viernes, 7 de enero de 2011

MARÍA SANGÜESA:HAIKUS DE INVIERNO II



Pintura de Paul Cézanne

Olas de invierno,
irisadas arenas,
sal, luz y escarcha.

Aguas heladas
van pintando riberas
de ocaso y calma.

Nos cuenta el fuego,
con sus lenguas de llamas,
que fue hojarasca.

Caen desamores
sobre pétalos yermos...
flores de hielo.



14 comentarios:

Mercedes Pinto dijo...

Hermosos; no puede caber más en tan pocas palabras.
Un abrazo.

Paloma Corrales dijo...

Poema de invierno en haikus diría yo, así lo he sentido. Conjugas la delicadeza y la profundidad de manera excepcional.

Un beso, María.

Leonel dijo...

Aplaudo la belleza, y sensibilidad de tus haikus de invierno. Hoy, desde le frio de Varese, siento esos pétalos de flores de hielo, y añoro otra estación.
Un abrazo fuerte, María.
Leo

El Drac dijo...

El invierno en tus letras parece la más confortable de las estaciones. Un gran abrazo amiga

Flamenco Rojo dijo...

Escrito desde el corazón.

Un abrazo.

Antonio Campillo dijo...

La transformación de la belleza muerta genera sensibilidad y vida.
Gracias por recordármelo.

catherine dijo...

Tu haiku me recuerda la similitud entre el mar y un glaciar a mí que conozco poco el mar en invierno.
Calma y caos, flores de hielo.
Un beso.

María Socorro Luis dijo...

UN ABRAZO Y MI HAIKU PARA TI.

Danza la nieve
bajo agujeros de ozono.
Blues de invierno.

Beatriz Ruiz dijo...

De nuevo estoy escuchando tu cándida voz con este precioso regalo que nos haces...

Isolda dijo...

Sigue escribiendo,
mi poeta querida,
haikus de siempre.

Besos mediterráneos.

Maria Sanguesa dijo...

Gracias, mi querida Isolda, por tus palabras, que son casi un haiku, escritas desde el corazón. Un abrazo muy fuerte.

Amando Carabias María dijo...

Sigo impresionado por la delicadeza y hermosura de los haikus, de los que te estás convirtiendo en maestra, aunque unos cuantos de los comentaristas ya atesoran experiencia en la cuestión.
Siempre los he comparado con pequeñas obras de arte de cristal delicadísimo y mis torpes manos no están preparadas para ello.

Maria Sanguesa dijo...

Gracias por vuestras palabras. En diecisiete sílabas, Mercedes, hay que expresar una imagen que contenga un sentido completo en sí mismo, no es fácil pero lo intento...gracias por decírmelo. Querida Paloma, es cierto que así, los cuatro juntos, dan una imagen bastante coherente, como las pequeñas piezas de un mosaico, aunque por separado también encierra cada uno su significado, agradezco mucho que te hayas detenido en el contenido, procuro expresar algo más que una imagen plástica, y tu extraordinaria sensibilidad lo ha visto. Desde Varese, tierra de bosques y lagos, el invierno se anuda a las sensibilidades como la tuya, las flores de hielo se fundirán con la primavera y deshojarás flores radiantes (allí la naturaleza estalla con inusitada fuerza, conozco bien el paisaje) con la respuesta ya sabida de antemano. Estoy segura de ello. Gracias, amigo Drac, en la desolación del invierno, siempre procuramos reconfortarnos con las palabras. Bien lo sabes, Flamenco, todas las emociones nos laten en el corazón, y viniendo de ti lo valoro mucho más. Gracias a ti, Antonio, la vida siempre resurge, siempre... Te diría que un glaciar es más majestuoso, más imponente que el mar, Catherine, pero el efecto de silencio y calma de algunos de esos días en los que el mar de invierno parece dormirse, es el mismo. Y en nuestro paisaje interior resulta igual de sobrecogedor. Eres única, Soco, muchísimas gracias por el haiku que me mandas. Bien sabes que me animé a sacar a la luz mis haiku leyéndote a ti y también a José, me encantaba y me sigue encantando el dominio que tenéis de ellos. Cualquier día, gracias a ti, me atreveré con un tanka, pero ahí lo tengo más difícil porque, todavía, no he escrito ninguno... Gracias, Beatriz, todo se andará, cuando llegue a Madrid voy a ver si consigo grabar algunos poemas y aprendo a colgarlos aquí. Os mando muchos y muy fuertes abrazos a todos vosotros.

Maria Sanguesa dijo...

Muchas gracias, Amando, por tus generosos comentarios, aunque estoy segura de que tú los escribirías mucho más hermosos porque eres un alquimista de la palabra. Un abrazo muy fuerte.