lunes, 18 de mayo de 2009

HASTA SIEMPRE, BENEDETTI


Se han dicho ya tantas y tantas palabras sobre su adiós, no voy a añadir ni una más, tan sólo las suyas:

Pasatiempo

Cuando éramos niños
los viejos tenían como treinta
un charco era un océano
la muerte lisa y llana
no existía.

Luego cuando muchachos
los viejos eran gente de cuarenta
un estanque un océano
la muerte solamente
una palabra.

Ya cuando nos casamos
los ancianos estaban en cincuenta
un lago era un océano
la muerte era la muerte
de los otros.

Ahora veteranos
ya le dimos alcance a la verdad
el océano es por fin el océano
pero la muerte empieza a ser
la nuestra.

Mario Benedetti

5 comentarios:

Pepe Gonce dijo...

Bendetti, el que fuera poeta y revolucionario, comienza hoy su camino a la inmortalidad, al sitio donde solo van los genios, que no es otro que nuestro corazón.

Descanse en paz.

RAFAEL LIZARAZO dijo...

Van pasando los años
y nos cobija el tiempo
al igual que en la noche
nos cobijan las sombras,
también se va la vida
tras viajeras alondras
que van al infinito
llevadas por el viento.

Paz en su tumba.

Maria Sanguesa dijo...

Gracias, Gonce, suscribo tus palabras. Un abrazo.

Maria Sanguesa dijo...

Mi gratitud por tu poema, Rafael. No añado más palabras, lo has dicho todo, muy bien dicho. Un abrazo.

Sandra G. dijo...

Creo que la vida debería a veces saltarse sus propias reglas y no permitir que ciertas personas muriesen, pero le hablaste a la muerte tanto y tan claro durante toda tu vida, que no pudo evitar enamorarse de ti, como el resto.