viernes, 28 de agosto de 2009

NORA ALARCÓN: JINETE

(Imagen de Internet)


JINETE I

Este viento es un delirio
Resplandece en espuelas
Anima de todos los tiempos
En noches de presencias
Con extrañamientos de fuego
La música fulminaba al silencio

Este viento visita mundos
de carbón suicidas al rojo vivo
en escalofrío eterno

Tenías que disiparte en las tormentas
Jinete de la soledad
No volverás te esperan ajenos ruedos
Toreas otras vidas
entre el presagio
de algunas cornadas.

II

A galope descampado
cruzaba los parajes
en busca de su artista del color
y lo halló en el fondo
del barranco

Olvídate de las razones de Dios
en la inmensidad de las alturas
y del eco entre las lluvias

Es la soledad la que mata
A la orilla de los fuegos más candentes

Salto a mi caballo, no me interesa
como los ruiseñores cantan a lo lejos
que nos toca vivir más allá
de la muerte.

3 comentarios:

Amando Carabias María dijo...

que nos toca vivir más allá de la muerte...
Tremendo y esperanzador final.

JUAN JOSÉ SOTO dijo...

Intensidad, pasión, inusitado estremecimiento encabalgando las palabras y las imágenes...razones del espìritu que revelan la honda poesìa de Nora Alarcón.

Maria Sanguesa dijo...

La poesía de Nora tiene un toque de exotismo y una hondura que la hace totalmente personal...
Muchas gracias por vuestras palabras, Amando y Juan José, os mando un abrazo.