lunes, 30 de agosto de 2010

DULCE MARÍA LOYNAZ: POEMA II (POEMAS SIN NOMBRE)


Ayer fue uno de esos días dedicados a la amistad. Nos reunimos alrededor de la mesa, desde las dos de la tarde hasta las diez de la noche, un grupo de amigos que fuimos dejando que la conversación fluyera de manera distendida y amena, saltando de un asunto a otro, con espontaneidad y buen humor.
En un momento dado, saltó el tema de los blogs, de las cinco personas allí reunidas tan sólo una no había escrito jamás un poema o compuesto alguna música, aunque sí que es un buen ensayista. Su opinión fue que tener y mantener un blog es, en cierto modo, un acto de narcisismo. Para otros era una forma de comunicación y difusión de la propia obra y de la de quienes se admira; incluso hubo alguien que dijo que, en el fondo, subyacía en muchos de ellos (comenzando por el suyo) una manera de exhibicionismo...
En fin, puede que todo esto, en mayor o menor medida, pueda encontrarse en la red. Cuando llegué a mi casa, antes de dormir, hice lo que tantas noches suelo hacer: abrir uno de mis libros de cabecera, al azar. En este caso, la elegida fue Dulce María Loynaz. Y, como de costumbre, sus palabras me dieron la respuesta que necesitaba.

POEMA II

Yo dejo mi palabra en el aire, sin llaves y sin velos.
Porque ella no es un arca de codicia, ni una mujer coqueta que trata de parecer más hermosa de lo que es.
Yo dejo mi palabra en el aire, para que todos la vean, la palpen, la estrujen o la expriman.
Nada hay en ella que no sea yo misma; pero en ceñirla como cilicio y no como manto pudiera estar toda mi ciencia.

Dulce María Loynaz.

14 comentarios:

Beatriz Ruiz dijo...

"Una poetisa es siempre flor de tierra muy fina y trabajada: más de tres y cuatro sedimentaciones, capas de estratos diferentes son necesarios para decantarle la savia capaz de filtrarse por sus raíces.
Una mujer no es nunca, naturalmente, una poetisa: lo es por un proceso peculiar, por un refinamiento, si se quiere, pero de todos modos por algo que ha sobrevenido y obra en ella a modo de catálisis y la madura previamente para esa misión".

Podemos leerlo en "Un verano en Tenerife"... de Dulce María

Leonel dijo...

Hola María, creo que tus amigos, todos, lleven parte de razón, hay mil motivos para que los blogs existan. De un parte narcisismo, egocentrismo, exhibicionismo, de la otra ganas de comunicar, de conocer y hacerse conocer, divulgar la propia obra, compartir sentimientos... En fondo, cada uno de nosotros tenemos nuestros válidos motivos para llevar adelante un blog.
Esta respuesta que has encontrado, en el modo, me recuerda a mi abuela, creo que te he contado lo que me decía de la poesía - "abre un libro de poesías al azar, y encontrarás las respuestas que buscas"- y tu has encontrado la mejor que podías, en una de las poetas comunes entre los libros de cabecera. Es siempre un gusto leerte, María.
Un fuerte abrazo para ti.
Leo

Amando Carabias María dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Amando Carabias María dijo...

El comentario de arriba lo he suprimido yo, pues había deslizado una errata al transcribir el último verso.

Creo que en cada uno de nosotros, quizá se dé un poco de todo, fundamentalmente ganas de compartir y mostrar a los demás lo que escribes... Lo que no creo es que en un blog literario haya mucho narcisismo, o mejor dicho, no mucho más narcisismo que en el escritor/a (incluido los ensayistas) que quieren ver su obra publicada.
¿Su repercusión se circunscribe a la de una parte de lectores de blog?
Evidente. Pero no sé si es menos o es más que la de los lectores de libros de poesía.
Es complicado.
Al final, suelo repetir, la red no es más que otro reflejo de la vida, y una parte de la red, como la vida, la ocupamos los que nos dedicamos a los versos y las prosas. Que serán peores que otras que han reconocido un beneplácito superior por figurar impresas en papel, pues serán... ¿Y qué?
Al final, como casi siempre das en el mismo centro de la diana, poniendo aquí los versos de Dulce María:

"Yo dejo mi palabra en el aire, sin llaves y sin velos.
(...)
pero en ceñirla como cilicio y no como manto pudiera estar toda mi ciencia"


Y esa sensación es la que tantas veces me empuja.
Gracias, nuevamente por compartir estas cosas, María.

Jose Zúñiga dijo...

Yo no me lo planteo, María: mi blog nació como apuesta y ya ves... sin meterme a bloguer, no habría descubierto a tanta gente, tú, por ejemplo.
El poema de Dulce María, aparte de hermoso, te viene que ni al pelo, jeje. Y es que en poesía se explican mejor las cosas.
Bs

RAFAEL LIZARAZO dijo...

Hola, María:

"Echo mis versos al viento
para dejarlos volar,
transmitiendo en el intento
mi sentimiento y pensar"

De esta manera concibo la creación de mi blog, fue simplemente por darle rienda suelta a mis ocurrencias y plasmarlas en verso.

La verdadera respuesta la tiene cada uno en su corazón.

Abrazos.

Isolda dijo...

Me hubiera gustado asistir como oyente, María, ya que también paseo por los blogs como lectora.
El escritor debe ser exhibicionista por naturaleza. No importan los motivos por los que necesite asomarse al mundo; me parece admirable el que se atreve con ello y lo mantiene. Lo realmente válido permanecerá. Vosotros dejad la palabra en el aire, sin llaves y sin velos, que muchos trataremos de que no se escapen.
¡Qué tengas muchas tardes parecidas y en buena compañía!
Besos dulces como de Loynaz.

Odiseo de Saturnalia dijo...

Nunca percibo exhibición en las hermosas palabras... lo veo como una forma de compartir.

Quizás si analizáramos los comentarios, podríamos pensar distinto, pero creo que cada uno que surca este mar de blogs tiene su sentido...

Isolda dijo...

Odiseo, ahora que lo dices, tienes razón. Me refería a que el escritor quiere ser leído, o como tú dices, compartir con otros muchos. Tiene que exponerse, de ahí mi apreciación, que reconozco exagerada.
Besos a compartir con María.

Alena.Collar dijo...

Cuando escribimos en público no pensamos a veces que lo hacemos "para el público"; eso lleva a lo que lleva en ocasiones...
Un blog-para mí- es una manera de comunicar a otros. Siempre. Es decir, solo aparece en mis blog lo que "SÍ" es comunicable.
Lo demás...como decía Gabriel Celaya, "es silencio".
Besos.

mipequeñomundo dijo...

Hola María:

Los blogs conjugan las palabras que nacen del corazón y la amistad.
Un buen libro es una buena compañía.

Una flor de mi jardín para ti.Rayén

catherine dijo...

"Yo dejo mi palabra", mi lengua de trapo, en algunos blogs simpáticos sin temer a que alguien me juzgue.
Besos para ti, amiga.

Mercedes dijo...

He pensado muchas veces por qué abrí el blog y no he encontrado una respuesta convincente, sólo sé que surgió por la necesidad de contar al mundo lo que pensaba y sentía, porque leer cada día los comentarios de las visitas me alegra el corazón. Tal vez sea una manera de estar en compañía, como de alguna manera y tan bellamente dice Dulce en su poema.
Me alegra, después de estas semanas agotadoras, tener tiempo para venir a tu casa.
Un abrazo.

Maria Sanguesa dijo...

Mis queridos amigos, muchas gracias por vuestros comentarios, cada uno de ellos ha ampliado el horizonte de lo que es un blog, de su sentido...
todos coincidimos en que lo más importante es habernos conocido gracias a ellos. Ahí no cabe ni la menor duda.
Perdonadme por estas ausencias y mi falta de comentarios. Me encuentro un poco sobrepasada tanto por asuntos de trabajo como personales. Además he tenido algún problemilla con Internet, el caso es que he pasado varios días sin poder abrir ni tan siquiera mi correo. Os mando un fuerte abrazo a todos y cada uno de vosotros, espero retomar un poco el ritmo la próxima semana.