domingo, 6 de junio de 2010

LUIS EDUARDO AUTE: LA BELLEZA



Muchos de nosotros, casi todos, hemos soñado y luchado por un mundo mejor. Hemos creído en la justicia, hemos batallado en contra de nefastas dictaduras y a favor de los derechos humanos; pensábamos que todo iba a ir a mejor en el mundo y, por supuesto, en nuestro país, en el de cada uno de nosotros.
Hoy seguimos en la lucha por los derechos humanos, queda demasiado por hacer y hay que hacer algo, eso es incuestionable. Han pasado los años, la historia ha seguido su curso. Y resulta inevitable mirar hacia nuestro mundo más cercano, nuestro país, que en mi caso es España. Tuvimos la certidumbre de que era posible la puesta en marcha de nuestros ideales de libertad y progreso. A estas alturas de mi vida, veo que lo que nos rodea resulta desolador. No, no era esto lo que soñábamos, no era esto lo que perseguíamos... los que pudieron conseguirlo se enzarzaron en luchas de poder, en interminables negociaciones para disimular la cruda realidad del fracaso, mientras se denominaban, a sí mismos, políticos, y se apoltronaban en sillones con cartelitos que decían, con letras muy doradas e indelebles a las lágrimas: ministros, senadores, diputados... mientras los demás seguíamos siendo pueblo, ese pueblo que se suponía soberano. Pero no fue así, fuimos, y somos, pueblo al que hay que seducir, convencer, engañar, esquilmar, mientras ellos, los poderosos, continúan con sus regias posaderas bien asentadas en los sillones de quienes gobiernan o de aquellos que aspiran a gobernar. Y así, unos y otros, siguen engrosando sus cuentas bancarias y su sed de poder... después de todo, un veinte por ciento de paro, aquí en España, es una mera estadística sin rostro.
Así ocurrió que ellos... aquellos que hoy son poderosos, aquellos a quienes les dimos nuestros votos y nuestra confianza, perdieron la oportunidad de alcanzar un mundo justo, de ser el motor y el impulso para un pueblo capaz de muchos logros. Perdida, por ellos, la belleza de los ideales que pudieron devolver la esperanza de alcanzar una sociedad avanzada y armónica, donde hubiese sitio para todos, donde paz social, trabajo y solidaridad significasen algo más que bonitas palabras. Siento que aún debemos, podemos, encontrar esa belleza de tener la osadía, el valor, de ser nosotros mismos, de no dejarnos vencer por el fracaso, ya que éste no es nuestro, no es más que el fruto de lo que ellos han sembrado. Aún tenemos en nuestra rebeldía, en nuestras cercanas metas, la belleza de esa mirada, de esa limpia mirada, en la que podemos reflejarnos, para saber que aún es posible seguir soñando y luchando, que todavía somos capaces de sentir la belleza, que la llevamos en nosotros y que, por encima de todo, es nuestra... La Belleza, en la voz de Luis Eduardo Aute...


Enemigo de la guerra
y su reverso, la medalla,
no propuse otra batalla
que librar al corazón
de ponerse cuerpo a tierra,
bajo el peso de una historia
que iba a alzar hasta la gloria
el poder de la razón.

Y ahora que ya no hay trincheras,
el combate es la escalera
y el que trepe a lo más alto
pondrá a salvo su cabeza,
aunque se hunda en el asfalto
la belleza.

Míralos como reptiles,
al acecho de la presa,
negociando en cada mesa
maquillajes de ocasión;
siguen todos los raíles
que conduzcan a la cumbre
locos, porque nos deslumbre
su parásita ambición.

Antes iban de profetas
y ahora el éxito es su meta;
mercaderes, traficantes,
más que nausea dan tristeza,
no rozaron ni un instante
la belleza.

Y me hablaron de futuros
fraternales, solidarios,
donde todo lo falsario
acabaría en el pilón.
Y ahora que se cae el muro
ya no somos tan iguales
tanto tienes, tanto vales,
¡viva la revolución!

Reivindico el espejismo
de intentar ser uno mismo;
ese viaje hacia la nada
que consiste en la certeza
de encontrar en tu mirada
la belleza.

28 comentarios:

Isolda dijo...

Lo ves, María, tenía razón ayer.
Lo importante es encontrar la belleza aun donde no exista. Aute es otro experto, las imágenes maravillosas y esa letra...Sin embargo, una vez más, lo mejor de todo es tu texto, que suscribo de principio a fin.
...Perdida, por ellos, la belleza de los ideales que pudieron devolver la esperanza,... donde paz social, trabajo y solidaridad significasen algo más que bonitas palabras, Aún tenemos en nuestra rebeldía, en nuestras cercanas metas, la belleza de esa mirada limpia...
Chapeau, se puede decir más alto pero no más claro.
Besos, ahora desde el mismo mar.

Alena. Collar dijo...

Subscribo hasta el punto final.
Hijamia...te ha quedado sembraito.
Si fuera católica soltaría un expresivo "amén"...
Besotón.

Mercedes dijo...

¡Vaya!, me sumo absolutamente a todo lo que nos has traído hoy, ni que lo hubiera escrito yo; aunque claro, yo no hubiese sido tan comedida ni elegante, tengo tendencia a soltar improperios cuando trato un tema que me cabrea hasta el dolor.
Lo cierto es que es muy triste que después de tanto esfuerzo y esperanzas mires a tu alrededor y no veas más que miserias, sobre todo espirituales, que son las peores y el origen de las otras.
Seguiremos luchando por un mundo más justo, ¿quién lo duda? Y lo conseguiremos, somos muchos más que ellos.
Luis Eduardo Aute... un monstruo en lo suyo, me encanta.
Un abrazo fuerte.

El Drac dijo...

Es muy real lo que has escrito y por el poema aprecio que eres una mujer que lleva los ideales en la sangre. Este problema mundial, creo, que no se resolverá en la inmediatez, este problema sólo lo puede resolver la educación y el cambio de sistema de producción. Por ejemplo, me viene dando vueltas en la cabeza que no hay universidades que enseñen a gobernar y que las normas que rigen los aparatos estatales se van haciendo en el camino, improvisadamente. ¿Qué pasaría si los estudiantes de los últimos años de las universidades empiezan a hacer internados en los diferentes niveles de gobierno y a partir de esa experiencia hacen su tesis para poder doctorarse, como requisito indispensable? Mejoraríamos el aparato estatal con las tesis y tendríamos personal altamente calificado y capacitado y lo mejor...¡¡de carrera, no improvisados ni carismáticos, como son los que nos gobiernan!! Un abrazo

egomanias dijo...

Sabes María, sentí hablar de Luis Eduardo Aute sólo a los 21 años de edad, en el 1992. Sus textos me cautivaron enseguida, como los textos de las canciones de quien me hizo conocerlo (Pablo Milanés). En aquel entonces, como todavía hoy, iban de moda en mi país las consignas como “Viva la revolución”, (frase citada en este estupendo texto) y que resumían un sentir muy arraigado en mi Cuba. Recuerdo que, mis coetáneos y yo, nos reuníamos a cantar las canciones que hablaban de los ideales que en esta canción (o poesía de Aute) sentíamos justos, nuestros… un ideal que con el pasar del tiempo se quedaba sólo en eso, una idea casi inalcanzable, y , cuando alguno quería “Revindicar el espejismo de intentar ser uno mismo” el espejo se rompía y venía cazado como las brujas, tanto que todavía hoy este ideal está lejos de ser realidad.
Gracias por hacerme conocer esta canción de Aute, me recuerda que todavía hay ilusiones y espejismos que, por su belleza ,vale la pena luchar, aunque se esté lejos… en el propio exilio.
Un abrazo.
Leo

Rosa María dijo...

Entro por la esquina y con temor a ver más claro la realidad. Mi querida amiga, mientras los políticos no se sometan a una catarsis y profesen la doctrina del idealismo, no va a ser posible ver naciones en la consecuencia del progreso que muchos de nosotr@s anhelamos . Esto de sentar a unos señores en la poltrona del mal hacer, se tiene que terminar ya¡ ¿Cómo, cuando? No lo sé, pero una vez se les pongan unos sueldos equitativos el glamour de la "poltrona" dejará de brillar para muchos. Casi todas las naciones están sometidas a la desfachatez de sus malos gobernantes; esto no es solo cosa de España, por desgracia esto es una pandemia mundial.
Un besiño,
Rosa María

Jose Zúñiga dijo...

Y es cierto, y es bello, María, y Aute forma parte de esa historia sentimental y personal y vívida y vivida, y te tiemblan las palabras al escribir esto, que se nota.
Pero yo creo que la verdad es más cruda: hemos perdido, sin más. Ganaron los otros, aunque yo siga reivindicando la alegría combativa. Y como dice Serrat, otro vencido, otro hacedor de magias: no es más triste la verdad, lo qu no tiene es remedio.
Abrazo solidario.

Amando Carabias María dijo...

Como todos, sumo y asumo tus palabras, que son un claro alegato en favor de todo lo que nos queda.
Cada día tienen mayor actualidad, por desgracia, las palabras de Brecht, cuando escribió aquello de
"vinieron a por los comunistas, y como no era comunista, no hice nada, vinieron a por..."
No podemos esperar nada de los poderosos. Por definición su única lucha es la de permanecer en el poder.
Tenemos que seguir en la brecha, porque nos acechan cada día más, viejos y nuevos peligros.
Gracias por tus palabras y gracias por regalarnos a Aute.

Militos dijo...

Desolador, María, el panorama de nuestro país, y del mundo en general.
La pasada semana se reunió en Sitges (Cataluña) el club de los poderosos del mundo, llamado Bilderberg que son los que proclaman y dirigen el orden mundial, con la presencia de Zapatero y nuestra Reina sofía.
Me contó un amigo que vive allí cómo sitiaron toda la ciudad con los mozos de escuadra y helicópteros sin parar.
Todos estos siempre tienen las espaldas bien cubiertas y del pueblo soberano nadie se acuerda.
Me produce náuseas esta situación y me parte el corazón el problema del paro que no es sólamente un tanto por ciento, sino familias que se mueren de hambre, algunas tengo cerca.
Si no tuviéramos la BELLEZA como valor absoluto para contemplar y elevar nuestra vida y nuestras acciones, no merecería la pena vivir.
Tus palabras, María me han enervado aun más de lo que estoy normalmente. Creo que DRAC tiene razón, ningun político de ningun signo está preparado para gobernar en aras del bien comón del pueblo, sólo lo hacen por su propio interés y por tener el poder en sus manos. No me extraña que el pueblo algun día se alce en armas, esas armas que nadie queremos porque lo que deseamos es vivir en paz.

Gracias por este marravilloso video de absoluta belleza, por las pinturas que más me gustan y por la poesía musical de Aute.

Perdona la extensión, pero tus palabras me llevaron al desahogo.

Un beso con todo mi cariño, María

Beatriz Ruiz dijo...

Mi querida María... has conseguido poner en palabras el sentimiento de muchos en estos tiempos... Pero yo me niego a pensar que no podremos hacer nada... Quizás sea necesario un punto de inflexión para comenzar de nuevo... quizás...

Aute y la belleza...

catherine dijo...

son dos bellezas más,tu texto y el canto de Eduardo Aute. Fijemos la mirada en la belleza.

Maria Sanguesa dijo...

Te pido perdón, Isolda (os lo pido a todos), por mi retraso en contestar, pero desde que llegué a Valencia estoy teniendo dificultades con el ordenador y, además, poca disponibilidad de tiempo. Gracias por tus palabras... son tiempos duros, muy duros, necesitaba decir lo que he dicho por la sencilla razón de que es lo que pienso y siento. Hay que mirar a lo cercano, no queda más remedio, y no dejar que nos apaguen por dentro. Un fuerte abrazo.

Maria Sanguesa dijo...

Mi querida Alena, esto es solidaridad... sembraítas tienes páginas y páginas que hablan del mundo y las gentes que nos rodean... ¿Qué más puedo decir? Afortunadamente somos, todavía, muchas voces. Que el amén retumbe como un trueno. Abrazos bien fuertes, compañera.

Maria Sanguesa dijo...

No creas que no suelto improperios cuando leo la prensa, Mercedes, ya hasta dejé de comprarla porque comenzaba el día con una frustración terrible. La radio se encarga de calentarme los oídos, y la vida que pasa delante de mí me confirma la ira que me producen las ondas...las miserias morales de los de arriba y las materiales de los de abajo (que somos los demás, en distintas gradaciones), me hacen sentir el inmenso cansancio de haber entrado en el juego de ellos y haber contribuido con mis votos y mis luchas a que el mundo esté como está... pero no renuncio a mis sueños, aún sabiendo que, quizá, tan sólo se me quede, a estas alturas de mi vida, en un simple sueño. Un fuerte abrazo.

Maria Sanguesa dijo...

Ahora os toca a vosotros, los jóvenes, hacer nuevas propuestas y adaptarlas a los diferentes países, Drac. Ya existe la carrera de Ciencias Políticas, pero para lo que ha servido aquí...También hay jóvenes becarios y becarias en distintos ámbitos y estamentos gubernamentales. Tienes razón en que los gobernantes de todos los países del mundo tendrían que poseer una sólida formación, tanto política como moral y ética, y que no encandilaran al pueblo con carismas ni zarandajas populistas, ni populacheras... pero es el pueblo el que también debe de tener la formación suficiente como para no dejarse encandilar. Para mí es fundamental que se erradique la ignorancia, que todos los niños tengan acceso a la educación y a la formación que les permita saber elegir a quienes van a dirigir el rumbo de su país, cuando lleguen a ser adultos. Falta mucho para llegar a conseguir esto en este mundo tan amplio, pero no es imposible... me niego a pensar que lo sea. Un abrazo y a trabajar por el futuro.

Maria Sanguesa dijo...

Luis Eduardo Aute, es una de las personas que más admiro, dentro del panorama cultural que nos rodea, Egomanías. He esperado a llegar a tu comentario para mencionarlo, su creatividad es de una fecundidad asombrosa, además de poeta y músico, es pintor y cineasta. Y es un hombre honesto, que teniendo muchas metas logradas no se ha dejado comprar por nadie y ha vivido con absoluta discreción su vida. Sus canciones comencé a escucharlas, y a emocionarme con ellas, más o menos cuando tú estabas llegando al mundo, allá por la década de los setenta... ¡cúanto me gustó siempre!
Lo que me dices de tu isla, de tu país, me resulta doloroso porque yo creía en vuestra Revolución, la apoyaba, me gustaba saber que había un bastión irreductible frente al capitalismo, pese a boicots, bloqueos y embargos... la realidad actual de un pueblo en el que se niegan las libertades, en el que salir de él resulta una peligrosa aventura, en el que toda voz que se alce contra quienes se perpetúan en el gobierno es apagada por la fuerza, me produce una inmensa amargura y ahonda mi sensación de fracaso. No, tampoco era eso lo que queríamos. Desde tu exilio lucha, tú que eres joven, por la belleza de alcanzar un mundo justo, un país justo, donde todas las voces tengan cabida y donde se conserven los muchos valores del pueblo cubano, sin permitir que tanta belleza se convierta en una sucursal del capitalismo, ni en una dictadura que impida las libertades de tan valeroso pueblo. Un fuerte abrazo.

Maria Sanguesa dijo...

Estoy totalmente de acuerdo en que es una pandemia universal, Rosa Mª, pero a cada uno lo que más le duele es lo suyo. Y a mí me duele España más que el resto del mundo, aunque el mundo también me duela. Venimos de una situación bastante diferente del resto de Europa, nuestra democracia es muy reciente, veníamos de una dictadura férrea que hubo que dejar atrás con una Transición en la que se tuvieron que dejar atrás muchas cosas, por parte de unos y de otros. Además, mientras no consigamos que sea una verdadera democracia: una persona un voto; seguiremos siendo unos demócratas de pacotilla, meros números para multiplicar y dividir en el tablero de las conveniencias políticas de un bipartidismo que se ha demostrado que es altamente ineficaz... me duele nuestro país, me duele mucho. Un fuerte abrazo.

Maria Sanguesa dijo...

Tienes toda la razón cuando dices que la verdad lo que no tiene es remedio... nadie puede negar la historia de la que venimos, ni el fracaso de nuestras luchas, José, hemos perdido muchas batallas y estamos hartos de batallar para encontrarnos esto que nos está devolviendo la vida cuando ya teníamos que encontrar algún fruto de lo sembrado... es cierto. Pero me niego a perder mis sueños y mis esperanzas, que son los tuyos y los de muchos como nosotros. Cuando los dinosaurios desaparecieron, tan grandes, tan poderosos, no olvides que los humildes ratones pudieron sobrevivir, tan frágiles y pequeños. Aprendamos pues de los ratones y su red de resistentes madrigueras. Piensa, también, en que un puñado de arena no puede destruir una gran maquinaria, pero hace que chirríe, algo más de arena la ralentiza, y muchos puñados pueden llegar a pararla. Reivindiquemos la alegría combativa, hay gente joven detrás de nosotros, y más batallas por delante. Un fuerte abrazo y salud, compañero.

Maria Sanguesa dijo...

Gracias a ti, mi querido Amigo Amando, tú has citado a Brecht y yo te cito a Celaya, sólo el título de un poema: La Poesía es un arma cargada de futuro. Y lo es.
Nosotros, quizá no lo veamos, pero tus hijas, mis hijos, estén o no estén con nosotros, verán un avance...
Sigamos con la palabra, sigamos con nuestros sueños, nuestra tinta y nuestra sangre harán que nuestro paso por el mundo no haya sido estéril. Un fuerte abrazo.

Maria Sanguesa dijo...

Mi querida Militos, has puesto el dedo en una de las llagas que más supuran: Bilderberg. Hace no mucho tiempo, más o menos un año, lo escuché mencionar por primera vez. Entonces me pareció una historia de políticaficción. Desgraciadamente, no es así. Ya me extrañó que Sofía, la reina, estuviese ahí, pero si tienes en cuenta sus orígenes, no resulta tan desconcertante. Lo que me parece inadmisible es que Zapatero rinda explicaciones a este grupo asesor del poder (palabra que no me place poner con mayúsculas), este hecho nos ha disparado todas las alarmas. Si es cierto, y muchos indicios apuntan a que lo es, que son ellos los amos del mundo, que ponen y quitan presidentes en función de la utilidad que pueden darle a sus inconfesables fines... te repito la misma imagen que le puse a José, pongamos que los dinosaurios son los poderosos y los ratoncillos el pueblo; nosotros, el pueblo, somos mucho más numerosos y tenemos mucha más facilidad para encuevarnos, así que es de pura lógica que sobrevivamos a las catástrofes, sólo que allí no las provocaron los dinosaurios y aquí sí. Ánimo, no todo está perdido. Tengamos la osadía de ser y seguir siendo, pese a quien pese, pueblo que lucha desde la palabra, la razón y la esperanza. No te preocupes, yo también me desahogué cuando lo escribí, de la mano de la canción de mi admirado Aute. Un fuerte abrazo.

Maria Sanguesa dijo...

Beatriz, somos muchos los que así pensamos. Aunque no tan valientes como tú, mi Amiga. No nos dejemos vencer por el desaliento, no sé si habrá un punto de inflexión, pero alguno habrá, aunque sea de apoyo, para frenar este desastre... mi abrazo más solidario.

Maria Sanguesa dijo...

Catherine, mi amiga, que la belleza sea fuente de fuerza, de apoyo mutuo, de solidaridad para todos nosotros...
Gracias por tus palabras y tu aliento. Un beso y mi cariño.

María Socorro Luis dijo...

Conocí a Aute hace dos años en un recital, aquí, en Donosti y toda su poesía, sus dibujos sus palabras,( en la mesa redonda, de después,) todo de él me cautivo y me hezo pensar : Habiendo personas como ésta, cómo puede ir tan mal nuestro mundo???
Enhorabuena, también por tu texto.
Y abrazos solidarios.

catherine dijo...

Otra belleza: el cariño en tus respuestas. Un beso.

H. DARÍO GÓMEZ A. dijo...

María, como te dije en mi comentario a tu post anterior: Cuanto más te leo, más te admiro. Tu poesía es un ejercicio lírico puro.

Maria Sanguesa dijo...

Quizá, Soco, es que hay pocas personas como él... tan completas en el mundo de la creación y tan coherentes y honestas con sus ideas. Te mando un fuerte abrazo, desde Levante.

Maria Sanguesa dijo...

Gracias por tus palabras, Darío, me gusta leer tus crónicas y disfruto con tus historias. Nuestros países están lejos, sus paisajes son muy diferentes, sus gentes tienen distintas culturas, pero si hablamos de problemas... ahí sí que hay mayor cantidad de puntos tangentes. Un abrazo.

Maria Sanguesa dijo...

Catherine, gracias de nuevo, y muchos besos desde Valencia...