lunes, 2 de julio de 2012

MARÍA SANGÜESA: UVAS NEGRAS


UVAS NEGRAS


Zarcillos de ira en uvas negras,
dolores constreñidos a racimos
ocultos bajo pámpanos en viñas.
Oscuras soledades de los campos
dormidos, bajo soles desmembrados,
entre arcanos latidos, roja greda.
Hoy exprimen el zumo de los cielos
secas tierras de enraizada avaricia,
la lluvia derramada mañana será vino
y sueño los racimos que miramos.

Se encabritan raspones en las uvas
-de efímera existencia-,
presienten futuros de vendimia, estallidos
de ahogo entre lagares, letargo en roble…
Transmutación del jugo en mosto
y vino en sangre.
Como un sagrado rito beberemos
-en comunión de ira- sus dolores.
Vestiremos de risas los racimos
para agotar de un trago
las negras soledades de sus uvas.

5 comentarios:

El Drac dijo...

Todo el poema no he hehco mas que hacerme agua la boca jajaja.

Un gran abrazo

María Socorro Luis dijo...

Qué hermoso, María. Y qué feliz encontrarte.

Besosyvino

Isolda dijo...

Ay como me gusta este poema, que ¡tan bien suena, que tanto esconde y tan bien luce!
Besos, siempre, querida.

La Solateras dijo...

Una hermosura cargada de sibolismo.

Un abrazo fuerte, María

Amando Carabias María dijo...

Las uvas de la ira me han sonado al fondo, al fondo del mensaje de estos versos que corren, mejor dicho, se deslizan como siempre. Dos veces la palabra ira clavándose en la conciencia del lector.
El símbolo de la viña tantas veces manejado en la historia de la literatura mediterránea, como imagen de la propia vida o de la humanidad o de la historia. De nuevo tu fino olfato engarzándose a las tradiciones que mejor nos explican y más nos ayudan.