domingo, 10 de mayo de 2009

MARIO BENEDETTI: NO TE SALVES

La vida es un camino que, aún en la sombra, puede ser luminoso y pleno de hermosos regalos, lo único que hay que tener es el coraje de seguir caminando y no mantenerse al borde del camino, a salvo del riesgo que supone la aventura de vivir. Quien se atrinchera detrás de su pequeño confort, quien se niega a seguir la senda de un sueño, quien se escuda en el pasado para negarse a tener su corazón abierto a nuevas oportunidades que le puedan hacer llegar a alcanzar algo valioso... es que no tiene corazón, tan sólo posee un órgano, un triste músculo, que le bombea sangre, mientras se cree la ficción de que sigue con vida e ignora que su realidad es que, aunque respire, ya tan sólo es un muerto viviente. A salvo del amor y del dolor, sí, pero también de todo lo hermoso de la vida. 

NO TE SALVES

No te quedes inmóvil
al borde del camino
no congeles el júbilo
no quieras con desgana
no te salves ahora
ni nunca
no te salves
no te llenes de calma
no reserves del mundo
sólo un rincón tranquilo
no dejes caer los párpados
pesados como juicios
no te quedes sin labios
no te duermas sin sueño
no te pienses sin sangre
no te juzgues sin tiempo
pero si
pese a todo
no puedes evitarlo
y congelas el júbilo
y quieres con desgana
y te salvas ahora
y te llenas de calma
y reservas del mundo
sólo un rincón tranquilo
y dejas caer los párpados
pesados como juicios
y te secas sin labios
y te duermes sin sueño
y te piensas sin sangre
y te juzgas sin tiempo
y te quedas inmóvil
al borde del camino
y te salvas
entonces
no te quedes conmigo.

10 comentarios:

chema barredo dijo...

bueno, ya está bien de seguir este blog de una forma anónima, damos la cara y si hace falta la pluma.
besos María

Maria Sanguesa dijo...

Hola, Chema, pues muy bienvenido a rostro descubierto que ya sé que siempre has seguido estas páginas, en las que has sido de los primeros colaboradores. Así que te tomo la palabra y espero que vuelvas a darme, alguna que otra vez, tu brillante pluma. Un montón de besos.

Amando Carabias María dijo...

Te doy las gracias doble o triplemente, puesto que tus palabras, que ilustras con este poema magnífico, son como un empujón para los momsntos en que que uno desfallece, o para los instantes en que echarse en la cuneta apetece tanto.

Pepe Gonce dijo...

María, he estado algunos días sin entrar en los blogs de los amigos. Acabo de leer este último tuyo así como los anteriores (Neruda, Antonio Ruiz Pascual, Benedetti). Como siempre extraordinarios. Tus comentarios son el complemento perfecto a los poemas.

Un abrazo.

Maria Sanguesa dijo...

Gracias a ti, Amando, a la vida hay que echarle valor y ganas. Todos tenemos momentos de desánimo y muchas veces nos quedaríamos, como bien dices, en la cuneta, pero hay tanto que aprender y que aportar que no nos podemos permitir el lujo de desfallecer, aunque nos tomemos un descanso de vez en cuando, pero siempre para reponer fuerzas y seguir caminando. Un beso.

Maria Sanguesa dijo...

Hola, Gonce, muchísimas gracias por lo que me dices, siempre es un estímulo para seguir adelante. Espero que tu descanso haya sido muy feliz. Te mando un abrazo.

isolda dijo...

María, el primer día que entré en tu blog,me recibió Neruda y hoy tras tu comentario lleno de poesía y sensatez, me brindas a Benedetti.
¿Estaré soñando?
Gracias y un beso del sur para tí.

Maria Sanguesa dijo...

Un beso, Isolda, tus palabras me llegan con la calidez del Sur, ¡quien pudiera estar allí, frente al mar! Me encanta que te guste compartir los poemas de nuestros grandes maestros. Muchas gracias por decírmelo.

Inés dijo...

Llegué tarde a este post!! lo siento.

María me encanta este poema, puedes imaginar porqué se llama mi Blog 'No te salves'.

Gracias por escoger este poema, quedate conmigo.
Inés

Maria Sanguesa dijo...

Inés, no pienso salvarme, así que me quedo contigo. Gracias por tus palabras. Un beso.