martes, 24 de mayo de 2011

MARÍA SANGÜESA: CREPÚSCULO DE BARRO






CREPÚSCULO DE BARRO


Ocaso de voraces sombras, gaviotas
de enlutadas alas,
oscuro cíngulo que presagia nubes
y ciñe soles agrietados.

Crepúsculo de barro sin plegarias ni dioses
de arena derramada sobre tiempo infame
en horas de desdicha.

Mandíbulas de saurio que a otro saurio devoran.
Cae, ebria de poder, saliva impúdica
sobre agónicos mundos.

La voz del silencio clama su hastío
en concéntricas ondas
que agitan muros de quebradas juntas.

Sólo arde un murmullo que surge…
Quizá, sobre brotes de mayo, germinen
un sueño  y un cambio de sesgo.

Quizá en las plazas florezcan promesas
con tallos de savia naciente
enraízada en verdades.

Mas la sombra acecha al caer la noche.
Esa negra sombra que empuña
guadañas y cercena frutos.

Malhadada sea la funesta sombra
del poder que miente, agrede y arrasa.

15 comentarios:

María Socorro Luis dijo...

Seguro, María: sobre brotes de Mayo germinará ese milagro tantos años esperado.

Precioso tu poema-esperanza.

Besos solidarios.

Fernando dijo...

María, amiga: un crepúsculo ciertamente desolador. Aunque el poema intente salvar los brotes tiernos, hay veces que la desatención o la falta de criterio del jardinero que los cultiva no logra sacarlos adelante aunque el sol brille y el agua no falte. Por eso la voz del silencio clama su hastío. Mantengamos la esperanza, pero rengamos cuidado, porque la sombra acecha siempre y puede caer encima de nosotros otra noche espectacular y terrible. Un fuerte abrazo.

Ángeles Hernández dijo...

Cuando todo está oscuro y hasta la naturaleza parece empeñarse en que los soles se agrieten, como si no tuviéramos bastgante ya con los saurios devoradores de saurios, tiene que haber una respuesta, un respiro, un pequeño agujerito por donde recomenzar.

La misma naturaleza quizás, en su entropía permanente, ha hecho surgir y reunir una tímida pero diferente respuesta a lo que estábamos acostumbrados y que para algunos es el principio de un nuevo aroma, de que las gafas están empezando a cambiar el color de su cristal.

Gracias bonita, y un abrazo Á.

Elvira Daudet dijo...

Querida María:

Hermoso, muy hermoso poema; el panorama es ciertamente desolador. Ojalá que los saurios se devoraran entre ellos, pero en periodismo hay una máxima que dice:"perro no come perro". Los saurios sólo devoran a los humanos, que todavía no hemos aprendido a defendernos de ellos, a quienes los más incautos aplauden al salir de los juzgados por robarnos y beberse nuestra sangre. Nos queda la esperanza, como dices, de que germinen esos tiernos brotes de mayo.

Mañana a las cinco salgo de terapia,¿por qué no me llamas y vamos a dar un paseo al Retiro o a tomarnos un helado y charlar?

Gracias por tu llamada tan alentadora como generosa.
Besos
Elvira

mercedespinto dijo...

Hasta en los momentos más grises, por muy tristes que estemos y el crepúsculo sea más denso, hay esperanza. Nada termina, todo vuelve a empezar.
Bello poema.
Un abrazo.

catherine dijo...

Estoy entre la pesadilla de estos saurios que se entredevoran en nuestros agónicos mundos y la esperanza del murmullo de la brisa y del sueño de la vida....
Un poema hermoso y muy actual.
Besos cariñosos, María.

Isolda dijo...

Querida María, tu poema está lleno de verdades, pero la más potente, la imagen real es: que la vida se da en la luz y no en la oscuridad. Y a eso debemos agarrarnos.
Te mando besos llenos de confianza en el futuro inmediato. Y disfruta de Elvira, por mí.

Leonel Licea dijo...

Son tiempos de poemas como este, poemas verdades, sin perder la hermosura, sin perder la raíz, poemas que nos dejen el sabor de la esperanza, querida Marìa.
Un abrazo muy fuerte y mil besos.
Leo

Beatriz Ruiz dijo...

Bueno, un poco de esperanza no nos vendrá nada mal. Después de todo siempre sale el sol.

Voy ahora a visitar el blog que me recomendaste mi amiga.

Besos...

Charcos dijo...

sólo espero que los tiernos brotes de mayo se conviertan en fuertes apoyos de libertades

me encantó leerte María

Besicos muchso para ti

RAFAEL LIZARAZO dijo...

Hola, María:

Un triste panorama retrata tu poema, ojalá llegue pronto un nuevo amanecer.

Gracias por visitarme.

Abrazos.

La Solateras dijo...

Querida María, soy Ana Montojo, la organizadora del V Encuentro de Poesía en Red en Sigüenza; me dice nuestra común amiga y enorme poeta Elvira Daudet que tienes interés en estar en él, lo que será una alegría para mí después de conocer tu poesía. Todavía hay tres o cuatro plazas libres, por lo que te apunto ahora mismo. Solo te pido que te pases por favor por el Blog del Encuentro para decirme si contamos contigo en la cena de bienvenida del día 23 y en la visita guiada a la Catedral el sábado 24 por la mañana.
http://vencuentrodepoesiaenlared.blogspot.com/

Un abrazo y bienvenida.

La Solateras dijo...

Se me olvidaba. Dime también si irás sola o acompañada.

Un abrazo

Flamenco Rojo dijo...

Una rayo de luz para estos tiempos.

Un abrazo.

Amando Carabias María dijo...

Estaba pensando, mientras leía los comentarios de tantos amigos y revoloteaban -como esas gaviotas de enlutadas alas- tus versos en mi cabeza que es verdad que la actualidad nos lleva a estas palabaras de tanto desasoiego y tanto sufrimiento; pero, si nos damos cuenta de todo ello es porque aún brilla el sol, aunque no sea con la nitidez del mediodía.
Tus versos, como los de tantos otros, quizá sean esa lucecita que necesitamos para que no llegue del todo la noche, para que aún podamos distinguir la podredumbre y así evitar que nos devore.