sábado, 23 de junio de 2012

EN EL ATENEO DE MADRID, 13 de junio

 Lola Marcos, María Sangüesa, Juan Antonio Devlet
 En la mesa: Lola Marcos, María Sangüesa, Julia Gallo, Antonio Huerga
 Lola Marcos, María Sangüesa

 María Sangüesa, Julia Gallo
 En la Cantina del Ateneo
 María y Julia
 Javier Calle
 Lola Marcos, María Sangüesa, Julia Gallo y Antonio Huerga
 Miguel Pastrana, Eduardo Sánchez (autor de estas fotos) y nosotras
 Lidón Nebot, Isolda y Elvira Daudet
 Javier Calle, María, y Lola
 María reponiendo fuerzas
Luisa García Ochoa, María, Maribel Alonso y Maite Cuesta 
María Sangüesa y Elvira Daudet

7 comentarios:

La Solateras dijo...

¿Y yo por qué no salgo? ¡También estaba! ¡Buaaaaaa!

Más Besos

Maria Sanguesa dijo...

Tienes toda la razón, mi querida Ana, tampoco tengo un recuerdo gráfico de Amando Carabias, ni de Jesús Malia, ni de Antonio Porpetta, ni de María García Zambrano, ni de Hilario G. Nebreda, ni de Alma Pagés, ni de Ángel Luis Romo... y no sigo porque mi BUAAAAA!!! Lo tengo que escribir con mayúsculas...Tengo una pena enorme. Pero habrá más ocasiones y espero que estés junto a mí en la foto, como ya lo estás- y en un lugar muy cerca de mi corazón y de mi mundo de afectos- cada día que pasa. Ya sabes lo que te quiero y lo que te admiro. Muchos, muchos, besos. Y muchas gracias, por todo.

Isolda dijo...

Lamento que falten algunos amigos, además de los mencionados arriba, Mateo Santamarta, Pablo Romero, Jesús Arroyo y más, que olvido seguro. En mi muro, en los álbumes, en el que reconocerás un cuadro precioso, hay alguna de Amando Carabias y Antonio Tormo, pero faltan... Ah y por supuesto, la Solateras! ¿Alguien lo grabó en video? Quizá si es así, podrás comprobar los que estuvieron contigo, que fueron muchos.
Como bien dices, habrá más ocasiones. Lo imortante es que fue una ocasión especial.
Besos, siempre, María.

catherine dijo...

Descubro a la vez estas fotos y las de la Feria del libro, encantada de verte y reconocer a algunos otros. Fuiste bien acompañada y espero todavía presenciar tal evento, como lo dices habrá más ocasiones.
Muchos besos.

Antonio Porpetta dijo...

La iconografía es lo de menos, María. Lo importante es la cardiología, y corazones tenías allí para parar un tren. Entre ellos, el mío.
Fue una bonita tarde, repleta de poesía y de amistad.
Felicidades y un beso, con mi admiración y mi cariño.

Leonel Licea Alvarez dijo...

No sabes cuanto me habría gustado estar allí, contigo y con todos los amigos, querida Marìa. No sabes cuanto me habría gustado compartir es abrazo con todos los amigos, y dejarte mi gratitud por ese gesto que no me canso de agradecer.
UN abrazo cargado con todo mi cariño y con toda mi fuerza.
Leo

Amando Carabias María dijo...

No he querido venir antes para no contaminarme, porque quería degustar con calma tus versos. Ya está escrita la reseña.
Aquí se puede ver

La tarde, a pesar de lo caluroso, fue preciosa. Preciosa por los amigos a quienes saludar y por el acto en sí mismo.
Un abrazo y gracias por haber escrito este libro