lunes, 21 de abril de 2008

EL COLLAR DE LA PALOMA IV, IBN HAZEM

SOBRE QUIEN, HABIENDO AMADO UNA CUALIDAD DETERMINADA, NO PUEDE AMAR YA LUEGO NINGUNA OTRA CONTRARIA:

Me la afean porque tiene rubio el cabello,
y yo les digo:"Ésa es su belleza, a mi juicio.
Yerran quienes vituperan el color de la luz y del oro,
por una necia opinión del todo falsa.
¿Censurará alguien el color del narciso fragante,
o el color de las estrellas que brillan a lo lejos?

SOBRE LAS ALUSIONES VERBALES:

Reproches y quejas por injusticias
vinieron de quien era a la vez ofensor, juez y litigante.
Se quejaba de lo que sentía, sin que nadie,
mas que aquel de quien se quejaba, supiera lo que quería decir.

SOBRE LAS SEÑAS HECHAS CON LOS OJOS:

"Precisamente, el mérito de la vista consiste en que su esencia es la más alta de todas y la de más subida condición, por cuanto forma parte de la esfera de la luz. Los colores no se perciben sino por ella. Además, nada hay que llegue más lejos ni tenga más remoto alcance, puesto que por ella se perciben los cuerpos de las estrellas, que están en las lejanas esferas del firmamento, y por ella ves los cielos, a pesar de su inmensa alteza y distancia; todo lo cual no obedece sino a su afinidad con ese celeste espejo en cuanto a sus características congénitas."

SOBRE LA CORRESPONDENCIA:

Duro es hoy para mí romper tu carta.
Pero, en cambio, el amor no hay quien lo rompa,
y mejor es que dure el amor y que se borre la tinta,
pues lo accesorio debe sacrificarse a lo principal.
¡En cuantas cartas está la muerte de quien las escribe,
sin que éste lo supiera cuando las trazaban sus dedos!

SOBRE EL MENSAJERO:

Tu mensajero es como una espada que tienes en la diestra:
mira bien su filo y no hieras con ella antes de aguzarlo.
Pues el mal que produce una espada mohosa
se vuelve contra el que, sin saberlo, la blande.

SOBRE LA GUARDA DEL SECRETO:

Tengo para el secreto un lugar tan recóndito, que, si entra en él vivo,
no puede caberle ninguna duda sobre su muerte.
Lo mato allí; pero esa muerte es la vida del secreto,
lo mismo que la tristeza es la alegría del enamorado.

SOBRE LA DIVULGACIÓN DEL SECRETO:

Los asuntos graves no los trates en chanza;
pero, si quieres algo fácil, no malgastes energías.
Cuando te asalten vicisitudes del Destino
_ y las acometidas de la fortuna son frecuentes_
opón con prudencia el esfuerzo adecuado:
poco te bastará frente a poco; mucho frente a mucho:
¿No ves la candela? Recién encendida,
cuando empieza a lucir, la apaga un soplo.
Pero, cuando prenden en ella llama y fuego,
tu mismo soplo la aviva y la propaga.

SOBRE LA SUMISIÓN:

¿Volverán para nosotros los tiempos de la unión?
¿Tendrán un límite las vueltas de esta suerte?
La espada se ha hecho sierva del palo.
La cautiva gacela se ha tornado león.

SOBRE LA CONTRADICCIÓN:

Cuando logre que mi alma alcance sus deseos
de esa gacela que no cesa de atormentarme,
tanto me dará su aversión como su sumisión,
e igual será para mí su cólera que su contento.
Cuando encuentro agua, he de apagar con ella
el ardor de la brasa de tamarindo.

2 comentarios:

Ibn Hazm dijo...

«Me dicen: "—te ha herido el que tú amas."
Y yo les contesto: "—Por vida mía, no me ha herido.
Es que mi sangre lo ha sentido cerca
y ha saltado hacia él, sin poder contenerse.»


(Aquella noche de luna diáfana en una playa de Santander

Maria Sanguesa dijo...

También dijo Ibn Hazem:
"Hablé de noche con la luna llena cuando mi amada se retrasaba
y vi en su luz como un vislumbre del esplendor de mi amada.
Pasé la noche feliz, mientras el amor mentía,
la unión sonreía y el desvío fruncía el ceño."
(Mientras paseábamos al pie del Palacio de la Magdalena)