lunes, 15 de junio de 2009

JOSEFA PARRA: LO INNOMINADO

Imagen de Josefa Parra tomada de Lavoz Digital.es

Aquí tenéis otro poema de Josefa Parra. Su voz y su sensibilidad para expresar el universo femenino frente a los sentimientos me parecen muy acertados y hermosos. Me gusta seguir su obra, aunque no tengo la suerte de conocerla personalmente.


Lo sabíamos ambos,
por eso era superfluo repetirlo – también eso sabíamos – ,
aunque a veces la noche se encarnizara en darnos
las palabras más bellas, por si acaso crecían.
Esas veces que faltaba un mal minuto
para que hubiese chispas rodando por el suelo,
y había que apartar los ojos, y amarrarse
los lazos casi sueltos de la triste cordura.

Porque también sabíamos que era cosa de locos,
desvarío extremado (aunque, sí, delicioso)
y que era necesario extirparlo de golpe,
o sacarle los ojos, o cortarle las manos,
para que no saliese
a la luz y mostrase
su inocencia perfecta, que no iba a entender nadie.



De "Elogio a la mala yerba" 1996

7 comentarios:

Pepe Gonce dijo...

María, no me extraña que la sigas.
Este poema es muy bueno.

Un abrazo.

Isolda dijo...

María, como siempre demuestras tu buen gusto y hoy nos dejas este pooema, que no conocía, ni a su autora. Habrá que seguirla como bien decís.
Gracias por tus comentarios, ahora veo que no te he dicho nada en el blog de Amando, Pero estoy segura de que tu ya sabes, que somos un grupo bien avenido.
Muchos besos, con cariño desde el sur.

Amando Carabias María dijo...

Tiene razón, tiene razón y lo dice de modo hermosísimo, pero ¿por qué la inocencia perfecta no la puede entender nadie?
Es horrible que así sea, pero es.
Como tú y como Gónce opino que este poema es muy bueno.

Maria Sanguesa dijo...

Sí que lo es, Gonce, la verdad es que disfruto mucho leyéndola. Un abrazo

Maria Sanguesa dijo...

Gracias, Isolda, por tus opiniones. Ya sé que sois un grupo de gente maravillosa y para mí es muy reconfortante y hermoso participar de vuestra buena onda y de vuestra energía tan vibrante y positiva. Muchos besos.

Maria Sanguesa dijo...

Amando, la inocencia es para los que sienten con limpieza de alma y de sentimientos. Y es terrible que mucha gente pervierta lo limpio y noble, pero es inevitable que así sea. Somos afortunados quienes podemos llegar al fondo del poema, es la señal de que llevamos dentro una carga importante de empatía y de conexión positiva hacia los demás y hacia nosotros mismos. Que jamás la perdamos. Un abrazo.

Inés dijo...

Me ha gustado mucho Josefa Parra, transmite mucho.

Gracias por la recomendación.
Muchos besos,