenes,
alquitranadas sierpes
de encadenados.

Fauces de asfalto
que devoran los sueños
junto a los pasos.

25 comentarios:

Isolda dijo...

Impecables, María, aunque debería haber esperado unas horas para leerlos a la luz del día.
La musicalidad increíble. Lo que te digo, acabarán por gustarme.
Besos que vuelan.

egomanias dijo...

Pues yo te digo que me gustan así, implacables, como ha dicho Isolda, con el ritmo cotidiano del urbanismo salvaje . Que buena fotografía de la vida moderna.
Me han encantado Marìa.
Un abrazo.
Leo

wílliam venegas dijo...

¿Por qué los llaman haikus?

Mercedes dijo...

No exagero si te digo que de todos los haikus que he leído los tuyos me parecen los más bonitos, los que resumen con más belleza y ritmo una idea. Has retratado el despertar de una ciudad con tal precisión que no era necesaria la imagen, que ha acudido viva a mi mente de inmediato al leerte.
Un abrazo.

Jose Zúñiga dijo...

"¿Por qué los llaman haikus?", pregunta Willianm. Buena pregunta, habrá que buscar nombre para esta esrofa que viene de oriente pero cada vez se escora más hacia occidente. Yo propuse "tercetillas orientales"
Buenos poemas en ritmo e imagen. Aunque si quieres seguir las reglas habría que evitar la rima, incluso la asonante. Bah, chorradas.
Bss

María Socorro Luis dijo...

Ya te han dicho todo lo que yo te hubiera dicho. Todito.

Mas besos.

catherine dijo...

Impecables y implacables.
Un beso, María.

Phivos Nicolaides dijo...

Hola amiga! Su blog es hermoso. Si tiene tiempo, visita mi blog de viajes, que está en Inglés y en Griego AQUI

Alena.Collar dijo...

Se llaman así en castellano. Proceden del idioma chino. El origen del haiku es el haikai.
Hay un libro sobre esto, la caligrafía japonesas, de Noni Lazaga, en el que hace alguna alusión a ellos.

RAFAEL LIZARAZO dijo...

Hola, María:

Perfectamente has descrito el trajín de las grandes ciudades, es como un cuadro pintado con versos.

Gracias por visitarme,

Abrazos.

Maria Sanguesa dijo...

Muchas gracias, Isolda, ëstos son distintos a los más clásicos sobre las estaciones del año, los escribí hace tiempo, después de leer los de varios autores occidentales, que rompían las norma, dándoles un aire más nuestro, y salieron éstos tal cual los ves, sin retoques ni adaptaciones... de ahí la musicalidad. Un montón de besos.

Maria Sanguesa dijo...

Gracias, Egomanías, están tal y como salieron cuando decidí saltarme las normas y expresar, dentro del minimalismo de las diecisiete sílabas, conceptos cerrados o completos sobre la vida en las grandes ciudades. Un abrazo.

Maria Sanguesa dijo...

Buena pregunta, William, ya te ha contestado José Zúñiga, y lo ha hecho muy bien. Yo solamente voy a añadir dos haikus occidentales de dos grandes nombres de nuestra literatura en lengua castellana.

Benedetti:

los hombres odian
presumen sueñan pero
las aves vuelan.

Borges:

Oscuramente
libros, láminas, llaves
siguen mi suerte.

Si estos dos maestros de nuestra literatura llamaron haikus a estos poemas de diecisiete sílabas, ¿por qué no los voy a llamar yo?
Saludos.

Maria Sanguesa dijo...

Muchas gracias, Mercedes, tu visión sobre lo que escribo me llena de autoestima y me estimula mucho. Resumir con belleza y ritmo una idea era mi intención, si tú lo has percibido así, me doy por satisfecha (misión cumplida). Un fuerte abrazo.

Maria Sanguesa dijo...

Me gusta mucho tu comentario y cómo has contestado a la pregunta, muchas gracias. Me gusta lo de las tercetillas, pero como lo que hacemos es escorar hacia occidente, tendríamos que valorar la conveniencia de lo de orientales.
Yo también creo que son chorradas lo de mantener las normas, y lo de diferenciar con nombres si se refieren a la naturaleza o a los sentimientos. En cuanto a lo de la rima, si se fuerza puede ser horrible, pero si tan sólo supone una cadencia, me parece que es otra de las normas que pueden romperse, y de hecho se rompen, en los haikus occidentales. Te pongo aquí un ejemplo de uno de mis haikus favoritos, de una antología de éstos. Es de Alfredo Boní de la Vega:

Flor de tristeza
que se abre cuando el llanto
del cielo empieza.

Aquí se ha roto la regla de la no rima, pero se mantiene la belleza de la idea y un sinónimo le quitaría fuerza a la composición.
A mí me gustan todos tus haikus, los de amor, los de la ciudad y los más clásicos... y aprendo de ellos. Que los puristas se queden con su rollo, no estamos en Japón... Un abrazo.

Maria Sanguesa dijo...

¡Ay! Que mi comentario anterior estaba dirigido a José Zúñiga y no he puesto su nombre. Disculpa.

Maria Sanguesa dijo...

Pues entonces, Soco, ya debo de haber respondido todo... sólo que tus haikus también me gustan mucho. Besos.

Maria Sanguesa dijo...

Catherine, muchas gracias, espero que mañana tengas un precioso domingo... me encanta como dominas el español, voy a tener que ponerme a repasar mi gramática francesa... Un fuerte abrazo.

Maria Sanguesa dijo...

Gracias por su visita, me gusta viajar y también la fotografía, así que visitaré su blog. Saludos.

Maria Sanguesa dijo...

No he leído el libro de Noni Lazaga, Alena, aunque he leído bastantes haikus y sobre los haikus. Si tú lo mencionas es por algo, así que tomo nota y, en cuanto regrese a Madrid, me haré con él y lo comentaremos. Te mando un fuerte abrazo, te llamaré mañana.

Maria Sanguesa dijo...

Siempre me alegra verte por aquí, Rafael, gracias por tus palabras y tu amistad. Un abrazo.

Beatriz Ruiz dijo...

Al carajo las normas... Y además afirmo que me gustan tus haikus... Este en concreto define perfectamente una realidad (cruda realidad) cotidiana...

Besos amiga...

Paloma Corrales dijo...

Son preciosos María, son tan gráficos que parece que hubieras creado a pinceladas una acuarela urbana.

Besazo.

Maria Sanguesa dijo...

Pues me alegro de que te gusten mis haikus, Beatriz, con ese apasionamiento y claridad que te caracterizan y que me hacen tenerte tanto respeto; me gustan las personas que van de frente, como tú. Un fuerte abrazo.

Maria Sanguesa dijo...

Muchas gracias, Paloma, yo también los veo como pinceladas que empiezan y acaban en sí mismas, pero si se unen pueden ampliar la visión del cuadro. Un fuerte abrazo.