lunes, 27 de abril de 2009

JOSEFA PARRA: AL FIN Y AL CABO, NARCISO

Imagen tomada de Mialuaf, Internet.

La amistad ha puesto en mis manos algunos poemas de esta joven poeta, a la que no conozco personalmente. La calidad literaria de su obra me ha impresionado intensamente, sus versos han conseguido emocionarme, son de hondo calado y conexión directa, muy líricos y desvestidos de blanduras innecesarias. Su poesía es sutil y fuerte a un tiempo, aquí os dejo una pequeña muestra para que podáis disfrutar de sus palabras:


                                               Al fin y al cabo, Narciso 


Comprendo en ti la soledad sin tacha,
sin fisuras, del cuerpo que está amando a otro cuerpo
cuyas señas ignora, sin más conocimiento
que el de la carne abierta, su resplandor de venas
como pequeños ríos, su belleza impaciente,
su adelanto mortal de algún atlas secreto.
Qué solitariamente te entregas. no te inquietan
preguntas, no te duele la memoria
del ser que frente a ti se desenreda
torpemente de otros pasados cuerpos.
Ni te hieren los nombres que no oíste,
sus sílabas de hielo rompiéndose en tus besos.
Como una isla, tu contorno esquivo,
sin señas ni recuerdo, sin contactos, sin puentes,
se perfecciona a solas. Y contemplo tus playas
como un náufrago; toco la tierra de tu pecho
exiliada de ti antes de habitarte.

La pura soledad y el olvido que eliges te hacen cerco.

De “Tratado de cicatrices”

 

JOSEFA PARRA
Poeta española nacida en Jerez de la Frontera en 1965.Es una de las nuevas voces de la poesía femenina española.Licenciada en Filología Hispánica, trabaja en la actualidad en la Fundación Caballero Bonald, donde coordina la revista de literatura Campo de Agramante.Ha sido galardonada entre otros, con el Premio de Poesía Breve Domecq en 1989, el Premio Internacional de Poesía Loewe a la Creación Joven en 1995, por el libro «Elogio a la mala yerba», el Premio Internacional de Poesía La Porte des Poètes, París 1999, por la plaquette «África» y el Accésit del Premio de Poesía Luis Cernuda, Sevilla, 2000, por el libro «Tratado de cicatrices». También ha publicado los poemarios «Geografía Carnal» en 1997 y «Alcoba del agua» en 2002.Es columnista de opinión en prensa diaria y revistas de literatura. Además de ser incluida en diversas antologías, poemas suyos han sido traducidos al portugués, al francés y al árabe. 

9 comentarios:

Amando Carabias María dijo...

Josefa Parra. Nombre a tener en cuenta.
Me ha encantado sobre todo lo de

"sus sílabas de hielo rompiéndose en tus besos"

amor y libertad dijo...

veo con alegría que nació el mismo año que yo

Maria Sanguesa dijo...

Tienes razón, Amando, la vamos a tener en cuenta, crea unas imágenes espléndidas. Gracias. Un beso

Maria Sanguesa dijo...

Fue un buen año al que hay que sumar, además de vuestros nombres, los de J.J.Soto y el de tu amiga Cecilia, que también son buenos poetas con los que he vivido proyectos comunes. Nora es un par de años más joven que vosotros...una estupenda generación poética.

Adrian Dorado dijo...

Grcias por la presentación, el Narciso me pareció una belleza de construcción poética, ritmos, texturas, amén de fotografiar imágenes tan típicas de esos personajes solitarios..y sí, en realidad, son puro cerco.Muy bien definido.

Adrian Dorado dijo...

Grcias por la presentación, el Narciso me pareció una belleza de construcción poética, ritmos, texturas, amén de fotografiar imágenes tan típicas de esos personajes solitarios..y sí, en realidad, son puro cerco.Muy bien definido.

Ines dijo...

María,gracias por el descubrimiento, Josefa Parra transmite mucho sentimiento.
Es afortunada trabajando en la Fundación Caballero Bonald, gran poeta el último libro que leí de él es 'Somos el tiempo que nos queda' y cuánta razón tiene.

un abrazo,
Inés

Maria Sanguesa dijo...

Gracias por tu comentario, Adrián, para mí ha sido un descubrimiento la manera de hacer y de decir de Josefa Parra. Me parece que no sólo es buena poeta sino también una fina psicóloga, tal y como tú lo has percibido. Un beso.

Maria Sanguesa dijo...

Gracias a ti, Inés, por tu comentario y por mencionar un libro de los que merece la pena leer y difundir. Un abrazo.