sábado, 14 de enero de 2012

SIGO TU SOMBRA



SIGO TU SOMBRA

Conmigo cabalgando seguí por la sombra del tiempo 
y me hice paisaje lejos de mi visión. 

(Julia de Burgos)


Sigo tu sombra en las frondosas ramas,
por bosques de esperanzas y de penas.
Arracimados sueños que en las flores
cierran sus pétalos al viento.

Olvidados estambres,
Infecundo miedo, cautivo polen,
castrados vuelos de sedoso tacto
oscura celda con temblor de muerte.

Huye la luz de los ramajes,
danzan evocaciones locas
─ abejas de aguijones ponzoñosos─
con su zumbar de laboriosas alas.

Sigo la noche hasta alcanzar tu sombra
en las boscosas ramas. Y el silencio
ciñe de oscuridades sus contornos
para enterrar mis sueños en tus flores.

6 comentarios:

Leonel Licea dijo...

Un poema que no obstante ese lirismo que recuerda la poesía de una época, se hace moderno en su modo de decir. Cuando te leo, es inevitable que en mi mente aflore Dulce Marìa Loynaz, serà por esa delicadeza que os caracteriza y une.
Abrazos fuerte y mil besos.
Leo

Isolda dijo...

Querida María: Un poema que esconde más de lo que dice, intuyo. Es dulce como la nostalgia y como dice Leo, como el nombre de una de tus poetas preferidas. Los últimos versos cierran esa sombra con una belleza extraordinaria.
Besos de flores de colores.

Laura Caro dijo...

Cuántas sombras seguimos...

Laura Caro dijo...

Me encantan tus metáforas y me duele ese entierro final inevitable.
Mil besos.

La Solateras dijo...

De acuerdo con Isolda, creo que la hermosa lírica de este poema encierra bastante más de lo que deja ver tras ese delicado velo.

Una belleza, María.

Muchos besos

catherine dijo...

Peligroso seguir una sombra lejos de la luz.
Hermoso el poema, María.