martes, 3 de julio de 2012

SILVIO RODRÍGUEZ, ÁNGEL PARA UN FINAL



Hay luna llena, o casi llena, una luna de ésas que inundan la noche de misterio, de magia, de sueños y ensueños, de nostalgia...
Una luna de aquelarres, o de licántropos. Una luna que reina en la noche que se derrama por las calles de Madrid, por sus parques, por sus plazas. Una noche que parece propicia para los hechizos y los sortilegios, con la ciudad envuelta en la atmósfera irreal del manto de Selene. Una noche en la que parecen cercanos los ángeles, todos los ángeles, casi se pueden sentir sus alas, las de luz y las de sombra...
Mientras escribo, suena la música, Silvio canta esta canción y me entra frío en el alma, pese al calor de esta noche de verano es evidente que me recorre la espalda un escalofrío y noto que se me humedecen los ojos. A veces, como está ocurriendo ahora,  parece que Silvio canta sólo para mí, pero en esta ocasión siento que de todos los ángeles que pueblan mi  madrileña noche de plenilunio, me está dejando en compañía del ángel de su canción, un ángel que quisiera rechazar pero que se queda conmigo porque la belleza- quizá la tristeza- de su música y, también, de su letra me tienen tan atrapada que no puedo decirle adiós. Y lloro.


ÁNGEL PARA UN FINAL 


Cuentan que cuando un silencio 
aparecía entre dos 
era que pasaba un ángel 
que les robaba la voz. 
Y hubo tal silencio el día 
que nos tocaba olvidar 
que de tal suerte yo todavía 
no terminé de callar. 
Todo empezó en la sorpresa 
en un encuentro casual 
pero la noche es traviesa 
cuando se teje el azar 
sin querer se hace una ofrenda 
que pacta con el dolor 
o pasa un ángel 
se hace leyenda 
y se convierte en amor. 
Ahora comprendo 
cual era el ángel 
que entre nosotros pasó 
era el más terrible, el implacable 
el más feroz. 
Ahora comprendo en total 
este silencio mortal 
ángel que pasa 
besa y te abraza 
ángel para un final. 

SILVIO RODRÍGUEZ

3 comentarios:

Isolda dijo...

Es un poema tan fantástico el de Silvio, que no me extraña que te inspirara este texto lleno de poesía y romántico hasta decir basta; de los de llorar, que de vez en cuando, vienen muy bien.
Muchos besos, escuchando ese final.

La Solateras dijo...

A veces llega el ángel del final antes que el del principio. O casi al mismo tiempo.

Besos con mi cariño.

Amando Carabias María dijo...

Una de esas canciones escritas para librar al alma del sobrante de melancolía...
El texto que precede al poema de la canción es sublime. No te olvides de la prosa, María, es una gozada leerte.