miércoles, 16 de marzo de 2011

PRESENTACIONES Y POEMARIOS: ALMA PAGÉS

Carlos Feral y Alma Pagés

Es muy difícil que en cuatro días se acumulen dos presentaciones de libros de poesía de tan gran calidad literaria como la de los poemarios de Alma Pagés y Amando Carabias. Y también lo es el que una haya tenido la inmensa fortuna de poder estar presente en ambos acontecimientos.
Voy a comenzar por Alma que, el pasado viernes, fue la primera en mostrarnos a su criatura poética.
El libro de Alma contiene dos poemarios que son como las dos caras de una moneda, Laietana y Poemas que olvidé escribir de joven. El primero, se centra en las vivencias de su infancia, refleja un mundo de sombras visto por los ojos inocentes de una niña. Es un viaje sobrecogedor el que Alma nos muestra, a través de la geografía interior de los recuerdos, unas intensas evocaciones que van entrelazando un espacio físico y otro emocional, de la mano de los personajes que habitaban estas sombras genealógicas que parecían invadir su infancia, su trayectoria vital, desde los primeros pasos. Es inevitable conmoverse ante esta niña que consigue remover nuestro interior con su honda mirada de desamparo y de hermosa inocencia, plena de interrogaciones no escritas que repiquetean en nuestra psiquis como lacerantes gotas de lluvia que van calando nuestras propias emociones. El segundo libro es un contrapunto luminoso, es el despertar a la vida y a la alegría de vivir, al gozo de las primeras ilusiones, de los primeros amores, de las luminosas sensaciones de quien ve que el mundo es un lugar lleno de vida. Vida que hay que descubrir desde las propias percepciones, desde el universo absolutamente íntimo de quien es un compendio de sensibilidad, fuerza y belleza. Y con estos elementos, recoge cuanto le circunda, como un espejo que se refleja en otro espejo hasta formar un universo ilimitado de recuerdos de luz, de sensaciones vibrantes de color, como tan sólo puede alcanzar quien comienza a vivir y a sentirse dentro de un mundo necesariamente hermoso. Un mundo que la poeta contempla desde su hoy, como dice en su último poema, en lontananza.
Un poemario conduce al otro, después de leerlos no podría separarlos, ha sido un acierto editarlos de forma conjunta. Felicito también al editor, Ediciones Crusoe, que ha conseguido armonizar, de manera francamente elegante, tanto la forma como el contenido.
Su estilo literario es sobrio, ajusta la palabra a lo que quiere decir, incluso en las metáforas que pueblan sus versos. En su lenguaje todo queda encajado con la perfección de un relojero, nada falta ni sobra, cada pieza encaja con la siguiente con la limpieza de la exactitud, de la precisión del verso libre que fluye para contar algo, exactamente eso y no otra cosa. Ahí radica su belleza, su marcada personalidad literaria, su sello de autoría.


Si queréis leer más sobre Alma, aquí tenéis unos enlaces:



Mañana contaré sobre el libro de poemas de Amando Carabias, otro gran poemario, otro gran autor. De momento, aquí tenéis los enlaces de las crónicas que sobre la presentación han realizado el propio poeta y Ángeles Hernández:




3 comentarios:

Amando Carabias María dijo...

Estoy empezando a disfrutar de estos versos que tan bien defines.
No sabía que el presentador hubiera sido Carlos, todo un lujo también.
Enhorabuena para Alma y gracias a ti por habernos hechos partícipes de este instante.

catherine dijo...

Me alegro que puedas estar presente en tantos acontecimientos, estas presentaciones y los viernes especiales.
Nos das ganas de leer estos poemarios de Alma Pagés, los poemas tristes e inocentes de la infancia y los luminosos de la juventud:
Gracias María. Un beso.

Anónimo dijo...

Gracias Amando por tus palabras. No he terminado de leer tu libro, pero ya he podido apreciar la gran sensibilidad desde la que está escrito.

Gracias también a María por su generoso comentario y por el apoyo que me presta en su blog.
Alma Pagès