miércoles, 19 de septiembre de 2012

PRESENTACIÓN DE JUEGOS DE SIRENA Y ROCKESÍA EN LIBERTAD 8


El 27 de octubre habrá una lectura de poemas de mi último libro, Juegos de Sirena, con las voces de Luisa García Ochoa, Laura Gómez Recas, Ángeles Fernangómez, Maribel Alonso, Carlos d´Ors, Rosa Casquero, Valentín Nueda , Delfín Yeste... ya va siendo hora de que mi sirena vuelva a nadar, y es un lujazo que pueda hacerlo en tan buena compañía. Creo que nos presentará Julia Gallo, si sus obligaciones se lo permiten, ya que ha sido la autora del hermoso prólogo de mi poemario.
Y también va a ser el inicio de un proyecto, de una idea por la que estamos apostando fuerte Javier Calle y yo: Rockesía.
Se trata de una fusión entre música rock y poemas, su música y mis palabras. Javier y yo llevamos colaborando varios años, creo que vamos camino de los cinco. En su último disco, editado en 2010, incluyó dos de mis temas; en el próximo 2013 verá la luz otro disco en el que irán fundidos mis versos con sus notas, con sus canciones. Rockesía es un adelanto de lo que será nuestra criatura poético- musical, aunque debido a las condiciones de espacio del Café Libertad 8, no nos va a poder acompañar todo su grupo de rock, así que será un mano a mano de versos, canciones, y guitarra eléctrica, entre él y yo. En fin, que nos encantaría compartir con vosotros estos acontecimientos.
Ya sabéis, el 27 de septiembre, a las 19,30, en el Café Libertad 8 de Madrid, en la calle Libertad y en ese mismo número.

5 comentarios:

Amando Carabias María dijo...

Magnífico, magnífico, "Juegos de sirena" se merece este nuevo empujón.
Un gran beso.

La Solateras dijo...

Mucha suerte, María. De corazón.

Un beso fuerte

Isolda dijo...

Saldrá todo perfecto. aunque en la distancia, estaré contigo. Sabes que te quiero mucho. Un beso fuerte.

Blanca Langa dijo...

Te deseo toda la suerte del mundo con el nuevo libro, María.
Un abrazo enorme.

catherine dijo...

elphetiOtra tarde magnífica que me perderé. El ano literario y musical empieza bien.
Un gran abrazo y muchos besos, María.