jueves, 16 de enero de 2014

PRESENTACIÓN DE: CASI LUEGO, CASI TARDE







Aquí os dejo los vídeos que grabó nuestro querido Manuel Martínez Carrasco, gran poeta que también hace magia con sus imágenes, como váis a comprobar, si queréis contemplarlas, pues las imágenes, con frecuencia, hablan mejor que las palabras. Gracias a Rosa Jimena por haberlos colgado en YouTube. Gracias a mis dos maravillosas presentadoras, Ana Montojo y María Teresa Espasa, autoras del prólogo y del epílogo del libro. Y a mis editores, magníficos editores, Huerga y Fierro, Antonio y Charo. Gracias a esos estupendos poetas que pusieron voz a mis poemas: Ángeles Fernangómez, Ana Galán, Rebeca Barrón, Isabel Miguel, Laura Gómez Recas,Santiago Carrasco, Rosa Jimena y Luisa García Ochoa. Gracias a Javier Calle por darle un vuelo de música a mis letras, junto a Fernando Fernández y a Fernando Villasante. Y a nuestro añorado Dani Spincer.Ellos son mi querido y admirado grupo de rock: La Calle de Javier.
GRACIAS A TODOS, a quienes estuvísteis presentes, a quienes no pudísteis pasar porque el aforo del salón de la SGAE- cien plazas- se completó enseguida, y a quienes la distancia o las circunstancias hicieron que, físicamente, no pudiéseis compartir estos momentos con nosotros. Aún perdura la emoción dentro de mí, y el sentimiento de gratitud es tan inmenso que nunca me va a abandonar.

5 comentarios:

Amando CARABIAS MARÍA dijo...

Como ya te dije, era imposible acercarme hasta Madrid el lunes, pero con la visión de estos vídeos, aunque con setenta y dos horas de retraso, es como si hubiera estado junto a vosotros. Si me permites, y aunque sé que tú la lo has leído, aquí dejo las notas que el otro día dejé escritas sobre mi lectura de este libro, del que recomiendo lo más vivamente que se pueda su lectura:

"Seis. Al llegar a casa —cargado de bolsas y con el paraguas que no abandonamos en este principio de año—, en el buzón me espera el nuevo poemario de María Sangüesa Casi luego, casi tarde que edita Huerga & Fierro. La portada reproduce los rostros de los protagonistas del cuadro de Klimt El beso. Este inicio, por lo que a mí respecta, ya es una promesa que abre el apetito. Pero también me alegra descubrir que el prólogo lo ha escrito Ana Montojo y que en los agradecimientos, entre otras personas que no tengo el placer de conocer, aparece María Jesús. Nuestra queridísima María Jesús.
Junto al libro, un CD titulado Rockesía que se debe a la colaboración de La Calle de Javier y María Sangüesa, esa mezcla de rock y poesía que se concreta en doce temas.
Leo el prólogo de Ana, breve y orientativo, el ideal de prólogo, donde, entre otras cosas, ha escrito:
Ahora María Sangüesa nos sorprende con un nuevo registro. En Casi luego, casi tarde la poesía toca tierra; digamos que deja de vagar por paisajes oníricos de espumas, de nieblas, de brumas y humedades difusas para adentrarse en el paisaje urbano y en la pura materia del amor-desamor con todas sus miserias y grandezas, sin ambages ni disimulos. Este poemario es casi una novela en verso, con planteamiento nudo y desenlace (…)
Y dan ganas de dejarlo todo y ponerse, de inmediato, a disfrutar de los versos.
(Sigo en otro comentario, el espacio es excesivo)

Amando CARABIAS MARÍA dijo...

Ocho. El libro de María Sangüesa tiene dos poemas de la segunda parte que me han llegado porque de alguna manera también hablan de mí o me aluden. No me refiero a ninguna alusión directa, sino a mi condición de varón que, como la mayoría de los varones de nuestra generación, presenta deficiencias en materia de formación sentimental y porque por si acaso también hube de tomar medidas preventivas para hacer a alguien un hueco en el armario / y ver donde ponemos / la vieja soledad de que te hablo.
Pero en especial ahora me refiero al titulado No sé cómo decirte. Ignoro si será uno de los mejores. Tampoco me importa. Me ha llegado directo. Escrito sin pretensiones, danzando al ritmo habitual e hipnótico de los versos de María, me ha provocado sonrisas —como ella misma vaticina en su entrañable dedicatoria—, pero, sobre todo, he sentido que al retratar al amante de la voz poética, también retrata la esencia que muchas mujeres desean de sus compañeros, a partir de cierto momento de la vida en que, al fin, casi ya sabemos diferenciar la esencia de la apariencia.
Tras la lectura rápida del libro, antes de afrontar su saboreo más paulatino, este No sé cómo decirte es uno de los que se queda dentro, recorriendo los pasillos de mi almario:
No sé cómo decirte / que no espero escuchar hazañas bélicas, / ni tampoco jugar a pelis porno / cuando pases el quicio de mi puerta.
No me interesan tus sapiencias tántricas / —la edad del Kamasutra nos queda más que lejos— / no es hora de despliegues amatorios / sobre una colcha en la penumbra. / Tan solo espero que me quieras.
Que sepamos besar las cicatrices / causadas por el tiempo que pasó / con su implacable acero de desdichas, / perdiéndonos en pliegues dibujados / por la risa, en los días luminosos / que alumbran la memoria / desde algunas esquinas de la mente.
Que logremos fundir cuerpo con alma / y amemos con fiereza sobre el tiempo / —en un acto de fe sin condiciones— / al sellar nuestro sueño, aliento, pieles, / en mágico abandono.
No sé cómo decirte que no espero / lujuriosos derroches en mi alcoba, / ni sentirme abrazada por un torso / de hermosa estatua griega / tallada con esfuerzo en un gimnasio / entre falsas tersuras arrancadas / al láser o con cera.
No sé cómo explicarte, no que te piques… / Deseo hallar un corazón inmune / al desengaño, un arca de caudales / capaz de mil ternuras en su centro. / En fin, quiero decirte —simplemente— / que a mí solo me pone que me quieras.

La Solateras dijo...

Fué un día mágico porqe es un libro mágico.

Enhorabuena, María.

Amando García Nuño dijo...

Iba a decir algo sesudo, o emotivo, o provocador, sobre tu poemario. Pero cuando habla mi tocayo, enmudecemos de asentimiento los demás. Pues suscribo cuanto dice el Carabias. Los Amandos somos ansí.
Bueno, que estuve allí, en la presentación, y que lo he leído, el libro. Eso sí lo puedo decir, y es lo que cuenta.
Abrazos, siempre

Maria Sangüesa dijo...

Muchísimas gracias, queridos amigos,
ya sabía que Amando Carabias no iba a poder acercarse a Madrid, pero sus generosas palabras sobre mi libro de poemas,tienen un lugar de privilegio entre mis más preciados papeles y en mi alma, estuvo presente, sin duda alguna.También sabe que le considero un escritor maravilloso y un amigo muy querido.
Ana Montojo fue una presentadora de lujo, junto a Mª Teresa, tan entrañable, pero Ana ha calificado de mágico este libro, ella sabe el por qué y yo también. Y tiene razón, así ha sido.Su prólogo es, sencillamente, genial.Como lo son sus libros.
En cuanto a Amando García Nuño, me llevé una inmensa alegría al ver que estaba allí, gran poeta y gran persona. Leer su blog siempre resulta enriquecedor, a ver si se anima a compartir su excelente escritura sobre las páginas de un libro, para disfrutar de ella en cualquier momento, igual que hago con Ana y con nuestro otro Amando.Gracias por arroparme. Os mando un abrazo inmenso y mi mayor gratitud.