lunes, 17 de junio de 2013

CASI LUEGO, CASI TARDE





CASI LUEGO, CASI TARDE

Tú,
siempre serás tú.
No habrá abracadabra que te cambie. 

(Ana María Iza
Hoy llegas casi luego, casi tarde,
con iris compungidos,
sonrisa de galán hollywoodiense,
vaqueros desteñidos, camiseta
y náuticos manchados tierra adentro.

Expandes tu palabra entre la gente,
las féminas te miran más que escuchan,
las plumas en tu espalda forman rueda
con un despliegue de abanico
como un pavo real en su cortejo.

Más vale que no pidas opiniones,
lanzándome miradas incendiarias,
te arriesgas a que diga lo que pienso
y tal vez no sea ya tan educada…

Me guardo los epítetos certeros
que pugnan por soltarse de mi lengua;
porque, después de todo, llegas tarde,
cuando ya no es momento
de andar gastando el tiempo con adornos
ni recurrir a un léxico indecente.

6 comentarios:

La Solateras dijo...

A veces hay que dejar salir a un léxico indecente, María.

Un beso

Isolda dijo...

Bien dicho, María, me encanta. Suena tan bien! Tu facilidad para el verso es grande, amiga.
muchos besos.

María Socorro Luis dijo...


Insoportables. Se merecen tus palabras,
y aún mas.

Besos

Nines Díaz Molinero dijo...


Así es, María, como tan bien lo dices en el poema: el tiempo no es eterno y se puede llegar tarde.
Un beso.

ANTONIO CAMPILLO dijo...

Cuando se llega tarde y se comete una inoportuna falta, no se puede solicitar un recibimiento que habría sido agradable. No se puede exigir que las palabras que se expresan posean la atención que otras veces fueron merecidas. Un excelente poema.

Un fuerte abrazo, querida María.

Rosa María dijo...

Cuando la caida de la pluma nos desnuda, se ven las verdades anexas en la piel. Es mejor decir adiós que llorar cada día al lado de un personaje mitad pavo mitad hombre.
Un abraciño.
Rosa María Milleiro

A la par de comentar, también te invito el próximo 27 a la presentación de mi poemaria"Acaricié el fresno" en La Casa de Galicia a las 19:30h. Me encantaría verte.