miércoles, 15 de febrero de 2012

VERSOS A -PALABRA 2, RECITAL EN TINTAVIVA





http://agendaculturalraicesdepapel.blogspot.com/2012/02/el-grupo-literario-tintaviva-le-invita.html

Desde aquí, mi gratitud a Julia Gallo, Juan Calderón y mi compañero de recital, Blas Muñoz. Fue una tarde poética inolvidable, Blas es un poeta formidable, y nuestros presentadores estuvieron estupendos. Bajo las fotografías que acompañan esta entrada, hay un enlace para que podáis entrar en la revista Raíces de Papel, que dirige Juan Calderón, allí tenéis grabadas nuestras voces. También tengo que darle las gracias a Javier Bueno, que nos grabó y fotografió, con gran simpatía y dedicación, sin perder ni la sonrisa, ni su buen hacer, en ningún momento. Gracias, por supuesto, a todos aquellos que no se dejaron intimidar por la gélida temperatura y nos regalaron el calor de su presencia y su aplauso.
Con ellos se deshizo el intenso frío que imperaba en las calles de Madrid, siempre guardaré en mi recuerdo esta jornada como algo muy cálido y hermoso.
Para vosotros, uno de los poemas que leí:

NAUFRAGIO

Se agita fuerte, entre las verdes aguas,

un roto tremolar de espumas bravas…

Hoy presiente naufragios la sirena.


Otros brazos enlazan las caricias

que sembró sobre la piel del marinero.

Las fue ocultando con labios y con magia

de submarina fuerza y noche oscura,

cubriéndolas de arena y de mareas

para grabar su nombre sobre el fuego

de un alma transida de misterios.


Se agitan fuertes, entre las verdes aguas,

negras espumas quebradas por la ira,

crespones enlutados de abandono.


De qué sirve la magia si otros cantos

se enredan en sus ondas y el pasado

resucita, entre escarchas y cenizas,

con el hondo latir de un nuevo encuentro

donde el ayer y el hoy se confabulan

para arrancar latidos del olvido

y trenzar de pieles los recuerdos.


Se agita fuerte, entre las verdes aguas,

un dolor acerado como arpones,

sajaduras de peces en anzuelos.


Un terrible temblor de olas y fugas

arranca tormentas de sus ojos,

mientras llena de escollos y de abismos

la peligrosa ruta del retorno…

Ha de volver. Lo sabe y lo desea.

Ningún marino olvida haber sentido

amar a una sirena entre sus venas.


Sumergirá el regreso en verdes aguas,

enterrará su nombre en negras rocas.

Y ocultará el naufragio entre arrecifes.


12 comentarios:

Fernando dijo...

María, poeta: te sigo como un sabueso, sólo para disfrutar del aroma de tus poesías. Te felicito a ti y a los que fueron a escucharte, que son los que más ganaron. Aunque no me veas en esas reuniones y recitales, quiero que pienses que estoy siempre entre el público, como tu más fiel oyente. Un saludo cariñoso.

RAFAEL H. LIZARAZO dijo...

Hola, María:

Felicitaciones, esos son los eventos que dan lustre a la cultura y en especial a la poesía.

El poema estupendo, con tu inigualable sello personal.

Abrazos.

La Solateras dijo...

Enhorabuena, María; con poemas como éste, no dudo de que vuestro recital fue un lujazo.

Siento muchísimo no haber podido estar allí.

Un abrazo enorme.

Amando Carabias María dijo...

Cómo me alegra que todo saliera tan bien.
El poema con esa impronta tuya tan inconfundible, con esa cadencia del ritmo que parece deslizarse, como el mismo agua.

Isolda dijo...

Querida María: Ese Naufragio en tu voz resulta una preciosidad y todos cuantos leíste. Estoy deseando escucharos a ti y a Blas Muñoz en la grabación.
Sabes que te quiero mucho.
Besos siempre para tu mediterráneo.

Leonel Licea dijo...

Mi querida Marìa, como me habrìa gustado estar allì contigo, y disfrutar de tus versos. El poema me ha dejado el regusto de la buena poesìa, de esa que llega se queda y agita, como se agitan las aguas que llevan al naufragio.
Un abrazo fuerte y un beso.
Leo

catherine dijo...

Tremendo poema de la sirena en esta mar tempestuosa.
Es un placer verte e escucharte recitando, María.
Muchos besos.

Mercedes Pinto dijo...

Tú siempre apoyando el arte, como persona sensible que eres, me consta.
Se nota cuánto disfrutaste leyendo esos poemas, estás muy guapa y concentrada.
Por cierto, el poema que nos has dejado es una delicia, aunque me hubiese gustado escucharlo de tu boca.
Un abrazo, María.

ARVIKIS dijo...

Gracias María por la belleza de tus poemas, y la paz que transmite el tono de tu voz.
Un cariñoso saludo.
Javier

Laura Caro dijo...

Querida María:

Yo también siento habérmelo perdido; ya lo sabes.

Disfruto de tus letras y me pierdo entre sus pliegues... Son profundas e intensas como ese mar de sirenas.
Aprendo cada día de de ti: lo bien que escribes y esa sencillez con que caminas por la vida, que te hace grande a los ojos de los que te leemos.
Un abrazo enorme.

Alfredo Piquer dijo...

Bello poema María. Ya tienes un seguidor más. Un abrazo

Alfredo Piquer dijo...

Con tu permiso, enlazo el blog desde aquí: www.memoriadenaufragios.blogspot.com