lunes, 4 de abril de 2011

HASTA SIEMPRE, JOSÉ LUIS ZÚÑIGA

Parece mentira, ha sido tan rápido, tan inesperado. El quince de Marzo lo vi por última vez, le comenté que iba a estar en Palermo el día de la presentación de su libro en el Café Libertad. Me dijo que no me preocupase, que iba a hacer otra en Los Diablos Azules. Ya nunca podré darle el abrazo que no le di ese día, ni decirle lo que me pareció ese libro que quedé pendiente de recoger de sus manos... "Cuando pase todo este jaleo de la presentación y del viaje".

Ahora es él el que ha ido a darse una vuelta por rumbos muy lejanos, quizá hacia las estrellas (me gusta pensarlo así), antes de darme tiempo para tomarnos ese café que nos quedó pendiente junto a Lidón, antes de poder charlar de tantas y tantas cosas...
Este es uno de sus poemas, lo publicó en su blog el pasado cuatro de Diciembre. Me impresionó mucho, como también a Luisa Navarrete, que le hizo un comentario especial en su blog y, además, le ha hecho más de un retrato; he estado tentada de tomarle prestado uno de ellos, pues me gustan mucho, Luisa refleja imágenes que van más allá de lo material. Pero esta entrada no va a llevar más imagen que la de su recuerdo.
¡Hasta siempre, José Luis!

A PIERNA SUELTA
.
Digamos que hoy es un día extremadamente día,
un día para morirse de gusto y de un tirón.
He tomado el café por la mañana y me supo a demonios,
tal vez no adiviné que éste era el día de morirse de gusto
porque yo no adivino casi nada más allá de mi muerte
―que esa la palpo sin hurgar los posos del tifón―,
soy un desastre de premoniciones, un desastre tan célebre
que pudiera ser jueves, ni tan siquiera acierto si las sábanas
están bien remetidas en la cama después de revolcarme,
que es el colmo, asomarse al abismo de los pluscuamperfectos
entre tanto pretérito imperfecto.
Pero decía que esta mañana amaneció mañana, así, sin más,
y que esta tarde es tarde de regla y cartabón,
hasta cantan los pájaros en las ramas del tilo centenario
que la furia del viento arrasó en otra tarde menos tarde.
Para acabar diré que me gusta la noche, que soy bueno
y que no tengo nada que decir, como es obvio.
Sí, hoy es un día extraño, tan extremo
que apetece morir a pierna suelta.
José Luis Zúñiga

10 comentarios:

Charcos dijo...

Mi querida María, ningún problema cualquier dibujo que quieras lo coges sin más.

Pero tienes razón ese poema dice tanto y es tan premonitorio... que hasta impresiona.

Quedó el tintero lleno de cosas tendremos que caminar con esa mochila y disfrutar de todo lo que si existió.

Yo ya no sé qué decir ni tan siquiera si sirve de algo o es bueno o me estoy pasando.

Pero me queman las teclas del teclado y entre lágrimas grito que siempre querré a este Zuñi entrañable y admiraré al grandísimo y generoso poeta

Abrazo María y el más eterno para ZUñi

Amando Carabias María dijo...

Estamos todos conmovidos. Y este poema anda danzando en todos nuestros comentarios.
Los que vais a estar allí, en Tres Cantos, dad a Lindón y resto de familia el abrazo de esta bloguesía (como así ha bautizado ya algún crítico a los poemas que se esparcen por la Red) no podemos darle en persona.
Hoy casi no podemos pensar en cosa distinta.
Como tú, yo tenía la esperanza de llegar a los Diablos Azules, pero quizá él también supiera que era, más que una esperanza, una utopía.
Enhorabuena por tu entrada.

Flamenco Rojo dijo...

Hasta siempre...Descanse en Paz.

Abrazos.

Leonel Licea dijo...

Querida Marìa, hoy puedo solo abrazarte y pensar en Jose leyendo sus versos, las palabras ahora no las encuentro.

Leo

María Socorro Luis dijo...

Yo tampoco encuentro palabras.
Sumo mi abrazo y mi silencio emocionado.

ANTONIO CAMPILLO dijo...

María, siento mucho la pérdida de José Luís Zúñiga.

La muerte siempre es injusta, innecesaria y dolorosa.

Sus espléndidos versos quedarán siempre y el homenaje de todos sus amigos lo percibirá desde el infinito.

Un abrazo.

catherine dijo...

Yo que no le conocía del todo añado este poema y el texto de tu homenaje al de Amando.
Un abrazo muy fuerte, María.

Rosa María dijo...

Hola, estás diciendo que falleció Zúñiga? Te agradezco me informes, si lo deseas en mi correo. Te lo agradezco de antemano.
Un saludo,
Rosa María

NORA ALARCÓN dijo...

María querida
Te envío un abrazo y unas lágrimas por el dolor y por el poeta José Luis Zuñiga. La muerte es un vacío terrible con los detalles que se deja en el camino; como tomarse un café y etc...
Mi más sentido pésame a la gente del entorno, los poetas, a ti ,las amistades y los familiares de Jose Luis Zuñiga.

Un gran abrazo María con todo mi cariño
Tu hermanita por siempre.
Nora

Isolda dijo...

Todavía me cuesta creer que tú y yo, María, le viéramos lleno de optimismo, con su eterna sonrisa y que ahora vengamos de decirle adiós... Pero me alegro de haber estado con él, con sus muchísimos amigos y con su enviadiable familia, porque de alguna manera él nos unió a todos con su manera de ser.Y era extraordinario.
Mil besos para ti y para todos los que le quisimos.