martes, 28 de junio de 2011

MARÍA SANGÜESA: VOCES EN EL AGUA


VOCES EN EL AGUA

Hay voces en el agua y pieles mudas

con un temblor de sueños

enredado en las ocultas rocas

sumergidas.


Hay hombres y mujeres que cruzaron

umbrales de esperanza sobre barcas

de frágiles maderos y promesas

anudadas

a un viento de quimeras y a la huída

de yermas tierras sin mañana.


Hay cuerpos tendidos en los fondos

de un mundo de azules y silencio,

donde la arena huye de relojes

para cubrir

sus tumbas incumplidas,

sin fechas y sin nombres…


Sólo sombras

de livianas pateras que las olas,

el hambre y el olvido

en barca de Caronte transmutaron.

miércoles, 22 de junio de 2011

MARÍA SANGÜESA: HAIKUS DEL MAR


HAIKUS DEL MAR


Peces de hielo

devoran las espumas

de tu recuerdo.


Hoy, como la sal,

me diluyo en tus aguas;

la mar me arrastra…


¿Canción eterna?

Son los astros que danzan

sobre las olas.


Luna encendida

por espejos de soles…

fría llama de agua.

sábado, 18 de junio de 2011

MARÍA SANGÜESA: NUBES





NUBES


Esas nubes de blancos humedales
son carabelas de humo
sin jarcias, sin timón ni áncoras.
Etéreos navíos de gotas de agua.

Quién pudiera zarpar entre sus velas
y llevar sólo sueños de equipaje,
sobre puentes surcados por las brisas,
sin piloto, ni rosa de los vientos.

Quién pudiese amarrar su rumbo
a la locura de sus juegos,
volar hasta enlazarse a algún cometa
y abrazarse al misterio de sus rutas.

Quién pudiera bogar junto a los astros
acunarse en el lecho de unos nimbos,
cerrar los ojos a este mundo
y mecerse  en brazos de la muerte…

Pasajero de ensueños en sus brumas.

miércoles, 15 de junio de 2011

MARÍA SANGÜESA: QUIERO




QUIERO
… amor más poderoso que la vida: 
perdido y encontrado. 
Encontrado, perdido...
(Gil de Biedma)
Quiero enredarme en ese pliegue
que traza un leve surco
allá donde la brisa alza oleajes
─ de pura rebeldía─ en tus cabellos,
y encaracola lunas en la noche
al dejar en tus sienes sus espumas.

Quiero perderme entre tus manos
que anudan sueños en el aire,
alas de luces en los cielos…
Vuelos que rozan las alturas
y trazan rumbos de bajeles
en las nubes de sendas imprecisas.

Quiero cruzar contigo espacios
de novas que construyen
orden de caos sobre universos.
Llama que fulge, y estallido
que entre luceros nace y muere
con rítmico fluir de aliento y vida.

Quiero guiarte a mi presente, salvarte
del olvido. Darte entidad de cuerpo,
con la entera certeza de lo exacto.
Y deshacer pasados inconclusos
al consumir el tiempo ya vencido
en la perenne hoguera de un nosotros.




sábado, 11 de junio de 2011

MARÍA SANGÜESA: TRISTEZA


TRISTEZA

Ronda, en silencio, vanos de las puertas

en la imprecisa bruma de la aurora

y trae ramos de cardos como ofrenda

de espinas afiladas como aceros.


Detiene en la entrada su aleteo,

vestal ornada de misterios,

enredada en túnicas de humo

que enmascaran la ausencia de su cuerpo.


Ingrávida parece, mas lleva el peso

de negras cadenas de tormento

que ciñen su cintura con argollas

de cuentas de rosario y penitencias…


No ha de cruzar umbrales que permitan

volcar en mis estancias sus ofrendas.

No ha de alcanzar mi lumbre, ni atravesar mi puerta.

Sellada la tengo hoy a la tristeza.

martes, 7 de junio de 2011

ELVIRA DAUDET Y LABERINTO CARNAL


Elvira Daudet y Laberinto Carnal.

Adentrarse en el universo poético de Elvira Daudet es una fascinante aventura que no sólo emociona, sino que conmociona de manera tan profunda que nadie puede salir incólume después de haber leído sus versos.

Laberinto Carnal es un libro que contiene veintiún poemas, veintiuna joyas literarias que te dejan sin aliento, veintiuna sacudidas que hacen que tu interior se tambalee y no vuelva a ser el mismo cuando has finalizado su lectura, porque sus palabras persisten como hondas sajaduras de luz en algún lugar dentro de nuestra psiquis, dentro de esa parte inmaterial que llamamos alma, aunque no se crea en las almas.

El primer poema, Palabras mortales, comienza con una visión del Génesis, de una Creación bella y vacua en la que: Todo era hermoso, pródigo e inútil, decorado vacío, y Dios/ se sintió solo. A partir de este punto, Daudet, hace un duro recorrido por la historia del ser humano, implacable denuncia de todas las atrocidades que engendraron las guerras, el hambre, el afán de poder en todas sus facetas, el terrorismo descarnado de unos y otros. El final es lapidario: Pavoroso espectáculo de sangre, todo en el mismo plano de una cinta continua/ que Dios omnipotente contemplaba y que creaba sólo con pensarlo.

Peces muertos, es un poema en el que reflexiona sobre su mirada poética ante el dolor que le produce el mundo que le rodea, las escenas de la vida cotidiana en la gran ciudad, las noticias que nos llegan cada día sobre quienes, desde sus puestos de poder, manejan el mundo. Con incisiva ironía nos dice que la poesía es belleza: Disciplinadamente, sobre la piel del agua,/ escribo signos rojos, azules, amarillos,/ palabras luminosas de esperanza,/ que se van transformando en peces muertos.

Niña Azul y Frágil Mercancía, son dos poemas muy intensos que, desde diferentes ópticas, nos adentran en la inocencia, en la búsqueda de la libertad y en el sentimiento puro de un primer amor; en ambos casos, es la muerte la que acecha y la que pone punto final a ese vuelo de juventud en busca de las dos constantes que impulsan, con la fuerza de la ilusión, a quienes comienzan a despertar a la vida: la libertad y el amor.

Espuma de un sueño, este poema es tan conmocionante que, cada vez que se lee, el llanto, de manera inevitable, nubla la vista. Es desgarradoramente hermoso, hay tanto y tan hondo dolor en él que resulta difícil expresar todo lo que transmite: Te arrancaron de mí para la tierra/ - mientras mi leche terca te buscaba la boca-/ y yo no te di nada para un viaje tan largo,/ ni un poco de alegría, ni un muñeco de trapo/ que hubieras apresado en tus manitas.

Perfume, es una denuncia, un aldabonazo en la conciencia, un poema valiente que aborda, sin tapujos, el maltrato de género: …/siempre hay una mujer, en cada esquina,/ de la noche opulenta de luceros,/ con un incalculable fardo de desdichas.

No voy a continuar, verso a verso, poema a poema, deshojando Laberinto Carnal. Tan sólo voy a referirme a dos de los poemas más tremendos y bellos de todos los que forman este libro, esta obra que se lee conteniendo el aliento y sintiendo que nos falta la respiración ante tanta desoladora belleza.

Mujeres, es una visión sobre los diferentes tipos de mujer que componen el espectro socio-emocional del universo femenino. Sólo quien es capaz de haber vivido y sentido, como en carne y alma propias, este mundo de desdichas y asfixia que forma el mosaico poético de este poema, puede reflejar una realidad tan tremenda. De alguna manera, cualquier mujer que lo lea, se identifica con una o alguna de las mujeres que conforman tan penetrante poema, en algún momento de la vida, en algún instante de empatía hacia alguien cercano… es un poema tan duro que no puede dejar indiferente a nadie.

Versos de doble filo, es el que cierra esta impresionante obra, aquí tan sólo voy a dejar los tres primeros versos, que son un excelente indicativo de lo que nos plasma la poeta con sus palabras, a corazón abierto y pulso inquebrantablemente firme, en todo el discurrir del libro: Escribo con cuchillo- escondido en el puño,/ en la inocente lengua, en la sesera-,/ hurgando sin piedad en mis entrañas,/…

Conforme iba avanzando en este intento de reflejar el contenido del poemario, más cuenta me daba de que su hondura es tan enorme que requería una lectura personal, un estado de recogimiento individual, que permitiera penetrar en el deslumbramiento que produce la palabra de Elvira Daudet, en el ejercicio de aprehender su esencia, su descarnado desgarro, su capacidad para llegar a lugares que casi nadie puede alcanzar. Sus versos son denuncia y demanda, anatema y redención, fuerza y fragilidad, amor y dolor. Y, por encima de todo, son Poesía en estado puro, en ese estado de gracia que muy pocos poetas pueden llegar a conseguir, puesto que implica tanta maestría como sensibilidad, y, por añadidura, protagonizar un acto heroico: la entrega del propio ser, un ser que se desangra en cada una de sus palabras. Y que muere y resucita en cada uno de sus versos.

viernes, 3 de junio de 2011

MARÍA SANGÜESA: AMAR


AMAR

Amar no es tejerse y destejerse en las palabras,

ni plasmar una rúbrica en promesas

que sólo son dos pliegos de papeles.


Amar es saberse hondamente vivo,

sentir que no se acaba la vida con la muerte

y que no es preciso estremecerse en un abrazo

pues te alcanza el abrazo con el aire.


Amar no es calcinarse en una llama

que arde fugaz para engendrar cenizas

que la brisa deshace por la tarde.


Amar es ser como un sagrado fuego

fuente de luz y antorcha al mismo tiempo,

candente sajadura en las tinieblas

y ara que abrasa en lo abismal del alma.


Amar no es enfilar las letras como perlas

para anudar collares a tu amante

y deshacer sus cuentas en la nada.


Amar es redimirse y entregarse

vencido y vencedor de duras luchas

y agavillarlas todas como ofrenda

en un acto de fe, sin inmolarse.